miércoles, 22 de mayo de 2019

Melocotones helados



Título: Melocotones helados

Autor: Espido Freire

Género: Drama

Edición: Planeta, 2000

Número de páginas: 328

ISBN: 978-84-03370-0


Sinopsis…

Elsa, una joven pintora, se ha visto obligada a abandonar su casa ante unas amenazas de muerte de las que desconoce la razón, y marcha a otra ciudad a vivir con su abuelo. En esa suerte de exilio que nadie desea tomar en serio, Elsa se adentra en las intricadas relaciones humanas, que había descuidado para dedicarse a la pintura, y se mueve entre la propia historia de su familia y, sobre todo, la de una prima con la que comparte nombre y apellidos.

De este modo, se enfrenta a su fragilidad, a los errores, a la mezcla de identidades, a vivir una vida equivocada sin saberlo. ¿Es posible que incluso al morir se produzcan confusiones?


Sobre el autor…

Espido Freire nació en Bilbao en 1974. Desde niña estuvo en contacto con el mundo musical, especialmente la música antigua. Estudió Filología Inglesa en la Universidad de Deusto, donde fue responsable de diversas actividades culturales literarias. Su primera novela, Irlanda (Planeta, 1998) fue muy bien acogida por la crítica y los elogios se repitieron con Donde siempre es octubre.
Melocotones Helados es la novela con la que ganó el Premio Planeta del año 1999.


Mi opinión…

Ya llevaba mucho tiempo queriendo leer alguna novela de Espido Freire, una autora que sigo a través de una red social y que me parece una maravillosa persona.

Así que para estrenarme con su prosa, que mejor que hacerlo con la ganadora del Premio Planeta del año 1999, Melocotones helados. De paso también leo un Premio Planeta, algo que me gusta hacer de vez en cuando ya que mi propósito es llegar a leerlos todos.

La novela se centra en una familia, en su historia. Más concretamente, en la historia de las tres Elsas, tía y sobrinas. Porque ellas solo tienen en común el nombre, pertenecer a la misma familia y ser poseedoras de secretos.

Como la primera Elsa quien desapareció de niña y nunca más se supo de ella. Elsa dejó a su familia sin amparo ni consuelo y con la obligación de seguir adelante sin ella. Y además, dejó el legado de su nombre a sus futuras sobrinas, quienes nacen con el misterio de qué paso con la niña Elsa implícito en sus nombres.

Elsa grande, la mayor de las primas, tiene una vida apacible, sin grandes sobresaltos. Hasta que un día, esta joven pintora comienza a recibir amenazas de muerte sin un sentido aparente que hacen que tome la determinación de abandonar todo (su casa, su novio, su familia, su ciudad) y se traslade hasta el pueblo en el que vive su abuelo y de donde es su familia. Allí Elsa grande irá conociendo un poco más a ese abuelo y a la historia de su familia tan desconocida para ella.

Y entre quienes le son auténticos desconocidos se encuentra su prima Elsa. Elsa pequeña para la familia y que tiene una vida tan turbulenta como misteriosa. Vida y misterios que se convertirán en su cruz ya que la chica está metida en un problema muy gordo.

Poco más voy a contar de la trama. Melocotones helados, cuyo título tiene una explicación y se da en la propia lectura, es una novela de lectura ágil, narrativa amable y seductora que hace que la novela se lea en nada. Además, conserva esos rasgos necesarios para hacer que el lector se quede atrapado en la historia y quiera saber qué pasa con cada una de las tres Elsas y con las personas que las rodean. 

Como el abuelo Esteban, para quienes las tres Elsas de su vida son auténticas desconocidas. O la relación entre Carlos y Miguel, hermanos, hijos de Esteban y padres de las Elsas. Hermanos, rivales y casi desconocidos. Carlos guarda un secreto desde hace años que lo va a acompañar toda la vida y que a mi entender, es una prueba más de lo incomprensible de algunas acciones humanas.

No me ha defraudado esta lectura. El hecho de seguir a su autora, llegar a interactuar muchas veces con ella (es una persona muy amable, simpática y educada) hacía que “temiese” encontrarme con una novela, una prosa, que no me convenciese. Pero no ha sido así y Melocotones helados es una novela que merece la pena leer.


3 comentarios:

  1. Pues la tengo en mi estantería esperando desde hace unos cuántos años. Me has dado un buen empujón.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Me encanta el título. Tomo nota de la recomendación, que no lo conocía.

    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Uno de mis eternos pendientes...

    Besotes

    ResponderEliminar

-No publicaré comentarios que incluyan invitaciones a otros blogs. Si me interesa vuestro espacio, no os preocupéis que ya os seguiré.No hace falta que me lo digáis...

-No publicaré comentarios que contengan algún tipo de enlace ni aquellos que se basen en el "si me sigues, te sigo"

- Si queréis hablarme de vuestras obras, tenéis un email al que dirigirse. No publicaré ningún comentario de promoción.

-Siempre respeta las opiniones de los demás, si no tu comentario quedará eliminado antes de publicarse.