miércoles, 1 de abril de 2020

Las Vírgenes del Paraíso




Título: Las Vírgenes del Paraíso

Autor: Barbara Wood

Género: Drama, Saga familiar

Edición: RBA, 2000

Número de páginas: 573

ISBN: 84-473-1808-7


Sinopsis…

Jasmine y Camelia pertenecen a una aristocrática familia cairota que vive acorde a las más ancestrales tradiciones musulmanas, pero desde muy jóvenes las dos hermanas se han ido rebelando contra las costumbres que excluyen  a las mujeres. Tras años de ausencia, Jasmine ha regresado a Egipto con el título de Medicina en su haber. El fuerte contraste entre su nueva visión del mundo y las tradicionales creencias de su abuela Amira hará estallar el conflicto…

Sobre el autor…

Barbara Wood es una antigua ayudante de quirófano, nacida en Inglaterra pero afincada en California. Ha cosechado grandes éxitos en el campo de la literatura. Su obra, que se caracteriza por la riqueza argumental, el profundo tratamiento de la condición femenina y una atrayente combinación de amor, acción, exotismo, ocupa un lugar destacado en las listas de best-sellers de todo el mundo.

Mi opinión…

Aprovechando estos días de cuarentena que todos tenemos que cumplir para evitar un mal mayor del que ya tenemos, estoy poniéndome al día con ciertas lecturas que llevo tiempo queriendo leer y no hay manera. Cierto es que tengo otros quehaceres que me roban todo el tiempo y no le estoy dedicando tanto a la lectura como quisiera.

Hace ya un tiempo, cada vez que pasaba por la estantería donde tengo la mayoría de los libros pendientes de leer, este de Barbara Wood me llamaba la atención. De siempre he asociado a esta escritura con la novela rosa (la cual no me gusta mucho) y aunque había leído críticas muy positivas sobre esta novela, me frenaba un poco el encontrarme con una pastelada infumable. Pues he de deciros que me he equivocado y mucho. Las Vírgenes de Paraíso es una novela que me ha gustado muchísimo, que tiene la dosis justa de romanticismo (muy poco, la verdad) y sí mucha de secretos familiares y de Historia, tanto del país (Egipto) como de la propia familia Rashid.

Nos trasladamos a El Cairo. Una bulliciosa ciudad repleta de habitantes y de movimiento. La novela se centra en la historia y vida de los Rashid, una familia de alto linaje (yo no la definiría como aristocrática tal y como se hace eco la reseña) pues el cabeza de familia, Ibrahim, es el médico personal del rey Faruk. La familia vive en la opulencia, en una enorme mansión, con joyas, ropas de buena calidad, abundante comidas… Pero prueba de que el dinero no da la felicidad, Ibrahim no es feliz. Acaba de quedarse viudo de su primera esposa, una jovencita que ha muerto durante el parto de su primera hija, Camelia. Ibrahim teme la severa mirada y reprimenda en silencio de su padre, Alí (ya fallecido), por ser incapaz de engendrar un hijo varón. Ibrahim, presa de la desesperación, maldice a Alá y este atrevimiento le va a crear un cargo de conciencia durante toda la vida.

Aunque mi lema es no  desvelar más allá de lo que dice la sinopsis, en esta ocasión tengo que hacerlo pues no es fiel al contenido de la novela y no le hace justicia. Nos induce a creer que el argumento es de una manera, una lucha incansable entre Camelia y Jasmine con su abuela, y nada más lejos de la realidad.

Ibrahim, lógicamente, se vuelve a casar. Pero esta lo vez lo hace fuera de Egipto (tenía formación académica en Inglaterra, Oxford, por lo que viajar al extranjero no es tan raro) y lo hace con una inglesa, Alice. Fruto de esta relación nacerá Yasmina (que después, durante su estancia en Occidente, se lo modificará a Jasmine)

No voy a hablar más del argumento. Como ya he comentado, toda la novela gira en torno a la familia Rashid y en torno a la historia de Egipto. Arranca con el reinado de Faruk para ir pasando por la fase revolucionaria en contra de la dominación inglesa en el país, la construcción de canal de Suez y la expulsión de los británicos. Comenzará un gobierno revolucionario, primero con Sadat como presidente, después con Nasser, y con aires de radicalización de la sociedad, para acabar con Mubarak.

Mientras todos estos cambios políticos van sucediendo, varias mujeres egipcias (musulmanas) comienzan a despertar de la opresión en la que viven. La mujer en esta sociedad no pinta nada. Al hombre que es incapaz de engendrar hijos varones, le denominan despectivamente “padre de hijas” Es una sociedad cruel con las mujeres, en la que la supremacía del varón es constante, con unas leyes injustas y que vive en una ciega ignorancia.

El día que nací
me condenaron.
No conocía a mis acusadores
No vi al juez
El veredicto me cayó encima
cuando aspiré a primera
bocanada de aire.
Mujer

Pero como comienzan a soplar nuevos aires, las mujeres comienzan a exigir sus derechos. Derechos tales como elegir con quien se quieren casar, si desean tener hijos o cuántos, si quieren estudiar y no limitarse a ser simples madres y esposas…e incluso, a alzar la voz en contra de la terrible castración femenina a la que someten a las niñas.

A pesar de vivir en una sociedad tan opresiva para la mujer, las mujeres de la familia Rashid son las protagonistas indiscutibles de la novela y el motor de cualquier familia. Amira, la madre de Ibrahim, es quien realmente dirige el destino de los suyos. Y aunque es una mujer criada a la antigua usanza, defensora de las tradiciones (por muy injustas que sean) tiene la mente bastante abierta ante la rebeldía de sus nietas. Por eso creo que la sinopsis no es justa con la esencia de la novela pues hace creer que Jasmine tiene un problema con Amira y para nada es así.

La narración es fluida, sencilla, amena. Es muy fácil sumergirse en la novela desde la primera línea. Además, la argumentación es muy sólida pues nos muestra la realidad de la sociedad musulmana con el paso del tiempo, del papel de la mujer (anulada pues es un ser que incita al pecado y con ello peligrosa, dueña de su destino y reivindicando sus derechos) y del papel de la Historia. Pues todo cambio va ligado a un cambio histórico.

