lunes, 30 de noviembre de 2015

Crucero Reina Mercedes : de la Armada española a la US Navy


Título: Crucero Reina Mercedes: de la Armada española a la US Navy

Autor: Javier Yuste

Edición: Nowtilus, 2014 (Colección Tombooktu Historia)

Número de páginas: 283

ISBN: 978-84-15747-29-1


Sinopsis…

Muchos barcos de guerra tienen una historia apasionante y el crucero Reina Mercedes es uno de ellos. Nacido para honrar a la reina María de las Mercedes, esposa de Alfonso XII, combatirá con valor en las aguas de Cuba contra la flota americana, pero tendrá un silencioso y pacífico papel que cumplir muchos años después


Sobre el autor…

Javier Yuste González, nacido en Gernika-Lumo (1980), reside actualmente en la ciudad de Pontevedra. Licenciado por la Facultad de Derecho de la Universidad de Deusto es, además, asiduo colaborador de la Revista General de la Marina y de otras revistas en formato papel y digital, como son el blog de literatura histórico-militar-naval Novilis, Historia Rei Militaris, Todos a babor o Ares Enyalius.

Su bautismo de fuego en el mundo de la novela lo protagonizó en 2012 con la publicación de su primera obra de ficción: Los últimos años de mi primera guerra. Asimismo, es responsable del veterano blog El navegante del Mar de Papel, con más de siete años surcando la red.


Mi opinión…

Hoy os traigo una reseña de una obra de ensayo que lleva tiempo dando vueltas por casa. En esta ocasión, vamos a saber sobre uno de los barcos que nacieron a la sombra de lo poco que quedaba del que un día fue el gran Imperio Español.

El Reina Mercedes fue uno de los buques que se mandan construir a finales del s.XIX en España con la idea de renovar la más que obsoleta flota naval. El nombre de este barco, gestado como crucero de primera clase, se debe a la primera esposa del rey Alfonso XII, la amadísima Reina María de las Mercedes.

España vivía por aquel entonces una época de crisis con serios problemas en ultramar, relacionados principalmente con el comercio. Es por ello por lo que se decide dar un impulso a la flota naval del país, con la aprobación de la construcción de varios barcos. En 1880 se aprueba la construcción del Reina Mercedes, entre otras naves, para potenciar el ejército y la Armada con destino a las posesiones de ultramar. Junto al Reina Mercedes, se da luz verde a la construcción del María Cristina y del Alfonso XII.

En 1887 se produce la botadura del barco, el cual tardó tanto en construirse que cuando se inauguró ya era obsoleto.

La primera misión del barco fue la de recoger a la embajada española en Marruecos durante una grave crisis con ese país. Aunque el mayor protagonismo del barco se encuentra en Cuba. Hacia allí parte en 1895 con motivo de la insurrección, siendo testigo el 15 de febrero de 1898 de la voladura del Maine en el puerto de La Habana. A partir de este suceso, el Reina Mercedes asumirá un papel de defensa pero por poco tiempo. Y es que termina siendo hundido por los americanos, para desesperación del gobierno español.

Pero el barco tendrá una nueva vida. Tras ser rescatado por una empresa europea, los EEUU adquieren los restos de la nave, la reflotan y pasa a formar parte activa de su Armada. Hasta finales del s.XIX , momento en el que el Reina Mercedes pasará unos cuantos años amarrado en el puerto de Annapolis (Maryland) primero como buque-escuela y después, desde 1940, como barco-prisión.

En 1954, el Reina Mercedes será duramente castigado por el huracán Hazel. Tres años después, el 6 de noviembre de 1957, el Reina Mercedes es dado de baja por la Marina estadounidense después de cuarenta y cinco años de servicio. Aún a día de hoy, en la ciudad de Annapolis se recuerda la existencia de este buque.

Como veis, la vida de este barco fue de todo menos tranquila. Su nacimiento como medio de recreo para pasar a cumplir un papel defensa de una nación agonizante y la mayor parte de su existencia  como buque de una armada enemiga. Tan sólo su jubilación hizo que pudiera volver, aunque fuese de forma simbólica (se conserva la campana del barco en el patio del antiguo palacio del marqués de Santa Cruz, el actual Museo de la Marina de Viso del Marqués (Ciudad Real), ya que el barco fue desguazado) a su lugar de origen.

Se trata de una obra de ensayo muy bien documentada. Sólo hay que detenerse en el apéndice de la misma para darnos cuenta del magnífico trabajo de investigación del autor. En esta parte encontraremos los perfiles biográficos de los principales protagonistas de esta historia, una detallada cronología de la guerra Hispano-Estadounidense de 1898 y otros datos políticos y militares de interés.

Una exhaustiva obra sobre uno de los protagonistas de una etapa de la historia de nuestro país que significó el fin definitivo del gran Imperio Español.



  • Agradezco profundamente a la editorial el envío de un ejemplar de esta obra para leer y reseñar
  • Imágenes tomadas de Google 




Capítulos 61, 62 y 63 del Libro Segundo de don Quijote de La Mancha


Capítulo LXI: De la que le sucedió a don Quijote en la entrada de Barcelona, con otras [cosas] que tienen más de lo verdadero que de lo discreto

Durante tres días, don Quijote y Sancho estuvieron con Roque y los suyos, asombrándose se la vida intensa que llevaba el bandolero. Juntos emprenden el camino hacia Barcelona.

