viernes, 22 de julio de 2016

Kabul


Título: Kabul

Autor: M. E. Hirsh

Edición: Belaqva, 2006

Número de páginas: 620

ISBN: 84-96326-82-9


Sinopsis…

En verano de 1973, cuando el último rey afgano es depuesto del trono, la familia de Omar Anwari, leal ministro del gobierno, se desgaja al mismo tiempo que el país. Catherine, su esposa estadounidense, pasa siete turbulentos años luchando por mantener unida a la familia; Mangal, el primogénito, rompe con su padre por fidelidad a su conciencia política; Saira, la hija que vive en Nueva York, se desgarra entre dos culturas; Tor, el menor y el más apasionado de los tres, crece y se convierte en el más valiente de los hermanos.

Kabul, una epopeya sobre la guerra civil, intriga política y tragedia familiar, compone un retrato épico, conmovedor y profundo de una nación orgullosa sumida en el más absoluto caos. En ella, un puñado de afganos con diferentes intereses nos ofrecen muchos puntos de vista, desde el fundamentalismo islámico hasta la tendencia socialista de muchas mujeres cultas que luchan por sus derechos. En definitiva, un relato adictivo de acción y suspense.


Sobre la autora…

M. E. Hirsh ha publicado artículos en Boston Globe, The Washington Post y Los Angeles Times, sobre temas tan diversos como Afganistán y la América indígena entre otros. Ha publicado anteriormente Dreaming Back y actualmente está trabajando en su próxima novela.


Mi opinión…

Hoy os reseño un libro histórico que me ha dejado un sabor agridulce. Se trata de una novela que viene avalada por grandes escritores (como Ken Follet o Doris Lessing) pero a mí no me ha convencido del todo. Y ese pero tiene un “culpable”: la narración.

La historia arranca en el año 1973. Los protagonistas son la familia Anwari, el padre, Omar, es ministro del rey Mohammed Zahir, último rey de Afganistán, quien es depuesto por su primo y cuñado, Mohammed Daud Kan el cual, a través de un golpe de Estado, proclama la República de Afganistán.

Tras este cambio radical de gobierno, sucedido en julio (concretamente el 17 de ese mes) de 1973, la familia de Omar Anwari vive una grave situación. No sólo se cambian los esquemas políticos del país, si no que los esquemas familiares también sufren un importante cataclismo. Máxime cuando se sepa que, horas antes de la imposición del nuevo régimen, Omar dimite como ministro. Esa duda, si realmente Omar estaba al tanto de lo que iba a suceder, nos acompañará durante toda la novela y hará que sintamos una cierta reserva hacia este personaje pues a pesar de ser alguien que parece haber sido leal a sus convicciones políticas no está claro de que así sea.

Como decía, no sólo se rompe la armonía del país. Los Anwari también viven un proceso de cambio y de desintegración que comienza cuando el mayor de los hijos, Mangal, apoye de forma abierta, tanto que incluso forma parte del gobierno republicano, el nuevo cambio. Junto a él estará su valiente esposa, Roshana. Mangal es consciente de que su familia puede crearles problemas, así que se encarga personalmente de exiliar a sus dos hermanos. Saira vivirá en Nueva York, donde ocupará un importante cargo dentro de ONU; mientras que Tor será enviado a Moscú. Desde allí, el muchacho se moverá entre módulos de resistencia anticomunista y se meterá en algún que otro problema. Catherine, la esposa de Omar y madre de los chicos, de origen estadounidense, hará todo lo posible porque su familia vuelva a ser la misma de siempre.

A nivel histórico, ya sabemos que el golpe de Estado, que pretendía introducir ciertas mejoras en el país que no se llevaron a cabo debido, en parte, por el autoritarismo del presidente, fracasó. En abril de 1978, Mohammed Taraki asume el poder, quien permite que la influencia comunista de la URSS sea cada vez más patente en el país. Tal es esta influencia que incluso se llega a firmar un tratado en el que la URSS podía intervenir militarmente en Afganistán si lo consideraba necesario. Finalmente, la situación desembocará en una cruenta guerra civil (desde 1978 hasta 1992) que terminó por arrasar un país floreciente.