Y sobre todo, destaca la ambientación. Egipto, un país exótico al que la gran mayoría nos gustaría viajar. El Nilo, imponente y dirigiendo la vida de todos los habitantes, e incluso el pasado glorioso de las pirámides las cuales eran fáciles de divisar los días más despejados desde las azoteas de las casas de la capital.

No es la primera novela que leo de Barbara Wood. Hace un tiempo leí Tierra Sagrada y ya entonces me sorprendió bastante. Con Las Vírgenes del Paraíso me ha vuelto a convencer; así que, a pesar de mis reticencias hacia la autora, se ha convertido en una de las escritoras que tendré en cuenta cuando se vuelva a cruzar un libro suyo delante de mí. Creo que ya no tengo ninguna novela más de ella (tuve un par más pero creo que las regalé) pero no descarto echar mano de la biblioteca e ir leyendo el resto de su producción literaria.

Las Vírgenes del Paraíso, título que hace referencia tanto a las vírgenes que todo buen musulmán encontrará en el Paraíso cuando muera como a la calle en la que se ubica la mansión de los Rashid, es una novela que recomiendo. Nos permite conocer otra cultura, la opresión femenina, la lucha entre religiones (en Egipto, además de musulmanes también hay cristianos coptos), la intolerancia, la sinrazón, el medio a los cambios o a mantener las costumbres, la negativa a aceptar la realidad…y el amor que se profesan las personas entre ellas, sean familia  o no, sean de una religión o de otra. Es una novela que seguro os va a gustar y que a mí me ha servido para conocer un poco más y tener en cuenta a otra autora y a otras culturas.


miércoles, 4 de marzo de 2020

Las cenizas de Ángela , Lo Es , El profesor (Trilogía McCourt)



Título:

  • Las Cenizas de Ángela (vol.1)
  • Lo Es  (vol.2)
  • El Profesor (vol.3)

Género: Autobiografía

Edición:

  • Maeva, 1997 (vol.1) ; 1999 (vol.2) ; 2006 (vol.3)

Número de páginas:

  • 400 (vol.1) ; 528 (vol.2) ; 296 (vol.3)

ISBN:

  • 978-84-86478-69-8 (vol.1) ; 978-84-95354-07-5 (vol.2) ; 978-84-96231-82-5 (vol.3)


Sinopsis….

  • «Cuando recuerdo mi infancia, me pregunto cómo pude sobrevivir siquiera. Fue, naturalmente, una infancia desgraciada, se entiende; las infancias felices no merecen que les prestemos atención. La infancia desgraciada irlandesa es pero que cualquier otra infancia desgraciada, pero la infancia desgraciada irlandesa católica es la peor de todas...». Las cenizas de Ángela


  •  En este libro, Frank McCourt narra sus experiencias como inmigrante, cuando, a los diecinueve años, cumpliendo un sueño largamente alimentado, llega a Nueva York. Durante su primer trabajo en un hotel entra muy pronto en contacto con las estrictas jerarquías de una sociedad «supuestamente» sin clases sociales. Más tarde, tras superar toda clase de obstáculos, tiene por fin la oportunidad de acceder a la Universidad de Nueva York, donde completará sus estudios, abandonados a los catorce años, y se preparará para su futuro trabajo como profesor. Lo Es
  • El relato empieza cuando McCourt tiene 27 años e, instalado en Nueva York, inicia una actividad académica para la cual sus estudios universitarios no han acabado de formarle. En efecto, las realidades sociales en un entorno tan duro como el neoyorquino resultan difíciles de digerir por parte de este inmigrante irlandés. Haciendo más caso a su intuición y a lo que le dicta su conciencia que a las directrices académicas, consigue despertar el interés de sus alumnos. Para ello, decide bajarse del pedestal en el que viven instalados la mayoría de profesores y se dedica a escuchar a sus alumnos y a aprender de ellos, poniéndose a su altura para conocer sus inquietudes, sus gustos y su forma de ver el mundo. El profesor

Sobre el autor…

Frank McCourt (1930-2009), hijo de inmigrantes irlandeses, nació en Nueva York, pero pronto viajó junto con su familia a Limerick para regresar años después a la ciudad que lo vio nacer. Después de una infancia durísima en Irlanda y las dificultades propias de todo inmigrante en Estados Unidos, McCourt pasó treinta años impartiendo clases en institutos de secundaria. Nada hacía presagiar que se convertiría en autor de una obra literaria tardía, pero de fulgurante éxito, gracias a Las cenizas de Ángela, que le valió el premio Pulitzer en 1997, un libro de memorias en el que volcó sus experiencias durante los años que vivió en Irlanda.

Sus siguientes libros, también de carácter autobiográfico, transcurren ya en Estados Unidos y tratan sobre su vida como emigrante retornado, sus estudios universitarios y sus años como profesor de literatura.


Mi opinión…

Hoy os hablo sobre una trilogía que leí este verano y que tenía ganas de leer desde hace años. Bueno, en realidad siempre había pensado que se trataba de un solo libro hasta que por casualidad llegó a mí la segunda parte y tirando del hilo descubrí que había una tercera.

Hoy os hablo sobre la trilogía de Frank McCourt: Las cenizas de Ángela, Lo Es y El Profesor.

Seguramente, Las cenizas de Ángela os suene a más de uno pues creo que incluso hay alguna adaptación cinematográfica de la misma. Yo tenía en casa el segundo libro, Lo Es, pero claro, no iba a empezar la casa por el tejado así que aproveché que estaba trabajando en la biblioteca y que era verano (y disponía de más tiempo) para ponerme al día y finiquitar la lectura de estos libros. Y así hice.

He decidido hacer una reseña global pues creo que es lo mejor. Al fin y al cabo, es lógico leer la historia completa y no quedarse a medias.

