miércoles, 27 de noviembre de 2019

El cuento de la criada



                                               Título:  El cuento de la criada    

Autor: Margaret Atwood

Género: Drama, Distopía

Edición: Ediciones B, 2001

Número de páginas: 382

ISBN: 84-666-0183-X



Sinopsis...

En el estado de Gilead las criadas forman un estrato social pensado para conservar la especie. Las mujeres fértiles que integran esta clase, y que destacan por el hábito rojo con que se cubren hasta las manos, desempeñan una función esencial: dar a luz a los futuros ciudadanos de Gilead.

Sin embargo, en un mundo antiutópico, asolado por las guerras nucleares, gobernado por un código extremadamente severo y puritano, que castiga con la pena de muerte a quien se aparta del sistema y en el cual la mayoría de la población es estéril, engendrar no resulta fácil. Existe siempre el temor al fracaso y la amenaza de la confinación en la isla de seres inservibles más allá de las alambradas que rodean la ciudad y del alto muro donde cuelgan, para que sirva de ejemplo, los cadáveres de los disidentes.


Sobre la autora...

Margaret Atwood nació en Ottawa (Canadá) en 1939 y se especializó el Literatura Inglesa. Sus primeros años en el norte de Ontario y Quebec se vieron influidos por el trabajo de su padre, entomólogo de quien heredó el interés por el detalle y la observación científica de objetos comunes, ambos característicos de su quehacer literario. Ha residido en diversos países europeos y ha trabajado como profesora de inglés en diversas universidades.

Su obra posee múltiples registros.


Mi opinión...

Opté por leer este libro atraída por las críticas de la serie de televisión que adapta esta novela. Decir que iba ciegas con la lectura sería falso pues lo básico ya lo sabía.

Para empezar, hay que tener clara una cosa. Esta es una novela distópica. Sí, una de esas que nos ofrecen una etapa que puede ser de una forma o pudo ser de otra forma (se ajusta tanto a hechos que están por suceder como a historias ya pasadas)

La trama se sitúa en un Estado imaginario, Gilead. La sociedad que compone este Estado ha retrocedido en el tiempo en cuanto a derechos y libertades. Para empezar, toda la sociedad está dividida en clases que se dividen entre los que mandan (Comandantes y Señoras) y las que obedecen (Criadas) Teniendo en cuenta que más de la mitad de la población de este Estado es estéril, procrear en un logro. Y como lo importante es tener niños sanos con los que poder seguir aumentando la población, las mujeres jóvenes y fértiles son reclutadas como Criadas. Y para que todo el mundo tenga claro cuál es su condición social, siempre van vestidas de rojo con una especie de cofia blanca y sometidas a unas rigurosísimas medidas de seguridad, alimentación e incluso pensamiento. Porque sí, está prohibido pensar. Y recordar.


Esta sociedad ha olvidado lo que fue en un pasado. Ha olvidado las fiestas, el alcohol, el tabaco, la libertad femenina, el decidir por uno mismo, el ser libre y feliz. Todos están sometidos a unas reglas tan rígidas que aquel o aquella que se salga de las mismas está condenado al destierro y a ser catalogado como un ser inservible. O incluso, a la muerte.

¿Cuál es el papel de las Criadas? Tener hijos sanos con sus Comandantes. Y para eso, cada una de ellas es destinada a una familia en la que la Señora es incapaz de tener hijos. La Criada es invisible para ellos, excepto en los días en los que es posible una fecundación. Ese día, la Criada es protagonista junto a su Comandante y a su Señora a un acto de lo más vejatorio.

Pero no olvidemos que se trata de personas. Y que el pensamiento, digan lo que digan, es libre. E igual pasa con los sentimientos. Aun sometidos y de apariencia fría, cualquier persona tiene sus propios sentimientos hacia determinadas personas e incluso actuaciones.

Así que en realidad las Criadas no son tan invisibles y esto puede llegar a ser peligroso. En ansía por tener un bebé puede hacer que las Señoras cometan actos de celos o de complots poco recomendables. Los Comandantes pueden llegar a ver y sentir más allá de una simple Criada y éstas pueden rebelarse en contra de una existencia denigrante.

De la protagonista de la historia no conocemos nada. Solo que tuvo familia que intentó huir con ella fuera de las fronteras de Gilead y, obviamente, no lo consiguió.

Aunque es una novela que se lee sin dificultad y la trama es sugerente, no es una novela que me haya encantando. Cierto es que la sociedad que describe da miedo y que presenta un futuro muy negro, pero el género de la distopía no es lo mío y me cuesta meterme en las lecturas.

Quizás sea por ese mismo género, pero la narrativa de la autora me ha parecido densa.

El  cuento de la criada es una novela que nos muestra una sociedad que esperemos nunca llegue a materializarse. Una sociedad sin libertades, de gente sin voz y totalmente sometida.

  • Imágenes tomadas de Google 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

-No publicaré comentarios que incluyan invitaciones a otros blogs. Si me interesa vuestro espacio, no os preocupéis que ya os seguiré.No hace falta que me lo digáis...

-No publicaré comentarios que contengan algún tipo de enlace ni aquellos que se basen en el "si me sigues, te sigo"

- Si queréis hablarme de vuestras obras, tenéis un email al que dirigirse. No publicaré ningún comentario de promoción.

-Siempre respeta las opiniones de los demás, si no tu comentario quedará eliminado antes de publicarse.