viernes, 21 de junio de 2013

Mi idolatrado hijo Sisí

Título: Mi idolatrado hijo Sisí
Autor: Miguel Delibes
Edición: Destino, 1976
Número de páginas: 334
ISBN: 84-233-0654-2

Cecilio Rubes es un empresario de sanitarios higiénicos en edad madura. Vive una vida aburrida, sin alicientes, casado con Adela, a la que en el fondo no sólo no quiere si no que desprecia profundamente por considerarla inferior a él en todos los sentidos. Cecilio Rubes es un ser egoísta, arrogante, mal educado y prepotente que se cree el ombligo del mundo. Mantiene una relación extramatrimonial con Paulina, una jovencita de menos de veinte años a la que mantiene en un piso. Sin embargo, la vida de Cecilio da un cambio en el instante en que decide tener un hijo. Sisí, como así llaman familiarmente al pequeño, se convierte en una proyección de su padre, siendo un niño aislado y mal criado. Cecilio Rubes se niega a que el niño sea escolarizado pues opina que “la educación es para los pobres” y consiente al pequeño Rubes en todo porque “ha tenido un único hijo para que sea feliz
Junto a Cecilio, encontraremos a Adela, su esposa, la cual no tiene ni voz ni voto y vive en un constante estado de humillación, de anulación como persona. También encontraremos a los Sedín, un matrimonio joven que son vecinos de los Rubes y que son a la vez, antítesis de los mismos. Mientras los Rubes tienen un solo hijo, los Sedín tienen nueve y se comportan como una familia unida, feliz y con las ideas claras.

Todo lo contrario que el joven Sisí, quien crece aislado del mundo, sin apenas amigos y sin relacionarse con nadie. Su padre lo educa como un ser especial, demasiado valioso para juntarse con el resto del la gente…Sisí crece, pese a la oposición materna, sin topes, libre, haciendo lo que le da la gana. Ello le lleva a juntarse, en la adolescencia, con personas poco recomendables, lo cual, unido a su carácter egoísta e insensato, hace que el joven opte por el mal camino.
La vida se Sisí será breve, acabando justo cuando el muchacho comienza a darse cuenta de que tenía mucho mundo por descubrir y vivir y quería hacerlo por un camino normal. Final trágico para una obra trágica, en la que hay pocos momentos para la alegría y la felicidad. Sensaciones prohibidas en la casa de los Rubes.
La historia transcurre en distintos períodos históricos de nuestro país. Comienza con la revolución de 1917, pasando por la gripe de 1918 (que tantas vidas costó) y terminado en 1938, en plena guerra civil. No, no es una novela histórica. Estas etapas sirven de talón de fondo para la vida de los personajes, configurando con ello la personalidad de cada uno.
Es una obra compleja, seria, dura, triste. Con los protagonistas, sobre todo con Rubes y su hijo Sisí, se llega a experimentar distintos estados de opinión. He comenzado casi odiándolos para terminar sintiendo compasión de ellos. Al fin y al cabo, eran víctimas de una educación, de unas normas sociales, mal aplicadas.

Me ha sorprendido esta obra de Delibes. Es totalmente distinta a las demás, una obra madura que trasmite una existencia insatisfecha con un final trágico. Pero me ha gustado y la recomiendo. 

6 comentarios:

  1. Cada vez me dejas con más ganas de probar al autor, a ver si me animo, que además el otro día encontré otro por casa.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. jejeje...pues prepárate que me queda otro título por reseñar...
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Yo tengo muchas ganas de leer algún libro de este autor.
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Yo creo que es un autor que te pueda gustar más o menos pero su calidad es incuestionable.

    ResponderEliminar
  5. Esta es una de las novelas que menos me llaman la atención de este autor ero es indiscutible el saber que tengo que acabar leyéndola.

    ResponderEliminar

-No publicaré comentarios que incluyan invitaciones a otros blogs. Si me interesa vuestro espacio, no os preocupéis que ya os seguiré.No hace falta que me lo digáis...

-No publicaré comentarios que contengan algún tipo de enlace ni aquellos que se basen en el "si me sigues, te sigo"

- Si queréis hablarme de vuestras obras, tenéis un email al que dirigirse. No publicaré ningún comentario de promoción.

-Siempre respeta las opiniones de los demás, si no tu comentario quedará eliminado antes de publicarse.