La historia de Frank McCourt comienza con Las cenizas de Ángela. Ángela es su madre, una joven irlandesa que emigra a Nueva York. Allí conoce a otro emigrante irlandés ( de Irlanda del Norte), Malachy McCourt con el que mantiene un breve encuentro íntimo que se traduce en la llegada del primogénito de la pareja, el pequeño Frank.

La historia de Ángela está llena de calamidades. Preludio de su existencia nos lo marca su nacimiento ya que “nació con la cabeza en Año Nuevo y el culo en el viejo”. Ángela no conoció a su padre pues éste se largó a Australia desde Limerick (Irlanda) semanas antes de la llegada de la niña al mundo y jamás se supo de él. La madre de Ángela, considerando que la chica era un poco inútil, le paga un billete de ida a Nueva York siendo jovencita para ver si allí espabila y encuentra su lugar en el mundo. Pero solo se encontró con Malachy McCourt, con quien inicia una vida matrimonial que solo la llevará a cargarse de hijos (tiene siete en total, algunos de ellos fallecen de bebés) y a vivir en la más estricta de las miserias.

En esta primera parte de la historia, el autor (es una obra autobiográfica) recuerda sus primeros cuatro años en la ciudad de los rascacielos, la muerte de su hermanita Margaret con apenas siete semanas de vida, los primeros indicios del problema de su padre con el alcohol y la llegada a Irlanda, a Limerick. 

Aquí los espera su abuela materna, aquella que pagó el pasaje a su hija pues consideraba que poco se iba a esperar de ella, y a la que tiene que pagar el mismo billete pero de ida. Pero esta vez, con marido y cuatro niños.

Es imposible no sentir ternura por los niños McCourt. Son la máxima expresión de la inocencia. El autor mezcla la ironía con el humor para reflejar la dura vida de un emigrante/inmigrante, ya que aunque vuelven a su origen, no dejan de ser “los americanos” para sus vecinos. La vida que llevan es dura, muy dura. Niños y adultos  pasan hambre y frio y viven en unas condiciones infrahumanas. Esta primera parte termina cuando Frank, ya un joven de casi veinte años, decide abandonar Limerick y poner rumbo a la ciudad que lo vio nacer, Nueva York. Y lo hace persiguiendo el mismo sueño que tuvieron sus padres y muchos otros: conseguir una vida mejor en el país de las oportunidades.

Lo Es, segunda parte de la trilogía, comienza con la salida de Frank y su llegada a Nueva York. Llega en 1949, con 19 años, y durante el trayecto en barco pasa algo que condicionará la existencia del chico. En sus manos cae una novela que devora con ganas y comienza a crecer en él el deseo de saber más, de leer. Y es que Frank es un chico con muy baja autoestima. Apocado, con un físico poco atractivo (tenía los dientes podridos por la malnutrición que había vivido en su infancia) y con pocas luces, el pobre chico se siente inferior a todo lo que le rodea. Descubre poco a poco la vida neoyorquina y va pasando de un trabajo a otro que le permite sobrevivir. Tras un breve paso de nuevo por Europa por el servicio militar, visita a su familia en Irlanda y está cada vez más convencido de que su futuro está en Nueva York. Ahí me ha sorprendido el carácter del Frank pues otro hubiese tirado la toalla y él lo que hace es seguir y no dejar que nada lo hunda. Y así es como llega a convertirse en algo que nadie, ni él mismo, hubiese pensado nunca: en profesor de secundaria.

Este volumen acaba a mitad de los años ochenta, con el fallecimiento de su padre (de quien llevaba años distanciado) Sigue conservando el tono humorístico del volumen anterior y vemos la evolución del protagonista desde un pobre analfabeto que llega a Nueva York hasta convertirse en un profesor, casado y con una hija.

La tercera y última parte de la trilogía la encontramos en El profesor. Aquí, como su título indica, el tema principal es la vida docente del protagonista quien cuenta sus experiencias en este campo y nos trae anécdotas con sus alumnos, unas muy simpáticas y otras tristes. Es precisamente en esta época cuando a Frank McCourt comienza a pasarle por la cabeza la idea de escribir un libro contando su vida. Un libro que nace con la idea de dar a conocer a su hija y a sus sobrinos la historia de su familia. Ni de lejos iba a imaginarse que con Las cenizas de Ángela iba a conseguir un premio Pulitzer.

La trilogía entera me gustó mucho. Era, como he dicho al principio, uno de esos libros que tenía pendiente desde hace mucho tiempo y que no quería dejar pasar. Recuerdo cuando salió publicada la primera parte y ya entonces me llamó la atención. Las cenizas de Ángela es la parte que más me ha gustado de toda la trilogía, ya que muestra sin tapujos la vida del emigrante, de aquellos que llegan un punto en el que no saben ni adónde pertenecen ni adónde pueden ir. Y sobre todo, me quedo con la enseñanza de que de todo se puede salir y que hay que reinventarse como sea. Tal y como hace Frank McCourt.

Aunque la segunda y tercera parte me han gustado menos pues se centra más en la parte profesional del autor, no he podido evitar verme identificada en algunos aspectos. Durante años he sido docente y recuerdo a muchos de mis alumnos con cariño. Y creo que ellos a mí también (le pese a quién le pese, soy buena docente)

Solo me queda recomendaros esta lectura. Y aprovecho esta reseña, que me ha quedado un poco larga pero es lo que hay, para aclarar una cosa. Esta es mi humilde opinión, la cual doy como aficionada a la lectura. En ningún momento busco convertirme en una influencer literaria ni en hacer reseñas profesionales. Tengo la humildad suficiente para saber cuál es mi sitio y si lo digo es porque ya me cansa ver críticas tontas que no aportan nada más que dar por saco. Esta es mi opinión y con todo el respeto del mundo la doy. Y si hay algo que no me gusta…lo digo. Y no con ello estoy faltando al respeto a nadie. Dicho queda.

Y recordar: si tenéis la oportunidad de leer esta trilogía, hacedlo. Os gustará.

