miércoles, 20 de diciembre de 2017

Muertes de sobremesa


Titulo: Muertes de sobremesa

Autor: David Jiménez “El Tito”

Género: Novela negra, Policíaca

Edición: ACEN Editorial, 2016

Número de páginas: 354


Sinopsis…

¿Puede un asesino en serie, después de dieciocho años, regresar y convertir a sus víctimas en verdugos?

El inspector Marcial Lisón, un peculiar policía cuyo único amigo de verdad es su inseparable galgo, se verá obligado a retomar una investigación que le explotó en la cara cuando, a mediados de la década de los noventa, tan solo era un simple agente a las órdenes del inspector Villanueva. Cuando Lisón ve el cuerpo desnudo de Enma, la mujer de Villanueva, sentado frente a la mesa de la cocina, con dos tazas de café y el dedo anular amputado, ya sabe que el asesino del café ha vuelto.

La enrevesada investigación, que obliga a negociar con los recuerdos más ocultos de su mente, conducirá a Marcial a descubrir que su relación con el asesino del café trasciende más allá de lo meramente profesional.

El asesino del café no es sólo un caso sin resolver del pasado, sino su pasado sin resolver.


Sobre el autor…

David Jiménez Martínez es un joven escritor cartagenero nacido en 1978. Licenciado en Biología, actualmente se dedica a trabajar en Vigilancia Aduanera con el objetivo de combatir el fraude fiscal y el tráfico de drogas.

Actualmente vive con su familia en el Grao de Castellón.

Además de escribir varios relatos en antologías, es autor de Muertes de sobremesa y de Inspector Solo, ambas protagonizadas por el comisario Marcial Lisón.


Mi opinión…

Llegué a esta novela por pura carambola pues ni la conocía ni conocía a su autor. Pero gracias a la aventura emprendida hace unos meses con el grupo #SoyYincanera, pude estrenarme con un autor y un personaje dignos de conocer. Porque si hay algo, o más bien alguien, que destaca en la novela es Marcial Lisón. Todo un personaje.

Marcial Lisón, cuarentón y muy bien parecido, es un inspector de la policía nacional de Cartagena. Antisocial, excesivamente temperamental, huraño y, en apariencia, sin una pizca de sensibilidad.  Y digo en apariencia porque Marcial sí tiene su corazoncito, ocupado por el que es su gran amor: su perra Sola.

Lisón participó, veinte años atrás, en la investigación del llamado "asesino del café", un criminal que mató a dos mujeres  siguiendo un macabro ritual: las deja desnudas, en actitud de estar tomando café en la mesa de su casa y con el dedo anular cortado.

Ahora, transcurrido ese tiempo, parece que el asesino ha vuelto a actuar y la víctima resulta ser la esposa de unos de los inspectores que llevó el caso años atrás.

¿Qué busca el asesino del café con esta reaparición? ¿Se trata realmente del mismo criminal? ¿Por qué ha permanecido dos décadas sin actuar?

Junto a Lisón, encargado de encontrar al asesino, se encuentra la agente Zoe Ochoa una joven que consigue aplacar la ira interna (y externa porque cuando se le cruzan los cables arrasa con todo) del inspector. Unai Miralles es el otro inspector que forma parte de la plantilla y que además, es el centro del odio de Lisón. La relación entre Lisón y Miralles es tan tensa que en más de una ocasión terminan a puñetazo limpio.

La novela es puramente policíaca. Tanto por la trama como por el personaje de policía atormentado que es insoportable a nivel personal pero muy eficiente a nivel laboral. Marcial Lisón me ha gustado mucho por ese mismo motivo, su enorme capacidad como profesional y su tormento interior que llega a dominarle a él a menudo. Es un personaje complejo en apariencia, difícil, insoportable, arisco…pero que una vez que se va tratando se llega a descubrir al verdadero Marcial Lisón. El autor ha conseguido crear un buen personaje, muy completo.

Lisón tiene una fiel confidente, alguien que lo escucha en silencio pero que es capaz de orientarlo: su galga Sola. Quizás al ser yo también una amante de los animales, adoro a los perros, me ha gustado tanto el personaje del inspector porque entiendo perfectamente ese amor persona-animal.
La trama es adictiva. Nos mantiene en vilo hasta el final y durante la misma se producen una serie de giros inesperados que nos dejan con la boca abierta.

Muertes de sobremesa es una novela que merece la pena leer. Los personajes son reales, los hechos que narra también y conocer al inspector Marial Lisón es todo un gusto. Así que sin dudarlo, os recomiendo esta ágil y trepidante novela negra con la que sin lugar a dudas vais a disfrutar. La podéis comprar AQUÍ y también podéis haceros con la segunda novela del autor que también tiene al mismo personaje : Inspector Solo.


  • Imágenes tomadas de Google 
  • Datos de la biografía del autor, tomados de su página web http://davidjimenezeltito.es/
  • Datos de la sinopsis de la novela, tomados de la ficha de Amazon 





No hay comentarios:

Publicar un comentario

-No publicaré comentarios que incluyan invitaciones a otros blogs. Si me interesa vuestro espacio, no os preocupéis que ya os seguiré.No hace falta que me lo digáis...

-No publicaré comentarios que contengan algún tipo de enlace ni aquellos que se basen en el "si me sigues, te sigo"

- Si queréis hablarme de vuestras obras, tenéis un email al que dirigirse. No publicaré ningún comentario de promoción.

-Siempre respeta las opiniones de los demás, si no tu comentario quedará eliminado antes de publicarse.