Cuando llegan a la ciudad, don Quijote y Sancho se separan de Roque.
Nuestros amigos se maravillan al ver por primera vez el mar y del gran ajetreo que se vive en la ciudad.

Se encuentran con el amigo de Roque quien ya sabe de la llegada de don Quijote y Sancho. Los reciben con algarabía y gozo, al fin y al cabo se trata del verdadero don Quijote de La Mancha.

Capítulo LXII: Que trata de la aventura de la cabeza encantada, con otras niñerías que no se pueden dejar de contarse

Don Antonio Moreno, así se llama el amigo de Roque que da cobijo a don Quijote y Sancho en Barcelona, resulta ser igual de “gracioso” y burlón que los duques pues apenas llegan sus anfitriones a su casa, no duda en ridiculizarlos y mostrar a don Quijote como si se tratase de un mono de feria.

Don Quijote está que no cabe en sí de gozo y no se da cuenta de que le toman el pelo. Sancho tiene que aguantar como lo llaman tragón y sucio, acusaciones que no le gustan ni a él ni al escudero.

Después de comer, don Antonio se lleva a solas a don Quijote a una habitación en la que tiene varias cabezas de bronce de emperadores. Allí, le cuenta al caballero su historia no sin antes hacerle jurar que guardará silencio sobre lo que le cuente. Y es que una de las cabezas fue creada por un hechicero, por lo que es capaz de responder la verdad a cualquier pregunta. Don Antonio le dice a don Quijote que al día siguiente, sábado pues los viernes la cabeza enmudece, podrá preguntarle lo que guste.

Don Antonio saca a don Quijote a pasear por la ciudad. El caballero, sin saberlo, lleva en su espalda colgado un cartel con su identidad por lo que él cree que la gente que lo señala o lo llama es porque lo conoce. Pero no todos lo reciben con agrado, algunos incluso lo insultan.

Por la noche, agotan a don Quijote con tanto baile en casa de don Antonio que prácticamente lo tienen que llevar en volandas hacia su habitación.

Llega el día en que se le puede preguntar a la cabeza de bronce. Don Antonio, junto con su esposa y otros amigos, todos compinchados, hacen ver que la cabeza responde.

Don Quijote le pregunta si es cierto lo que vio en la cueva de los Montesinos, si el castigo de los azotes de Sancho tendrá efecto y Dulcinea escapará de su encantamiento.

Sancho le pregunta si gobernará de nuevo y si verá a su familia. La respuesta de la cabeza no le satisface demasiado por ser obvia.

Dando otro paseo por Barcelona, don Quijote encuentra una imprenta y, maravillado, decide entrar para admirar este trabajo así como el de la traducción. Buscando entre los títulos, encuentra la Segunda parte del Ingenioso Hidalgo don Quijote de La Mancha, obra de un vecino de Tordesillas.

Don Quijote pide a don Antonio que lo lleve al puerto a ver las galeras, a lo que su anfitrión accede. No sin antes avisar a sus conocidos en el puerto de la próxima visita del caballero.

Capítulo LXIII: De lo mal que le avino a Sancho Panza con la visita de las galeras, y la nueva aventura de la hermosa morisca

Llega el día en el que visitan las galeras y como no, don Quijote y Sancho son recibidos con honores.

Honores que se transforman en tal frenesí de trabajo en cubierta que asustan a Sancho y don Quijote de tal manera que piensan si no es un error haber acudido allí.

En ese mismo momento, llega a puerto un barco con presos turcos. Llevan a un mozo turco que resulta ser una mujer cristiana, lo cual causa asombro a todos. La mujer pide ser escuchada antes de ser ajusticiada (se la considera culpable de la muerte de dos soldados cristianos)

Hija de moriscos, es llevada en contra de su voluntad a Berbería por unos tíos suyos, a pesar de ser católica practicante. La chica sabe que antes de partir, su padre escondió un tesoro. Junto a ella se hallaba don Gaspar Gregorio, joven con el que, al parecer, inicia un romance. Pero el rey, conocedor de la belleza de la muchacha, la hace llamar. Don Gaspar es un guapo mozo y la chica, sabiendo lo que le pasa a los muchachos guapos en aquellas tierras, decide presentarle como mujer para así evitarle problemas. El rey la autoriza a volver a España a buscar el tesoro y se embarca. Pero niega ser la responsable de la muerte de los dos soldados.

De pronto, aparece el padre de la muchacha (que se llama Ana Félix) y no es otro que Ricote, el amigo peregrino de Sancho quien ha regresado buscando a su hija.

Ana Félix queda perdonada y se va con su padre, no sin antes pedir que saquen de su escondite a don Gaspar.


Don Antonio decide acoger en su casa a Ana Félix y su padre 

viernes, 27 de noviembre de 2015

Capítulos 58, 59 y 60 del Libro Segundo de don Quijote de La Mancha


Capítulo LVIII: Que trata de cómo menudearon sobre don Quijote aventuras tantas, que no se daban en vagar de unas a otras

Una vez que don Quijote se ve libre de todo, especialmente de Altisidora, siente cómo sus energías caballerescas se renuevan.

Se encuentran con un grupo de labradores que están almorzando y custodian un valioso retablo. 