  • Imágenes tomadas de Google 


miércoles, 29 de enero de 2020

Diamantes de luz helada




Título : Diamantes de luz helada 

Autor : Carlos Díaz Domínguez 

Género : Histórico, Drama 

Edición : Autoedición, 2019 

Número de páginas : 414 



Sinopsis

¿Quién es Alfredo? Esa será la pregunta que se convertirá en una obsesión para Sagrario Ortiz, una joven periodista a la que un cruce de casualidades llevará a conocer a alguien que se encuentra en la última etapa de su vida : Elvira Pineda. 
La intensa complicidad surgida entre ambas mujeres provocará que Elvira confíe a Sagrario un asunto familiar de la máxima transcendencia acontecido hace más de treinta años. 
El encargo propuesto llevará a la profesional a iniciar un viaje donde ninguna certeza será fiable, y que la conducirá desde Almería a Canarias y al Sáhara, ya que tendrá que adentrarse no solo en el pasado de Elvira, sino también en el de su corta y calculadora familia. 


Sobre el autor 

Carlos Díaz Domínguez nació en Madrid en 1959. En el año 2000 tomo la decisión de convertirse en escritor. Prueba de ello son sus novelas Los impares de Sagasta (2006), Los ascensores dormidos de La Habana (2007), Tres colores en Carinhall (2011), Lágrimas sobre Gibraltar (2012), A las ocho en el Novelty (2014). Sus últimas novelas han sido La menorah de Petra (2016) y Diamantes de luz helada (2019)


Mi opinión 

Vuelvo a la carga con las reseñas (y las que tengo aún pendientes de publicar) con la última novela que he leído, Diamantes de luz helada
No es la primera vez que leo algo de este autor, Carlos Díaz Domínguez, con el que me une una relación cordial y aunque la mayoría de sus novelas me han gustado, esta es la que menos lo ha hecho. Y ahora explicaré el porqué. 

El argumento gira entorno a una joven periodista, Sagrario, quien se queda en el paro de la noche a la mañana (como le pasa a mucha gente en este país) Sagrario comparte vida con Miguel, un chico perteneciente a una familia de pudientes que está totalmente sometido por la insoportable de su madre, Violeta

Deciden pasar un fin de semana en la finca de la abuela de Miguel y madre de Violeta, Elvira, en una pequeña población del interior de Almería. Allí Sagrario entabla una amistad con la anciana quien le ofrece la posibilidad de quedarse en la finca y llevar el papeleo de la misma ya que el anterior administrador ha tenido que renunciar a su cargo. Sagrario, para disgusto de su "amada" suegra, acepta. Y es que Violeta, al margen de que la chica no le cae bien, no quiere que se descubra un secreto familiar. Secreto que está vinculado con un muchacho llamado Alfredo y del que Elvira conserva una foto vestido de soldado. 

Al mismo tiempo, nos trasladaremos hasta el año 1975, a finales del Franquismo, y llegaremos hasta lo que había sido el Sáhara español hasta unos años antes. Alli veremos los tejemanejes que llevan a cabo, movidos por intereses políticos y económicos, de España, EEUU y Marruecos sobre una posible independencia de la zona. 

No voy a desvelar nada más de la trama. Sí que es una novela entretenida que aunque me ha costado meterme en ella (la parte política me ha aburrido mucho, pero es necesaria para saber cómo se suceden los hechos) ha llegado un momento en el que ha conseguido captar mi atención. Pero no me ha gustado nada el personaje de Sagrario. Nada de nada. Me ha parecido entrometida, arrogante e incluso maleducada en muchas ocasiones. No he conectado positivamente con ella en ningún momento. Cierto es que el personaje de Violeta es insoportable (yo francamente le hubiese soltado tooodo lo que pienso de ella en su puñetera cara y me quedo más ancha que larga) y Miguel un pánfilo sin sangre en las venas. Pero Sagrario...demasiado invasiva. 

El final de la novela, que no pienso desvelar y por lo tanto no puedo justificar totalmente mi opinión pues entonces os lo chafaría, tampoco me ha convencido. Creo que ha sido demasiado peliculero y aunque creo que algo de realidad puede llegar a tener, hay cosas que yo por lo menos las hubiese presentado de otra forma. 

Lo que si me ha gustado mucho es la parte en la que se habla de El Aaiún. Y es que mi padre hizo la mili alli a principios de los 70 y siempre nos contaba historias del desierto a mi hermana y a mí. He entendido perfectamente la angustia de Pino, la novia canaria de Alfredo y otra de las protagonistas de la novela, cuando se enteran de que destinan a su chico allí. Es la misma angustia que sintió mi madre cuando supo que a su novio lo iban a destinar tan lejos. Y en una zona tan convulsa. Leyendo estos pasajes me he acordado muchísimo de mi padre y he entendido lo afortunado que fue de conocer el desierto del Sáhara, a sus gentes, sus noches silenciosas y sus días calurosos. No me extraña que siempre dijese que para él, la etapa de la mili fue de pura felicidad. Fue un privilegiado.

Diamantes de luz helada es una novela entretenida con un final que sorprende, al margen de que guste o no. Una novela que nos trae los tejemanejes de la política y del Ejército y que nos traslada hasta una zona preciosa que algún día me gustaría conocer : el desierto del Sáhara. 



martes, 28 de enero de 2020

Tiempo de reflexión...

Hola a todos. Como alguno os habréis dado cuenta, he estado inactiva desde hace más de un mes. Y la verdad es que el motivo de ello ha sido principalmente la pocas ganas que tengo de ponerme a actualizar el blog, de reseñar (en algunas ocasiones libros que he leído sin ganas) y de participar por aquí.

Cuando cree el blog, hace ya unos cuantos añitos, lo hice con la sencilla idea de dar a conocer mi humilde opinión sobre los libros que iba leyendo. Tal y como haría con cualquier amigo, conocido, o incluso desconocido, con el que me uniera mi pasión por la lectura.

