miércoles, 5 de abril de 2017

Largo haiku para un viaje


Título: Largo haiku para un viaje

Autor: Susy Calcina Nagai

Género: Drama

Edición: Algón Editores, 2013; Colección Añil, 7

Número de páginas: 330

ISBN: 978-84-940768-7-9


Sinopsis…

El primer error que cometí fue dejar de llamarme Jaruko. Cuando la gente se enamora es capaz de perder hasta el nombre. Ese fue mi caso.

Lujo, aristocracia, guerra, pasión, hambre, amor, soledad, se unen en este relato de la vida de una mujer extraordinaria. Jaruko, o Anna Rosso, nos invita a la historia de su pasado a una travesía tan apasionante como conmovedora. Un viaje al pasado, recorriendo ciudades como Nagasaki, Shangai, Los Ángeles o Siracusa, ante el horizonte infinito de tres océanos y dos mares, viviendo los contrastes y penalidades en tres continentes, hasta el puerto de la Guaira en Venezuela, que será la puerta de entrada a un destino definitivo. Ese final de una vida en Barquisimeto, la ciudad venezolana de los crepúsculos.


Sobre el autor…

Susy Calcina Nagai, escritora venezolana de origen ítalo-japonés. Nació en Tientsin, China. Pocos meses después de la expulsión de los japoneses de China, tras un largo y penoso viaje a través de medio mundo, vivió gran parte de su infancia en Siracusa, Italia. En los años 50, su familia y ella llegaron a Barquisimeto, Venezuela, donde fijaron su residencia.

Licenciada en administración de empresas, fue hasta mediados de los años 80 asesora de la Contraloría General de la República de Venezuela.


Mi opinión…

Tengo este libro en casa desde que salió publicado y me lo mandó la editorial. Como suele pasar cuando acumulas tantas cosas, al final no te acuerdas de que lo tienes hasta un buen día que reparas en él. Y como me he propuesto leer lo que realmente me apetezca y en el orden que quiera, por fin le ha llegado la oportunidad a esta novela.

Los protagonistas de esta historia son Jaruko Nakayama, una joven japonesa, y Antonio Rosso, un italiano. Los dos se conocen en Shaigon (China). El padre de Jaruko es un alto militar japonés (hay que recordar que en estos momentos los japoneses controlan gran parte de China) destinado a este país, mientras que Antonio ha llegado hasta tierras orientales debido a fines políticos (estamos en la década de los años 30 y en este momento, Japón, Italia y Alemania han firmado el Pacto Anti-Komintern con el que buscan frenar el avance del comunismo) ya que el joven se encuentra realizando el servicio militar.

Y como el amor no entiende ni de nacionalidades, ni de idiomas, ni de religión ni de costumbres, Jaruko y Antonio inician una relación sentimental que va a suponer una serie de cambios, profundos cambios, en la vida de los dos.

Y es que pronto se dan cuenta de los distintos que son. Antonio tiene una mentalidad más cerrada, conservadora e incluso se podría decir que machista; mientras que Jaruko es más abierta, proviene de una familia de clase alta y ha tenido la opción de estudiar y de dirigir su vida más allá de ser un ama de casa y madre. Estas diferencias son palpables desde el principio, pero el amor que se profesan hará que las vayan superando poco a poco.

La línea temporal de la novela abarca desde la década de los años treinta hasta los noventa del siglo pasado. Los acontecimientos históricos que vivirán nuestros protagonistas son numerosos, como el estallido de la II Guerra Mundial y las consecuencias que ésta conllevará o la oleada de inmigración que se produjo tras el conflicto bélico, desde la década de los cuarenta, hacia tierras americanas. Porque si hay algo que viven los Rosso-Nakayama es el continuo transitar de un país a otro, de un continente a otro en busca de una vida más tranquila para ellos y para sus cinco hijas.

Y es aquí donde de nuevo se pueden apreciar las diferencias culturales y de carácter de los dos esposos. Mientras parece que Antonio se toma este periplo de una forma más “centrada” (aunque pasa situaciones muy malas), Jaruko (desde que se casó y se convirtió al catolicismo, será Anna) es quien realmente se lleva la peor parte. Y es que la sensación de desamparo, de desarraigo y de estar en tierra de nadie que tiene es enorme. Porque Jaruko-Anna ha perdido todo. Por perder, ha perdido a su familia y no sabe si sus padres sobrevivieron al bombardeo de Nagasaki. Esa angustia que vive Jaruko-Anna se transmite al lector, o al menos ese ha sido mi caso, y está presente durante toda la novela.

Si leemos la breve biografía de la autora y vemos que al final de la novela hay un par de páginas con fotografías familiares, será fácil enlazar que estamos ante una novela autobiográfica. Algo que me ha gustado mucho porque es digno honrar la historia de nuestros padres o abuelos y más si éstos han pasado penalidades por darnos un futuro mejor.

El único pero que le puedo a dar a la novela es el final. Me ha parecido un poco precipitado, los hechos se han ido narrando de forma muy rápida y algunos de ellos poco tenían que aportar a la historia. Pero como se trata de una novela de recuerdos familiares y personales por parte de la autora, es de entender que esto suceda. La narración es fluida aunque en algunas ocasiones, y debido a que la autora es sudamericana (o al menos ha pasado gran parte de su vida allí) emplea un tipo de lenguaje que a los españoles nos puede resultar un poco chocante. Aún así, es fácil deducir lo que está diciendo.


Largo haiku para un viaje es una novela que aunque en un principio no entra por los ojos, a mí por lo menos es lo que me pasó, merece la pena ser leída. Susy Calcina nos ofrece la oportunidad de conocer un poco más a esas personas que tienen que abandonarlo todo y emprender una nueva vida, la cual se ofrece de manera oscura e incierta en la mayoría de los casos.  Una bonita historia familiar con altas dosis de sentimentalismo. Una bonita novela que sorprende por su sencillez y su continua emoción. Una gratificante lectura. 

  • Agradezco profundamente a la editorial el envío de un ejemplar de esta novela para leer y reseñar.
  • Imágenes tomadas de Google 

1 comentario:

  1. Desde luego, lo mejor de esta novela fue saber que era autobiográfica. Pero la historia se me hizo un poco pesada en algunos puntos.
    Me alegro de que hayas tomado la decisión de leer lo que realmente te apetezca ^^ Es lo mejor cuando hablamos de hobbys.
    Un beso!

    ResponderEliminar

-No publicaré comentarios que incluyan invitaciones a otros blogs. Si me interesa vuestro espacio, no os preocupéis que ya os seguiré.No hace falta que me lo digáis...

-No publicaré comentarios que contengan algún tipo de enlace ni aquellos que se basen en el "si me sigues, te sigo"

- Si queréis hablarme de vuestras obras, tenéis un email al que dirigirse. No publicaré ningún comentario de promoción.

-Siempre respeta las opiniones de los demás, si no tu comentario quedará eliminado antes de publicarse.