Las imágenes que le muestran a don Quijote corresponden a cuatro santos: San Jorge, San Martín, Santiago (aunque lo llama Diego Matamoros) y San Pablo en su caída del caballo.
Sancho, tras despedirse de los labradores, se maravilla de la sabiduría de su señor (quien les había dado su correspondiente charla sobre los santos a los labradores)

Comienza una charla entre don Quijote y Sancho en la que el primero le habla sobre el patrón de España o de otros temas más mundanos como es el amor. Y es que Sancho no entiende qué es lo que vio Altisidora en su señor… atractivo no es, lo miro uno por donde lo mire.

Sí, don Quijote reconoce que no es guapo físicamente, pero sí resulta atractivo en cuanto a espíritu. Y no todo el mundo se basa en el físico…

 En ello están cuando encuentran en medio del camino unas redes que don Quijote interpreta como una especie de venganza (puesto que están ahí para que quede atrapado en ellas) por no haber sucumbido a los amores de Altisidora. Así que allá va presto a acabar con este infortunio.

Pero de pronto salen dos hermosas pastorcillas que los invitan (primero a no romper las redes pues con ellas cazan pájaros) y después a acompañarles a su aldea, una especie de Arcadia.
Don Quijote acepta más que nada porque las chicas y parte de la aldea lo conocen a él y a Sancho, así como sus múltiples aventuras.

Preparan al caballero y a su escudero un banquete digno de dioses que don Quijote y Sancho agradecen profundamente. Tanto lo agradece don Quijote que necesita hacer algo especial por estas gentes… eso sí, se enfada muchísimo cuando Sancho les dice a los habitantes de la aldea que juzguen por ellos mismos si don Quijote está loco o cuerdo.

El ofrecimiento de don Quijote es defender a los habitantes de la aldea de cualquier malhechor. Y así lo proclama a voz en grito en mitad del camino.

Y ahí se queda, plantado como una seta en medio del camino esperando a quien enfrentarse.

Aparecen unos lanceros con unos toros, los cuales pasan literalmente por encima de don Quijote, Sancho, Rocinante y el pobre rucio (les habían avisado que se apartasen, pero don Quijote no hace ni caso) Cuando el atropello finaliza, caballero y escudero se sienten tan avergonzados que siguen su camino sin despedirse de los habitantes de la Arcadia.

Capítulo LIX: Donde se cuenta del extraordinario suceso, que se puede tener por aventura, que le sucedió a don Quijote

Superado el atropello de los toros, Sancho y don Quijote se dirigen a un claro donde hay agua clara para asearse.

Sancho tiene muchísima hambre, todo lo contrario que don Quijote quien se encuentra absorto en sus pensamientos. No soporta la idea de haber sido pisoteado por los toros, se siente tan humillado que prefiere morirse de hambre.

Don Quijote accede a comer y dormir un poco por consejo de Sancho, no sin antes recordarle que aún debe bastantes latigazos para cumplir los tres mil y desencantar a Dulcinea. Sancho dice que no hay prisa, que ya se los dará…

Cuando se despiertan de su siesta, emprenden de nuevo el camino. Llegan a una venta (menos mal que esta vez don Quijote no la confunde con un castillo) y deciden pernoctar en ella.

Cuando están cenando, don Quijote oye en la habitación contigua que están leyendo la Segunda Parte de don Quijote de La Mancha. Y se enfada mucho cuando oye decir que esa lectura es una pérdida de tiempo, pero dicen que él no está enamorado de Dulcinea…estalla en cólera.  Se enfada tanto que no duda en alzar la voz, con lo que lo oyen sus vecinos de posada. Éstos se presentan con el libro en la mano y detectan, junto a don Quijote, muchos errores en la obra.

Don Juan y don Jerónimo, así se llaman los vecinos de posada, terminan cenando con don Quijote. Para demostrar que el autor (un aragonés) del libro miente pues no cuenta la verdadera historia y aventuras de don Quijote, éste decide suspender su viaje a Zaragoza y dirigirse a Barcelona, lugar en el que también hay un torneo de justas.

Y así termina este capítulo. Sancho y don Quijote parten rumbo a Barcelona.

Capítulo LX: De lo que sucedió a don Quijote yendo a Barcelona

Camino de Barcelona, don Quijote y Sancho pernoctan el aire libre en una zona boscosa. 

Mientras Sancho duerme, don Quijote piensa. Y piensa que Sancho no hace nada por cumplir con el número de azotes impuesto para liberar a Dulcinea. Pues si él no hace nada, lo hará el caballero…porque… ¿no puede ser el mismo don Quijote quien le dé los azotes? L fin y al cabo, los azotes los tiene que recibir Sancho y así será.
A punto está de azotarle pero el escudero se percata de ello y lo evita. Terminan forcejeando, Sancho acaba encima de don Quijote y le hace prometer que no le azotará ya que lo hará él cuando crea conveniente.

De pronto se dan cuenta de que hay bandoleros ahorcados en los árboles, por lo que deben de estar cerca de Barcelona (es costumbre ajusticiar de esta forma a los delincuentes en esa zona)
Pero apenas les da tiempo a nada más pues pronto son rodeados por otro grupo de bandoleros (en este caso, vivos) El jefe de los bandoleros se llama Roque Guinart quien no oculta su asombro al tener delante de él a don Quijote.