Con el tiempo dejé de lado esa sencilla base. Empecé a participar en retos, en colaboraciones con editoriales, con autores, con otros blogs...y me cansé. Cierto es que he conocido a gente maravillosa con la que me llevo una amistad sana que espero dure para toda la vida. Pero también he conocido a cada especímen...gente sin escrúpulos, mentirosa, que es capaz de vender a su madre con tal de conseguir seguidores, que se creen unos "influencers literarios" que saben más que nadie cuando en algunos casos, que no todos, estoy convencida (y no soy la única) que ni leen los libros que reseñan. De este mundo, de los blogueros, estoy muy escamada.

Prueba de ello es que me ha llegado más de un mensaje de, supongo chavales de instituto pues son anónimos, para que les pase en word mi resumen de El Quijote. Lo fuerte es que lo hacen enviados por alguien (mis sospechas tengo pero se quedan para mí) que les ha dicho que en mi blog está el resumen, que pasen y se lo copien...Terrible.

Con el tema de las editoriales también he acabado hasta las narices. Una de ellas, de gran prestigio, me trató pero que a una m***** y todavía no sé porqué. De la noche a la mañana, después de estar colaborando un tiempo con ellos, dejaron de enviarme libros. Y lo que es peor, de contestarme a los emails. Sencillamente, me vetaron. Allá ellos. A simpatía y educación les ganan muchos.

He estado este último mes dándole vueltas a si seguía con el blog o simplemente lo daba de baja. Os tengo que confesar que he empezado esta entrada con la firme idea de decir adiós, pero conforme he ido escribiendo estas líneas me ha venido a la cabeza lo ilusionada que estaba con este espacio, mío, cuando lo cree y lo que he ido avanzando en las reseñas. Y en las lecturas. 

Así que no lo daré de baja ni lo abandonaré. Pero sí tomaré una serie de medidas que pienso cumplir a raja tabla :


  • Dejo de colaborar con editoriales y con autores. Estoy harta de que me manden libros y me estén preguntando todos los días cómo voy con la lectura. Señores, tengo vida más allá de este blog. 
  • Leeré y reseñaré lo que me apetezca. Mis reseñas seguirán en la misma línea, si me gusta lo digo y si no, también. Cuidado a aquellos de piel fina que una crítica negativa les sienta como una patada en la retaguardia. No voy a entrar en ninguna discusión estúpida. Es mi espacio, mi opinión, y siempre que la haga con respeto, no hay nada que rebatir. 
  • Actualizaré conforme me venga en gana. A lo mejor publico de continuo que me paso un tiempo sin hacerlo. 
  • Por favor, aquellos que manden mensajes bobos, insultantes o pidiendo de dónde descargarse los libros, absteneos. Ni los contesto, ni los publico. Si queréis un libro, es tan fácil como ir a la biblioteca municipal o simplemente rascaros el bolsillo...o la poca sesera que tenéis para pedir descargas. 
  • Me parece vergonzoso que entréis en mi blog para copiar mis resúmenes. Aunque será un trabajo bastante entretenido y me quitará bastante tiempo, voy a ir eliminando los resúmenes de El Quijote. Que sean chavales los que me pidan copiarse los resúmenes o que se los mande no, me sorprende. Todos hemos sido jóvenes y sabemos las tonterías y sinsentidos que podemos hacer a ciertas edades. Pero que sea un adulto el que los mande a ello...qué falta de ética y de moral. Vergüenza tendría que darle (si es que la tiene, claro)

Básicamente eso es todo. Tengo un montón de reseñas por publicar, pero tal ha sido mi desmotivación que no tenía ganas. A ver si ahora me voy animando y poco a poco las voy publicando. 

A aquellos que me habéis seguido desde el principio y me habéis comentado cada una de las entradas con aportaciones interesantes, GRACIAS. Es, en parte, por vosotros por quienes sigo con este plan. 



Nos leemos en la próxima reseña. Un saludo a todos 

miércoles, 4 de diciembre de 2019

Llamadme Alejandra



Título: Llamadme Alejandra

Autor: Espido Freire

Género: Histórico

Edición: Planeta, 2017

Número de páginas: 360

ISBN: 978-84-08-16940-6



Sinopsis…

Como si fueran figuras de ajedrez, la familia Romanov se prepara en silencio para un nuevo traslado. Alejandra, la zarina, sueña con ver a sus cuatro hijas casadas. Tras la abdicación del zar, ya no tiene grandes pretensiones para su pequeño Alexis, más allá de una vida tranquila y alejada del mundo. Echa de menos a su amigo Rasputín, el hombre que más la comprendió después de su amado Nikki.

En su última morada y sin más que hacer que esperar su liberación, Alejandra satisface la curiosidad de sus hijas por su pasado. De esta manera reconstruye una vida marcada por la desgracia; pero también plena de felicidad porque el amor que se profesaron ella y Nikki, y que transmitieron a sus hijos, fue el bastión que los mantuvo unidos y fuertes hasta su trágico final.


Sobre el autor…

Espido Freire (Bilbao, 1974) debutó como escritora con Irlanda (1998), novela que recibió una espléndida acogida por la crítica y fue galardonada con el Premio Millepage, otorgado por los libreros franceses a la novela revelación extranjera. En 1999 apareció Donde siempre es octubre, y seis meses más tarde se convertía en la ganadora más joven del Premio Planeta con su obra Melocotones Helados (1999). Sus otras novelas son Diabulus in música, Nos espera la noche, Soria Moria, La diosa del pubis azul y La Flor del Norte.

Es autora, además, de varios ensayos, colecciones de cuentos, dos novelas juveniles y un libro de poemas.

La crítica la ha reconocido como una de las voces más interesantes de la narrativa española.

Mi opinión…

Esta es la segunda novela que leo de Espido Freire (la primera fue Melocotones helados) y me sigue convenciendo su prosa. En esta ocasión, la autora nos envuelve en una novela histórica con unos protagonistas harto conocidos y que han dado pie a miles de historias: la familia imperial rusa, los últimos Romanov.

