miércoles, 30 de noviembre de 2016

Relatos de fantasmas


Título: Relatos de fantasmas

Autor: VVAA

Edición: Edimat, 2004

Colección: Eclipse

Número de páginas: 159

ISBN: 8-9764-635-5


Sinopsis…

Compilación de relatos de fantasmas y seres sobrenaturales, de varios autores (como Washington Irving, Edgar Allan Poe, Bécquer…) a cargo de Carter Scott.


Mi opinión…

No es la primera vez que hago una reseña de relatos de esta colección, la cual salió hace años con un periódico de tirada nacional. No tengo la colección completa, pues sólo adquirí los ejemplares que más me llamaban la atención. Pero creo que con el tiempo, la completaré. Todos los relatos que he leído hasta ahora me han gustado mucho.

En esta ocasión, os traigo una serie de relatos protagonizados por fantasmas, diablos y seres de ultratumba. A lo largo de trece relatos, de variada extensión, nos iremos encontrando con estas energías o seres del Más Allá que ponen los pelos de punta cada vez que hacen acto de presencia. 

Todos los autores, excepto Manuel Yáñez, son del siglo XIX. Así que estamos ante una serie de relatos que se podrían encuadrar dentro del Terror Gótico.

El primer relato lleva por título La sombra de la guillotina y su autor es Washington Irving. El titulo original de este relato es el de Historia de un estudiante alemán. Nos trasladaremos hasta el París del s.XVIII, donde un doctor nos cuenta la historia de un estudiante de origen alemán que ha fallecido en un manicomio después de haber experimentado un hecho inexplicable. Y es que el muchacho se enamoró perdidamente de una joven que resultó ser otra cosa…como para no acabar trastornado…

Edgar Allan Poe es el segundo autor y nos cuenta, en Al borde el infierno, la historia de Arthur S. Nordon, un viudo al que le mortifica el espíritu de su esposa fallecida, Morella, y que busca la solución en un extraño experimento médico.

Manuel Yáñez es el único autor español, y contemporáneo, en esta recopilación de relatos. Nos trasladará hasta el Salvaje Oeste americano en el relato 68 veces cobarde y de la mano de Wild Bill Haycox, un temido pistolero que en realidad no es más que un simple cobarde. Una muestra de que esa cobardía y las malas acciones se pagan, ya que a Haycox le dan su escarmiento nada más y nada menos que sesenta y ocho cadáveres…sus víctimas…

Relatos de espectros, El crimen invisible y Un engendro pequeño y blanco son obra de Catherine Crowe y todas ellas tienen en común tener como protagonista a una casa encantada y a unos moradores aterrorizados por ello.

Don Rodrigo, último rey visigodo, y sus múltiples atropellos hacia sus súbditos, es el protagonista del relato del Marqués de Sade, La torre encantada. El monarca tendrá que rendir cuentas de sus malas acciones a través de una serie de hechos que culminarán con su derrota ante los invasores musulmanes.

El octavo relato es uno que me ha llenado de nostalgia: Maese Pérez, el organista, de Gustavo Adolfo Bécquer. Y me ha llenado de nostalgia porque lo leí hace muchos años, en el Instituto, dentro de la edición de Leyendas. En esta ocasión nos trasladaremos hasta Sevilla, concretamente a la iglesia de Santa Inés donde Maese Pérez toca el órgano de tal forma que su espíritu queda eternamente unido al lugar. Una historia que no me canso de leer.

Jugar con el Diablo puede resultar caro, y si no que se lo pregunten a Thibau, el protagonista de Las aventuras de Thibau de la Jaquiére, de Charles Nodier. Este joven, arrogante, sinvergüenza y egoísta no duda en poner a prueba al mismísimo Satanás y recibe su merecido.
Heinrich Heine nos trae el décimo relato: El doctor Saúl Ascher, galeno que, tras fallecer,  se le aparece a un amigo con determinadas intenciones.

La noche más oscura que nos podamos imaginar nos la trae Guy de Maupassant con su relato La noche. En él, el protagonista del mismo deambula por un París totalmente a oscuras, sin rumbo y con la angustiosa sensación de que está totalmente solo en el mundo y a merced de las terroríficas criaturas de la noche.

En Asedio a la Casa Roja, John Sheridan Le Fanu nos cuenta cómo una mano, una sola mano, es capaz de aterrorizar a todos los habitantes de la vivienda. ¿De quién es esa mano y qué es lo que busca?

El último relato es, quizás, el que más me ha gustado. El burgomaestre embotellado, de Emile Erchmann y Alexandre Chatrian, nos habla de una curiosa relación entre espíritus y el vino. La conexión, la encontraremos al final del relato; así como la curiosa, y natural, forma con la que el protagonista de la historia se deshace de su peculiar situación.

Trece relatos que leen de forma fácil y que nos mantienen pegados a sus líneas. Una lectura ágil, de lectura amena y rápida con la que nos introduciremos en el terror del siglo XIX. Terror totalmente distinto al de hoy en día, pero que a mí, por lo menos, me gusta más.


  •  Imágenes tomadas de Google 

4 comentarios:

  1. Los relatos no son lo mío, me cuesta horrores leer un libro de este tipo.

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Yo también tengo este libro por casa, no recordaba ni de dónde había salido, jajajaja. Lo leí en su momento y me pareció muy entretenido.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Ni lo relatos ni los fantasmas son para mi. En esta ocasión lo dejaré pasar. Un beso ;)

    ResponderEliminar
  4. tiene una pinta genial y en estas fechas pegan tela.

    ResponderEliminar

-No publicaré comentarios que incluyan invitaciones a otros blogs. Si me interesa vuestro espacio, no os preocupéis que ya os seguiré.No hace falta que me lo digáis...

-No publicaré comentarios que contengan algún tipo de enlace ni aquellos que se basen en el "si me sigues, te sigo"

- Si queréis hablarme de vuestras obras, tenéis un email al que dirigirse. No publicaré ningún comentario de promoción.

-Siempre respeta las opiniones de los demás, si no tu comentario quedará eliminado antes de publicarse.