Llega una chica con ropajes elegantes y masculinos que dice llamarse Claudia, hija de un buen amigo de Roque. La chica quiete que le ayude a huir a Francia pues le ha pegado dos tiros a un sinvergüenza que se ha aprovechado de ella y de su padre. Don Quijote se ofrece a remediar este entuerto, pero finalmente acuden todos a ver si don Vicente, que así se llama el supuesto sinvergüenza, está vivo o muerto.

Lo encuentran pero moribundo. Antes de morir, confiesa su amor a Claudia, su deseo de casarse con ella y que jamás la traicionó.

La chica, al ver lo que había hecho, entra en tal estado de histeria que nadie sabe qué hacer.
Roque ordena que lleven al difunto a su casa y Claudia dice que se va a recluir en un convento para pasar allí el resto de sus días.

Tropiezan con una comitiva que se dirige al puerto de Barcelona para embarcar rumbo a Italia. Roque les roba el oro, pero no todo. Se excusa por tener que hacerlo, pero se debe a su oficio de bandolero. Eso sí, es justo y roba lo necesario a la vez que proporciona un salvoconducto para llegar sano y salvo a su destino.


Sabiendo que don Quijote y Sancho se dirigen a Barcelona, manda unas cartas a un conocido suyo en la ciudad avisándole de que para allí se dirige el singular don Quijote de la Mancha. 

miércoles, 25 de noviembre de 2015

Cuentos de terror


Título: Cuentos de terror

Autor: Arthur Conan Doyle

Edición: Suma de Letras, 2002

Número de páginas: 189


Sinopsis…

La maestría literaria de Sir Arthur Conan Doyle (1859-1930) no se refleja únicamente en la archifamosa serie de Sherlock Holmes, el excéntrico gentleman eduardiano que elevó la pesquisa detectivesca a brillante manifestación de la inteligencia más sofisticada.
En estos seis cuentos de terror el autor escocés se nos revela también como un consumado maestro en el arte de contar historias en las que la intriga se asocia portentosamente con el estremecimiento del miedo y la sorpresa de lo insólito, todo ello con el único objetivo de mantener hipnotizada la atención del lector.


Sobre el autor…

Arthur Ignatius Conan Doyle (Edimburgo, 22 de mayo de 1859-Crowborough, 7 de julio de 1930 ) fue un escritor y médico británico, creador del célebre detective de ficción Sherlock Holmes. Fue un autor prolífico cuya obra incluye relatos de ciencia ficción, novela histórica, teatro y poesía.


Mi opinión…

No puedo decir que es el primer escrito que leo de este autor porque mentiría como una bellaca. Y es que fue durante mis años de colegio en el que tuve una profesora de Lengua Castellana a la que realmente le apasionaba la Literatura, la que nos dio a conocer a varios autores; entre ellos, Arthur Conan Doyle.

Obviamente, los escritos de este autor que leí en aquella época eran sobre las aventuras de Sherlock Holmes; libro que por cierto todavía conservo y que algún día intentaré reseñar.

Lo que no sabía es que este escritor había dejado otro tipo de historias más allá de las del célebre detective, y cuál fue mi sorpresa cuando vi que entre mis estanterías tenía otra obra suya…de terror.

En realidad se trata de una recopilación de seis cuentos de terror. Los hay que me han gustado más y menos, pero el tipo de terror es el que precisamente me gusta a mí : un terror psicológico.

El primer cuento se titula El espanto en las alturas y comienza con el hallazgo, en un campo de la campiña inglesa, de un manuscrito de Joyce-Armstrong quien narra una serie de muertes misteriosas ocurridas a pilotos de aviación. Este señor decide volar con su aeroplano y llegar al origen de estas desapariciones (los cuerpos presentaban signos de terror) y es que el piloto se hace una pregunta…¿realmente existen monstruos en la atmósfera?

El siguiente relato es El embudo de cuero y he de decir que es el que más me ha gustado. El protagonista nos cuenta la historia de un amigo suyo, Lionel Darre, quien tenía la afición de coleccionar objetos antiguos de lo más variopinto. Una noche, el protagonista pernocta en la vivienda de Darre y allí es donde le muestra su más preciado objeto : un embudo negro, enorme, con los bordes de latón, que era usado para torturar. Nuestro protagonista se presta a un experimento que consiste en dormir con el objeto en cuestión cerca. ¿Qué es lo que ve en sus sueños que lo aterra? ¿Fue real?

 La tercera historia, La catacumba nueva,  también me ha gustado bastante. Tiene como protagonistas a dos amigos arqueólogos, uno de ellos descubre una nueva e interesante catacumba en Roma y antes de dar a conocer el hallazgo, decide mostrársela a su colega. Pero… ¿realmente se trata de un interés profesional o hay algo más?