A estas alturas poneros en antecedentes de quiénes fueron el zar Nicolás II, la zarina Alejandra, el zarevich Alexis y el resto de princesas rusas (Olga, Tatiana, Anastasia, María) es innecesario por la popularidad de los mismos. Pero solo especificar que esta familia fue la última de sangre real en gobernar Rusia y con ella se acabó la monarquía en este país.


Llamadme Alejandra es una novela histórica narrada en primera persona por la propia zarina. Esposa del zar Nicolás II, nieta de la reina Victoria de Inglaterra, Alejandra nos ofrece de primera mano cómo fue su vida desde su nacimiento hasta el momento en el que las cosas se ponen feas para la familia imperial en Rusia con la llegada de la guerra civil  entre el Ejército Blanco y el Rojo.

Nacida en Alemania en 1872 como Alix, hija de Alice (segunda hija de la reina Victoria) y de Luis IV de Hesse-Darmstadt, Alejandra fue una niña feliz que tuvo que soportar ciertas estrecheces y sobre todo, el temprano fallecimiento de su madre.

Tras el fallecimiento del zar Alejandro III (en cuyo honor ella toma el nombre de Alejandra tras ser coronada zarina), Alejandra contrae matrimonio con Nicolás.

Desde el primer momento, Alejandra tuvo que hacer frente a una complicada relación con su suegra, la reina María.

A lo largo de la novela iremos conociendo más a la zarina. Veremos evolucionar de una joven ilusionada en su nueva etapa, enamorada de su marido y con ganas de servir a su nuevo pueblo para convertirse en una madre angustiada por no dar un heredero al trono (tuvo primero las cuatro niñas y después llegó el zarevich), por la enfermedad que sufría su hijo (hemofilia) y la evolución en general de la política del país, la cual es cada vez más compleja y deja en mala situación a los Romanov.

"Los hijos no nos pertenecen, aunque creamos que sí. Nos los prestan un tiempo, y luego se los llevan, otros amores o la muerte. Se van, se los llevan siempre"

E incluso veremos su amistad con Rasputín, personaje que he de decir que pasa casi de puntillas por la novela pero es que si "se hubiese quedado más en ella" habría acaparado toda la atención.

Obviamente, teniendo en cuenta que es la propia zarina la que nos cuenta la historia de su vida es de suponer que lo hará desde un ángulo de vista light   de lo que sucedió realmente y así tengamos la imagen de una mujer que se enteraba más bien poco de lo que sucedía a su alrededor. A pesar de tener ganas de ayudar al prójimo, era evidente que esos esfuerzos no llegaban a la población de a pie, caldo de cultivo para agitadores que (con razón o sin ella) iban a cambiar la Historia del país.

"Porque no soy como ellos, ni lo seré nunca, y lo que no entienden, lo pisotean"

Espido Freire nos trae una novela histórica de corte intimista. Con la delicadeza que caracteriza a la autora (es un gusto leer algo de ella pues su narración es muy sencilla y envolvente), encontramos a una zarina frágil, perdida en la vida y casi inocente de todo lo que sucede a su alrededor.

Del fin de los Romanov no voy a contar nada pues creo que es más que conocido lo que les pasó.

Llamadme Alejandra es una novela que nos acerca un personaje histórico muy conocido a la par que desconocido. Un personaje que llama la atención porque no sabemos si era tan frívola como parecía (o nos han transmitido) o realmente se preocupó en cambiar las cosas. Lo que está claro es que es una novela ideal, por su exquisita narración, de acercarnos a conocer un poco a este personaje.


  • Imágenes tomadas de Google  


miércoles, 27 de noviembre de 2019

El cuento de la criada



                                               Título:  El cuento de la criada    

Autor: Margaret Atwood

Género: Drama, Distopía

Edición: Ediciones B, 2001

Número de páginas: 382

ISBN: 84-666-0183-X



Sinopsis...

En el estado de Gilead las criadas forman un estrato social pensado para conservar la especie. Las mujeres fértiles que integran esta clase, y que destacan por el hábito rojo con que se cubren hasta las manos, desempeñan una función esencial: dar a luz a los futuros ciudadanos de Gilead.

Sin embargo, en un mundo antiutópico, asolado por las guerras nucleares, gobernado por un código extremadamente severo y puritano, que castiga con la pena de muerte a quien se aparta del sistema y en el cual la mayoría de la población es estéril, engendrar no resulta fácil. Existe siempre el temor al fracaso y la amenaza de la confinación en la isla de seres inservibles más allá de las alambradas que rodean la ciudad y del alto muro donde cuelgan, para que sirva de ejemplo, los cadáveres de los disidentes.


Sobre la autora...

Margaret Atwood nació en Ottawa (Canadá) en 1939 y se especializó el Literatura Inglesa. Sus primeros años en el norte de Ontario y Quebec se vieron influidos por el trabajo de su padre, entomólogo de quien heredó el interés por el detalle y la observación científica de objetos comunes, ambos característicos de su quehacer literario. Ha residido en diversos países europeos y ha trabajado como profesora de inglés en diversas universidades.

Su obra posee múltiples registros.


Mi opinión...

Opté por leer este libro atraída por las críticas de la serie de televisión que adapta esta novela. Decir que iba ciegas con la lectura sería falso pues lo básico ya lo sabía.

Para empezar, hay que tener clara una cosa. Esta es una novela distópica. Sí, una de esas que nos ofrecen una etapa que puede ser de una forma o pudo ser de otra forma (se ajusta tanto a hechos que están por suceder como a historias ya pasadas)

La trama se sitúa en un Estado imaginario, Gilead. La sociedad que compone este Estado ha retrocedido en el tiempo en cuanto a derechos y libertades. Para empezar, toda la sociedad está dividida en clases que se dividen entre los que mandan (Comandantes y Señoras) y las que obedecen (Criadas) Teniendo en cuenta que más de la mitad de la población de este Estado es estéril, procrear en un logro. Y como lo importante es tener niños sanos con los que poder seguir aumentando la población, las mujeres jóvenes y fértiles son reclutadas como Criadas. Y para que todo el mundo tenga claro cuál es su condición social, siempre van vestidas de rojo con una especie de cofia blanca y sometidas a unas rigurosísimas medidas de seguridad, alimentación e incluso pensamiento. Porque sí, está prohibido pensar. Y recordar.