Esta novela que hoy os traigo se centra entre los años 1973 y 1978. Estructurada en cuatro partes, la primera nos pone en situación y las tres restantes tiene como protagonista a cada uno de los hijos Anwari. Porque no es lo mismo hablar de una situación estando cada uno en una parte del mundo. Mangal nos ofrecerá su visión dentro del propio Afganistán y veremos cómo se decepciona con aquello que creía, mientras que sus hermanos, cada uno a su manera, contemplarán desde la distancia el hundimiento de su país. Mientras Saira se limita a lamentarse y poco hace, más bien termina metiendo la pata, Tor se muestra más rebelde y participa de forma activa en los sucesos.

No conocía mucho sobre la historia de Afganistán, tan solo lo justo. Y esta novela, a pesar de que no me ha convencido mucho, me ha enseñado cosas interesantes. Este país asiático, en 1973, vivía su época de Oro. Época que terminó de forma abrupta con los hechos que narra la novela y que supuso un retroceso importante para la población del país. Si ahora mismo hablamos de uno de los países más pobres del mundo, en esta época Kabul, la capital, era una floreciente ciudad universitaria, con profesorado internacional.

La autora nos muestra, a través de los personajes de Roshana y de Karima, la lucha de muchas mujeres por tener su lugar en el mundo. No hace falta que diga, pues tristemente lo sabemos, que esto no ha sucedido y que la situación de las mujeres ahora mismo en Afganistán es pésima.

Os preguntaréis cómo es posible que, con semejante reseña que me ha salido, el libro no me haya convencido. La explicación es esta: la narración. No me ha gustado nada la forma de escribir de la autora. La lectura se me ha hecho densa, aburrida, muy aburrida. Tenía la sensación de no avanzar nada y cuando veía que la cosa iba pillando ritmo, de pronto me encontraba con otro escenario o suceso distinto. No sé si será una percepción mía o es que la autora escribe así, pero me daba la sensación de ir a trancas y barrancas y no leer de una manera fluida. El libro me ha costado mucho tiempo poder terminarlo y es ahora, mientras escribo mis impresiones, cuando me estoy dando cuenta de que la historia en sí no está mal, es una novela muy interesante que habla de la desintegración de un país sólido representado en la desintegración de una familia sólida.

Para ir terminando, es una novela que os recomiendo. Eso sí, leerla con calma y con paciencia porque la narración no ayuda. A pesar de eso, la recomiendo. Al fin y al cabo, se trata de conocer a un gran desconocido y que, por desgracia, ocupa tiempo en los informativos por su lenta agonía: Afganistán.


  • Imágenes tomadas de Google 

4 comentarios:

  1. Como ahora mismo no tengo calma ni paciencia mejor la descarto. No es un buen momento. Un beso ;)

    ResponderEliminar
  2. Parece una lectura densa, pero el contenido tiene que ser muy interesante, así que gracias por la recomendación.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. El argumento parece interesante pero lo que comentas sobre la narración no invita a leerlo.

    ResponderEliminar
  4. ¡Wow! Nunca he tenido la oportunidad de leer una novela relacionada con esa región. Me ha gustado tu reseña y parece tener el tipo de historia que me suele enganchar, aunque ese "pero" que le pones me hace echarme un poco para atrás y si a éso se le suman las mas de 600 páginas... aún así espero poder hacerme con el libro.

    Saludos.

    ResponderEliminar

-No publicaré comentarios que incluyan invitaciones a otros blogs. Si me interesa vuestro espacio, no os preocupéis que ya os seguiré.No hace falta que me lo digáis...

-No publicaré comentarios que contengan algún tipo de enlace ni aquellos que se basen en el "si me sigues, te sigo"

- Si queréis hablarme de vuestras obras, tenéis un email al que dirigirse. No publicaré ningún comentario de promoción.

-Siempre respeta las opiniones de los demás, si no tu comentario quedará eliminado antes de publicarse.