El caso de Lady Sannox es una historia de celos llevados a límites enfermizos. Lady Sannox es una conocida artista que mantiene un romance con Douglas Stone. Stone es médico y la misma noche en la que tiene una cita con su amada, llega un señor pidiéndole ayuda para su esposa. A regañadientes, Stone acepta (el deber llama) sin saber que va a vivir una experiencia más que terrorífica…

Con El espanto de la cueva de Juan Azul, Conan Doyle vuelve a recurrir a la idea de la existencia de monstruos o seres malvados que viven entre nosotros. Un señor descansa en un pequeño pueblo en el que hay una cueva que tiene aterrada a toda la población pues dicen que ella vive un ser monstruoso. El protagonista decide investigar si eso es cierto…

El último cuento lleva por título El gato de Brasil y tiene como protagonista a dos parientes lejanos que no se conocen y un gato que es tan grande que casi parece una pantera. Lo que parece una simple reunión entre parientes se convierte en un desagradable asunto que no tiene el final que se esperaba…

Una interesante recopilación de breves cuentos de terror que sin duda os recomiendo. Una lectura amena y más que entretenida .


lunes, 23 de noviembre de 2015

Capítulos 55, 56 y 57 del Libro Segundo de don Quijote de La Mancha


Capítulo LV: De cosas sucedidas a Sancho en el camino, y otras, que no hay más que ver

A Sancho se le echa la noche encima y, en medio de la oscuridad, cae en el fondo de una sima.

Sancho se lamenta de su mala suerte, sobre todo por la parte que le toca al pobre rucio (que es quien realmente se lleva el peso del golpe)

El pobre animal y Sancho se hallan en un auténtico aprieto: han caído en un lugar del que va a ser difícil salir sin ayuda.

Cuando amanece, Sancho se da cuenta de que en la cueva hay una oquedad a través de la cual, con cierto esfuerzo, puede salir. Y en esta situación lo dejamos mientras vamos a ver dónde está don Quijote.

Don Quijote está feliz de pensar que en breve podrá resarcir la honra de la hija de doña Rodríguez. Sale a pasear y, dejándose llevar por Rocinante quien sale disparado, llega hasta la cueva en la que está el pobre Sancho. Éste, al percibir una presencia, pide ayuda y al identificarse como Sancho Panza, don Quijote cree que está hablando con el espíritu del infortunado. Don 
Quijote se da cuenta que se trata de Sancho (sobre todo al oír al rucio rebuznar) por lo que parte hacia el castillo del duque a pedir ayuda.

Finalmente, terminan por sacar de la sima al pobre Sancho.

Cuando éste se presenta ante los duques expone su mensaje: agradece de corazón la confianza depositada en él para gobernar la ínsula pero no puede, ni quiere, seguir en su papel de gobernador. Prefiere pasar de nuevo al servicio de don Quijote.

El duque, aunque lamenta la decisión de Sancho, la acepta.

Capítulo LVI: De la descomunal y nunca vista batalla que pasó entre don Quijote de la Mancha y el lacayo Tosilos, en la defensa de la hija de la dueña doña Rodríguez

Llega el día en el que el lacayo Tosilos se ha de enfrentar a don Quijote para enmendar la deshonra de la hija de doña Rodríguez.

Si vence don Quijote, su contrario se tendrá que casar con la chica. Si el que vence es Tosilos, éste quedaría libre de los cargos.

Desde luego que el duque ya había avisado a Tosilos de cómo vencer (sin dañar) a don Quijote y con ello saldar la deuda, pero ocurre algo que nadie se esperaba. El lacayo, al ver a la muchacha, queda prendado de ella de tal manera que se queda pasmado cuando comienza el enfrentamiento.
Tosilos hace saber que se quiere casar con la chica, el duque se enfada bastante y don Quijote se queda a medio camino sin saber qué hacer. Hasta que conoce el motivo por el que su adversario se ha quedado así y da el visto bueno.

La que no parece muy contenta es la chica pues ve que ese no es su amante y por lo tanto no se va a casar con él. Don Quijote le dice que sí es él, que no le haga caso al físico, pues hay una serie de encantadores que van haciendo de las suyas…

La solución final radica en dejar a Tosilos unos días encerrado para ver si retoma su imagen inicial (aunque Sancho ya advierte que eso no tiene porqué suceder)

Aunque la chica ya no ve con malos ojos casarse con el lacayo. Mejor eso que quedarse sola y deshonrada.

Capítulo LVII: Que trata cómo don Quijote se despidió del duque y de lo que le sucedió con la discreta y desenvuelta Altisidora, doncella de la duquesa.

Don Quijote cree que ha llegado el momento de partir del castillo de los duques. Ya va siendo hora de que parta buscando aventuras.

La duquesa le da a Sancho las cartas de su esposa (ya veremos cómo se toma Teresa eso de que su marido ya no sea gobernador)

Llega el día de la partida y Altisidora le dedica al caballero unos lastimeros versos en los que insinúa que don Quijote se ha llevado unos tocadores y unas ligas de la chica. El duque le insta a devolverlos so pena de enfrentarse a él en duelo.

La cosa no llega a más en parte porque Altisidora reconoce que no se han llevado las ligas (las ha perdido ella) y porque Sancho sí tiene los tocadores.


Por fin, después de muchos días, don Quijote y Sancho abandonan el castillo de los duques rumbo a la ciudad de Zaragoza. 

Sorteo Volver a Canfranc #SomosAlianza

Esto de pertenecer a una secta (literaria, ojo) tiene sus ventajas. Y es que nuestras lideresas nos traen la oportunidad de conseguir una novela que a mi por lo menos me llama mucho la atención : Volver a Canfranc, de Rosario Raro



Si queréis apuntaros, aquí os dejo las BASES. El plazo para ello finaliza el próximo 3 de diciembre.