Esta sociedad ha olvidado lo que fue en un pasado. Ha olvidado las fiestas, el alcohol, el tabaco, la libertad femenina, el decidir por uno mismo, el ser libre y feliz. Todos están sometidos a unas reglas tan rígidas que aquel o aquella que se salga de las mismas está condenado al destierro y a ser catalogado como un ser inservible. O incluso, a la muerte.

¿Cuál es el papel de las Criadas? Tener hijos sanos con sus Comandantes. Y para eso, cada una de ellas es destinada a una familia en la que la Señora es incapaz de tener hijos. La Criada es invisible para ellos, excepto en los días en los que es posible una fecundación. Ese día, la Criada es protagonista junto a su Comandante y a su Señora a un acto de lo más vejatorio.

Pero no olvidemos que se trata de personas. Y que el pensamiento, digan lo que digan, es libre. E igual pasa con los sentimientos. Aun sometidos y de apariencia fría, cualquier persona tiene sus propios sentimientos hacia determinadas personas e incluso actuaciones.

Así que en realidad las Criadas no son tan invisibles y esto puede llegar a ser peligroso. En ansía por tener un bebé puede hacer que las Señoras cometan actos de celos o de complots poco recomendables. Los Comandantes pueden llegar a ver y sentir más allá de una simple Criada y éstas pueden rebelarse en contra de una existencia denigrante.

De la protagonista de la historia no conocemos nada. Solo que tuvo familia que intentó huir con ella fuera de las fronteras de Gilead y, obviamente, no lo consiguió.

Aunque es una novela que se lee sin dificultad y la trama es sugerente, no es una novela que me haya encantando. Cierto es que la sociedad que describe da miedo y que presenta un futuro muy negro, pero el género de la distopía no es lo mío y me cuesta meterme en las lecturas.

Quizás sea por ese mismo género, pero la narrativa de la autora me ha parecido densa.

El  cuento de la criada es una novela que nos muestra una sociedad que esperemos nunca llegue a materializarse. Una sociedad sin libertades, de gente sin voz y totalmente sometida.

  • Imágenes tomadas de Google 


miércoles, 13 de noviembre de 2019

Bajo el cielo de Tabarca



Título: Bajo el cielo de Tabarca

Autor: Fini del Amor

Género: Drama, Romántico

Edición: Circulo Rojo, 2018

Número de páginas: 450

ISBN: 978-84-9183-632-2



Sinopsis…

En 1850, Cati llega a Tabarca, el lugar donde nació su madre, sin saber que esa isla, bañada por aguas transparentes y habitadas por unos pocos cientos de personas, es un lugar estratégico para los piratas que en esa época surcaban el Mediterráneo.

Allí, bajo el cielo azul que reflejan las olas, descubrirá que el pasado de su familia y el suyo propio, están muy lejos de ser el que le habían contado cuando vivía en Florencia y frecuentaba los salones de la alta sociedad.

Con la llegada de Cati a la isla saldrán a la luz grandes secretos de familia, pasiones, envidias y amores que le cambiarán la vida para siempre.


Sobre el autor…

Fini del Amor Álvarez nació en Elche (Alicante) en 1964. Es miembro de la Asociación Literaria y Cultural “Escritores en su Tinta”, Su pasión por la literatura y su vinculación con la isla de Tabarca, la llevaron a escribir su primera novela Bajo el cielo de Tabarca.


Mi opinión…

Cuando salió publicada esta novela, hace más o menos un año, enseguida supe que la tenía que leer. Primero porque la autora es de mi ciudad, Elche, y segundo porque la trama se centra en una isla que conocemos todos los de esta zona y que a mí me gusta mucho: Tabarca.

Tabarca es una pequeña isla habitada situada enfrente de Santa Pola. Es muy visitada durante el verano por sus calas maravillosas en las que se puede bucear y por la isla en sí, pequeña pero muy bonita, con un pequeño casco urbano que merece la pena contemplar.

Bajo el sol de Tabarca tiene como protagonista a una joven llamada Cati Martínez Montecatini. Esta joven llega a la isla dispuesta a hacerse con la casa que allí tenían sus abuelos, la Torre de San José,  tras el fallecimiento de su abuela, doña Regina. En el puerto de Santa Pola conoce a un joven abogado que se dirige a la isla (allí vive su abuela) llamado Antonio. La atracción entre ambos es inevitable y aunque Cati no desea para nada meterse en líos de amores, este joven estará presente en su vida desde ese momento por diversos motivos.

La llegada de la chica a la isla causa expectación. La casa de sus abuelos ha estado deshabitada durante muchos años  e incluso hay más de una persona que no ve con buenos ojos que Cati decida instalarse en la vivienda sola. Tanto porque es una mujer, estamos a mediados del siglo XIX, como por la historia que envuelve a la propiedad. Historia que desconoce Cati y que terminará por llegar a sus oídos.

Cuando la chica llega a Tabarca se produce el indulto de un preso : Miguel de Mendoza, un hombre que ha permanecido más de veinte años en la cárcel acusado de asesinato a pesar de que no existían pruebas concluyentes. Miguel tendrá protagonismo en la novela pero no voy a desvelar porqué.

Como buena historia, tenemos presentes a los antagonistas malos como un dolor. Y este rol lo desempeña Adelina, la madre del actual Gobernador de la isla, una señora más mala que la quina y que dan ganas de arrearle dos sopapos de lo mal bicho que es.

Toda la historia esté envuelta en un misterio. En varios, más bien. Uno relacionado con la propia Cati que la afectará directamente y el otro con la vida de la isla. Tabarca fue una isla azotada por los ataques piratas y por el contrabando ilegal de tabaco y eso es una cosa que la autora refleja en la novela.