¡Suerte!

domingo, 22 de noviembre de 2015

Sorteo de un ejemplar de Estricnina

Manuela, del blog Entre mis libros y yo, sortea un ejemplar de la novela Estricnina de Mercedes Sánez Blasco  para celebrar sus 500 seguidores.


Si os animáis a participar, aquí tenéis las BASES. Tenemos de plazo hasta el próximo 10 de diciembre. 

¡Suerte!

sábado, 21 de noviembre de 2015

Sorteo Las puertas del paraíso

 El blog Bookeando con Mangeles nos ofrece la posibilidad de ganar un libro al que le tengo muchas ganas : Las puertas del paraíso, de Nerea Riesco



Si os animáis a participar, os dejo las BASES para ello. Tenemos de plazo hasta el próximo 11 de diciembre. 

¡Suerte!

miércoles, 18 de noviembre de 2015

Relatos de suspense y misterio


Título: Relatos de suspense y misterio

Autor: VVAA (Selección de Carlos Solana)

Edición: Edimat Libros, 2004 (Colección Eclipse)

Número de páginas: 155

ISBN: 84-9764-627-4



Mi opinión…

Vuelvo a recurrir a esta colección de relatos que hace unos años venía con un periódico (no me acuerdo de cuál) y de la que me compré varios ejemplares (no tengo la colección completa)

En esta ocasión, el volumen elegido ha sido el de suspense y misterio y al igual que los anteriores, está formado por una selección de escritos cortos de varios autores.

Al comienzo de cada relato tenemos una breve biografía de cada autor con los datos más interesantes del mismo. Autores como Guy de Maupassant, Franz Kafka, Edgar Wallace, Chéjov…

El primer relato es de Crímenes del museo, una misteriosa historia situada en el París de finales del s.XIX en la que comienzan a desaparecer muchachas jóvenes que aparecen muertas sin aparentes signos de violencia y totalmente desnudas. A ello añadir el incendio que se produce en el museo de figuras de cera del profesor Monard, quien vive con su bellísima esposa, Denise, una actriz de teatro. ¿Qué ha pasado con Denise tras el incendio? ¿Quién es el misterioso personaje que secuestra a las chicas en una berlina negra?

En el relato de La mano, un juez narra una historia sobrecogedora de un señor al que conoció años atrás y que poseía una mano humana como trofeo…tiempo después, este señor apareció estrangulado y la mano había desaparecido… ¿es posible creer que fue esta parte de la anatomía humana la responsable de su muerte?

El relato de El sioux Tatanka Yotanka es el que menos me ha gustado. Ambientado en Norteamérica y con los indios nativos como protagonistas, narra una misteriosa historia con uno de ellos. No me ha gustado nada por ser de narración lenta y poco sugerente.
Vera es un relato con el que vemos cuán difícil es aceptar la muerte de un ser querido y que puede desencadenar en una situación de locura para quien sufre este dolor.

El quinto relato lo ocupa El médico rural en el que un médico cree firmemente, al distorsionarse el ambiente en el que se halla, que sus pacientes buscan acabar con él. Terrible la sensación de angustia que se transmite en la narración.

La sombra que acecha es el relato que más me ha gustado. No sabemos si se trata de una venganza desde el Más Allá o simplemente es el propio sentimiento de culpa el que acaba con el protagonista, Alfonso, un escalador.

El siguiente relato también es muy bueno. El Romney robado habla de una ladrona particular, Jane la de los cuadros, una especie de Robin Hood que roba a los ricos para dárselo a los pobres. Una muestra de astucia por parte de esta tal Jane…

La cosa maldita en la que se analiza la misteriosa muerte de un señor durante una partida de caza. ¿Fue un accidente o tuvo que ver un ser sobrenatural en este luctuoso suceso?

El último relato es Una noche de espanto, relato que combina el suspense, con terror y ciertas dosis de humor negro. Y es que a un pobre le empiezan a aparecer ataúdes en su casa, en su edificio…de tal forma que ya no sabe si son reales, se está volviendo loco o qué es lo que pasa. El final, muy bueno.


Una compilación de relatos muy entretenida. Aunque, de los volúmenes que llevo leídos de esta colección, quizás este sea el más flojo. 

martes, 17 de noviembre de 2015

Capítulos 52, 53 y 54 del Libro Segundo de don Quijote de La Mancha

Capítulo LII: Donde se cuenta la aventura de la segunda dueña Dolorida, o Angustiada, llamada por otro nombre doña Rodríguez

Don Quijote ya está recuperado de sus heridas y se plantea la posibilidad de ir a Zaragoza, lugar en el que se celebra una fiesta. Así se lo hace saber a los duques y estando en la reunión con ellos, hacen acto de presencia dos señoras. Una de ellas se tira, literalmente, a los pies del caballero.

Una vez que la señora se quita el velo que le cubre la cara se dan cuenta que se trata de doña Rodríguez y de su hija, aquella muchacha burlada por el labrador.

Doña Rodríguez pide autorización al duque para hablar con don Quijote, autorización que le es concedida.

Doña Rodríguez vuelve a recordarle a don Quijote su promesa de ayudarla a solucionar el 
entuerto causado por ese sinvergüenza del labrador y a impedir con ello que el caballero marche a Zaragoza sin hacerlo.

Don Quijote se compromete a prestar su ayuda, prometiendo batirse en duelo con semejante rufián (a pesar de que el duque se ofrece a ocupar su lugar)

De repente, aparece un mensajero con la carta de Teresa Panza dirigida a los duques y a Sancho.

En la carta dirigida a los duques, Teresa les da las gracias por los regalos recibidos.

En la carta dirigida a Sancho, Teresa le deja patente su inmensa alegría por el gobierno de su marido, gobierno que no creen ni el cura, ni el barbero ni el bachiller; incredulidad que la propia Teresa achaca a la envidia.

Finalmente, Teresa termina su misiva contándole las últimas novedades de la gente del pueblo.

La duquesa recibe con agrado los presentes que le envía Teresa.

Capítulo LIII: Del fatigado fin y remate que tuvo el gobierno de Sancho Panza

Cide Hamete nos cuenta que una noche estaba Sancho dormido cuando un jaleo monumental en la calle lo despierta. Cuando sale al pasillo ve a todo el mundo armado: han entrado unos intrusos en la ínsula.

Le piden a Sancho que se arme para hacerles frente a los malhechores, a lo que el gobernador accede. Al fin y al cabo, es su cometido.

Sancho, que no está acostumbrado a ir armado hasta las cejas, no puede ni moverse. Así que no es de extrañar que el pobre sancho caiga de bruces en el suelo, siendo pateado, pisado y usado a modo de atalaya para, sobre él, dirigir la refriega.

La escaramuza termina y Sancho puede salir de ese amasijo que se supone es su armadura.

El pobre Sancho está dolido. Física y anímicamente. Tanto que incluso quienes le han gastado tan cruel broma se sienten mal.

Tan humillado se siente Sancho que no duda en agarrar a su rucio y abandonar la ínsula. No, el papel de gobernador no va con él. Le viene grande y prefiere la vida tranquila que llevaba antes. 

Pero Sancho no lo tiene tan fácil…no se puede desprender de su cargo así como así.

A pesar de ello, Sancho termina por irse. No aguanta más como gobernador y decide ir ante el duque para explicarle sus intenciones. Sin nada llegó y sin nada se va ¿Qué mayor muestra de su buen hacer como gobernante?

Capítulo LIV: Que trata de cosas tocantes a esta historia, y no a otra alguna

Continúa la intención de don Quijote de vengar la honra de la hija de doña Rodríguez. Como el muchacho huyó a Flandes, se coloca en su lugar a un lacayo al que se le informa de todo lo que tiene que hacer.

Mientras tanto, Sancho se dirige hacia la casa de los duques. Por el camino se encuentra con unos peregrinos extranjeros, cuando uno de ellos dice conocerlo.

Efectivamente, se trata de un vecino de Sancho, un tal Ricote, morisco, que tuvo que huir de España por su condición pero que ha regresado camuflado como peregrino.

Sancho se une a la comitiva cuando se retiran a descansar y es ahí donde Ricote le confesa que ha echado de menos el país y que si se ha decidido a volver es para sacar un tesoro que tiene oculto y para trasladar a su esposa e hija hasta Alemania, país en el que ha fijado su residencia.

Le dice a Sancho que si lo ayuda le dará una generosa propina. Pero Sancho se niega. Es más, le dice que ha dejado un puesto de trabajo en el que ganaba una buena cantidad de dinero, que a él no le mueve en sus intereses el oro.

¿Cuál es ese puesto de trabajo? , pregunta Ricote. Cuando Sancho le dice que gobernador en una ínsula y le explica dónde está la ínsula, Ricote se extraña. Para empezar, las ínsulas están en medio del mar, no en tierra firme; y además, ¿Sancho de gobernador? No, no se lo cree…


Finalmente, los dos amigos se despiden y cada uno sigue su camino. 

lunes, 16 de noviembre de 2015

La hija bastarda de Dios


Título: La hija bastarda de Dios

Autor: Mónica Martín Manso

Edición: Dauro, 2014

Número de páginas: 701

ISBN: 978-8415940-47-0


Sinopsis…

Bajo los virtuosos trazos y capaz de color de un famoso cuadro descansa la clave para desvelar el secreto que guarda la Alianza de los Sietes Arcángeles, un estricto pacto de silencio formado por siete hombres hace casi dos mil años. Loane Darey, una joven experta en Arte, se sumergirá, junto al atractivo Alexander Vanderbilt, en la peligrosa búsqueda de una verdad que sacudirá y pondrá en jaque los cimientos de todo un imperio, desafiando la fe de millones de personas. Y lo hace sin imaginarse quién es en realidad y qué papel juega dentro de una profecía milenaria.


Sobre el autor…

Mónica Martín Manso (Rapariegos, Segovia, 1980) se diplomó en Ciencias Empresariales por la Universidad de Salamanca. Tras trabajar como administrativa en distintas empresas, se trasladó a Valladolid donde reside actualmente.

Amante de las palabras y del Arte, un día decidió lanzarse al vacío y escribir la que es su ópera prima, La hija bastarda de Dios, una novela osada y directa que dará mucho de qué hablar.


Mi opinión…

Este libro que hoy os traigo me llamó la atención desde el principio, cuando lo vi entre las novedades de la editorial. Me llamaba la atención principalmente porque tocaba un secreto oculto por la Iglesia Católica (secreto que he de decir que ya conocía pues hace años leí un libro sobre el mismo) y porque la pista para llegar a ese secreto se hallaba en un famoso cuadro.