Bajo el cielo de Tabarca es una novela agradable de leer y que me ha gustado mucho porque habla de mi tierra. Aunque la trama se centra en la isla, también habla de Santa Pola y de Elche. E incluso de forma breve, de Alicante. Zona que conozco como la palma de mi mano y que me ha gustado ver reflejada en la novela.

La prosa de la autora es sencilla y amena. Se nota que se ha documentado sobre la historia de la isla y eso es de agradecer. También habla del origen del repoblamiento de la isla llevado a cabo por familias de origen italiano.

No quiero terminar la reseña sin darle un tirón de orejas a la editorial. Por favor, hay que cuidar la ortografía. Pocas he visto, pero hay faltas tales como acentos que no están.

Aunque el final es previsible, Bajo el sol de Tabarca es una novela que se disfruta y que invita a una lectura relajante (aunque Adelina te saque de quicio) ambientada en un entorno bellísimo. Y es que mientras lees la novela, sientes unas enormes ganas de volver a visitar la isla y sumergirte en sus aguas cristalinas. Y si no la conocéis, después de leer esta novela os entrarán ganas de visitarla.


  • Imágenes tomadas de Google 

miércoles, 30 de octubre de 2019

La chica del tren



Título: La chica del tren

Autor: Paula Hawkins

Género: Thriller

Edición: Planeta, 2015

Número de páginas: 491

ISBN: 978-84-08-14147-1



Sinopsis…

¿Estabas en el tren de las 8.04? ¿Viste algo sospechoso? Rachel, sí.

Rachel toma siempre el tren de las 8.04 h. Cada mañana lo mismo: el mismo paisaje, las mismas casas…y la misma parada en la señal roja. Son solo unos segundos, pero le permiten observar a una pareja desayunando tranquilamente en su terraza. Siente que los conoce y se inventa unos nombres para ellos: Jess y Jason. Su vida es perfecta, no como la suya. Pero un día ve algo. Sucede muy deprisa, pero es suficiente.

¿Y si Jess y Jason no son tan felices como ella cree? ¿Y si nada es lo que parece?

Tú no la conoces. Ella a ti, sí.


Sobre el autor…

Nacida y criada en Zimbabue, Paula Hawkins se mudó a Londres en 1989, lugar en el que reside desde entonces. Ha trabajado como periodista durante más de quince años, colaborando con una gran variedad de publicaciones y medios de comunicación.


Mi opinión…

Este verano leí esta novela que a estas alturas ya todo el mundo conoce pues incluso tiene adaptación cinematográfica. Pero para variar, yo no la había leído…

La chica del tren es una novela policiaca que tiene como protagonista a Rachel, una joven treintañera que tiene problemas con el alcohol. Pero problemas muy serios, tan serios de ir borracha cada dos por tres tanto a trabajar como en su propia casa.

Rachel es un desastre. Se ha descuidado físicamente y ha perdido atractivo y lo peor es que se está autodestruyendo en una espiral en la que el alcohol es su principal enemigo. La vida de Rachel cambió cuando se divorció de Tom porque éste se había enamorado de Anna.

La vida de Rachel es monótona. Se limita de casa al trabajo y del trabajo a casa. Para ello, utiliza todos los días el tren de las 8:04 y es tan rutinario todo que termina por observar a diario el mismo paisaje, las mismas personas e incluso las mismas situaciones.

El tren realiza una parada cerca de la que se convierte la casa favorita de Rachel, la número quince. Allí vive una pareja a la que Rachel bautiza como Jess y Jason y en la imaginación de Rachel, son la pareja perfecta. Cada situación que observa de ellos es suficiente para que la mente de Rachel, un poco tocada todo hay que decirlo, se imagine situaciones e incluso conversaciones viviendo ella misma una vida que no le corresponde.

Y es que Rachel opta por recrear estas situaciones de una vida que no es la suya en su mente porque simplemente, Rachel está sola. No supera su ruptura con Tom, quien vive feliz con Anna y el bebé de ambos, y realiza auténticas locuras como llamar a Tom constantemente e incluso llegar a querer secuestrar al bebé. Porque Rachel tiene una espina clavada: no pudo quedarse embarazada durante su matrimonio con Tom, convirtiéndose esto en un auténtico martirio para ella.

Rachel simplemente ve su vida con Tom reflejada en sus imaginarios Jess y Jason.

Un día sucede algo inesperado. La supuesta Jess desaparece y Rachel comienza a repasar todo lo que sabe de su pareja perfecta considerando que hay algo que ella sabe y que la policía desconoce que le puede llevar a saber dónde está Jess y el porqué de su desaparición.

Pero… ¿realmente todo es fruto de la trastornada mente de Rachel? ¿Puede ser posible que sí haya algo turbio en la desaparición de la supuesta Jess?

No voy a seguir contando nada más sobre la trama pues no voy a reventar nada. Solo puedo decir que poco a poco vamos atando cabos y junto a Rachel veremos si ella lleva razón o son paranoias de una mente perturbada. Porque la pobre Rachel está un poco desequilibrada…o no…

La trama se alterna entre el presente y el pasado. Y gracias a ello podemos conocer un poco más a los personajes, a la vida que llevaron en un pasado y lo que les llegó a marcar. Cobrará importancia la supuesta Jess, que en realidad se llama Megan, y todo lo que la envuelve.

Me ha gustado mucho la  novela. Sí sabía que tenía buenas críticas y la verdad es que si hay algo que tiene es que atrapa desde el principio. Los personajes están muy bien conseguidos y la autora es capaz de dar los giros necesarios en los momentos adecuados para mantener el interés por la novela.

Aunque he conseguido anticiparme al final de la novela, eso no le ha restado interés. Si hay algo que nos trae La chica del tren es a no rechazar hipótesis de nadie y a darnos cuenta de que realmente, hay veces que no llegamos a conocer a las personas con quienes convivimos.

La chica del tren es una novela policiaca muy entretenida. Narrativa fluida, con personajes bien definidos y una trama que va dando los giros necesarios para desembocar en un final adecuado. Ahora me falta comprobar si la adaptación cinematográfica cumple las expectativas.

  • Imágenes tomadas de Google