Así que me decidí y lo leí. Y, francamente, me ha decepcionado un poco…

La historia arranca cuando Loane Darey, una joven galerista de arte de Madrid, recibe la visita de un hombre tan atractivo como misterioso, Alexander Vanderbilt.

Este joven sabe que la chica, a pesar de su juventud, es una experta en Arte y por lo tanto le puede ayudar a descifrar un misterioso y peligroso asunto que, de saberse, haría temblar los cimientos del Cristianismo (sobre todo, los de la Iglesia Católica) La pista para dar con este espinoso asunto se encuentra en una obra pictórica y es aquí donde entra en escena Loane.

La base de todo este enigma se encuentra en una leyenda que dice que existen siete arcángeles, siete hombres, que guardan tan misterioso secreto. Se trata de la  Alianza de los Siete Arcángeles, quienes no dudan en recurrir a peligrosas acciones con tal de que el secreto jamás vea la luz.

A partir de entonces, Loane y Alexander vivirán una peligrosa aventura con la intención de saber de qué se trata; al mismo tiempo que sus vidas cambiarán para siempre.

Desde luego que con estos ingredientes el libro tiene que resultar de lo más apetecible, y aunque sé que a muchos lectores le ha gustado (porque el libro en sí no es malo, ojo) a mi no me ha llegado por varios asuntos.

El principal es que no he conectado con ninguno de los dos protagonistas. Ni Loane ni Alexander me han caído bien. Ella me ha parecido más que pesada y un pelín boba en determinados pasajes. Él, demasiado engreído y chulesco. Juntos inician una relación más bien sexual (a los que os guste a novela erótica narrada desde un punto de vista elegante, os gustarán esos pasajes) que, francamente, no he terminado de encajar en la narración. Quizás me haya perdido algo, algún detalle que me explique la necesidad de contar esta relación y por eso no me termina de cuadrar…

Lo que sí me ha gustado y he disfrutado una barbaridad, han sido las explicaciones relativas al Arte. Aquí es donde la autora deja clara su pasión en este campo y la gran tarea de investigación que ha realizado, pues ha narrado anécdotas e historias que han resultado de lo más interesantes.

Al igual que me ha gustado la trama de la novela.El tema que toca, y del que no os pienso decir nada para no fastidiaros la posible lectura pero que sí trata sobre un hecho y personajes reales, es muy seductor e interesante. 

La narración me ha resultado fluida, aunque (y debido a la historia personal entre los dos protagonistas) ha habido pasajes que me han resultado bastante densos. Aún así, la pluma de Mónica Martín es muy fluida.


Desde mi modesta opinión, es un libro que merece ser leído. En mi caso no me ha llegado por lo que ya os he explicado, pero no puedo decir que no sea un libro que no os recomiende. Sólo por leer lo referente al Arte y la fluidez de la narrativa merece la pena. Y a aquellos que os guste la novela erótica, los pasajes más subiditos de tono os van a gustar. Sin duda. 

sábado, 14 de noviembre de 2015

Diciembre : mes de la novela clásica

Volviendo a las planificaciones de los meses temáticos que nos propone Laky nos encontramos con un diciembre clásico.



Si os animáis a disfrutar de esas lecturas clásicas que tenemos en casa y que nunca nos animamos con ellas con nosotros, aquí os dejo las BASES para participar.

Y si no tenéis ningún libro que se encuadre dentro de esta temática, Laky nos trae un sorteo de una obra maravillosa :


Tenemos de plazo para participar hasta el próximo 21 de noviembre.


Por mi parte, me gustaría leer dos novelas de este género. Una la tengo clara, la otra no tanto...De momento, sé que quiero leer...



Mis lecturas 

viernes, 13 de noviembre de 2015

Lucía Manchitas : la escalera


Título: Lucía Manchitas: La escalera

Autor: Annie M.G.Schmidt

Ilustrador: Fiep Westendorp

Edición: Lata de Sal, 2014 (Colección Vintage)

Número de páginas: [20]

ISBN: 978-84-941784-8-1


Sinopsis…

Lucía Manchitas no puede estar más de 30 minutos sin ensuciarse y sin meterse en líos. Tampoco su perro Pegotes, su mejor amigo. A veces sin querer (y a veces queriendo), Lucía y su perro siempre acaban llenos de pintura, de barro… ¡de porquería! Pero qué divertido es mancharse. Sobre todo si corres todas las aventuras de nuestros protagonistas.

Sobre el autor…



Anna Maria Geertruida Schmidt fue una escritora holandesa.

Escribió una variedad de poemas, canciones, libros, piezas de teatro, musicales, y obras dramáticas de radio y de televisión, siendo muy conocida por su literatura infantil, por la cual recibe el Premio Hans Christian Andersen en 1988.

Su personaje de Lucía Manchitas es considerada como la Pipi Calzaslargas holandesa.



Mi opinión…

Cierto es que no soy de leer nada de literatura infantil, pero sí que he de reconocer que dentro de este género hay lecturas muy buenas y entretenidas. Si me he animado es simplemente porque tengo que completar el Reto Genérico de este año, aunque la verdad esta breve lectura me haya resultado de lo más simpática.

Lucía Manchitas es una niña inquieta a más no poder. Tiene un don especial: se mancha a todas horas. Ella y su perrito Pegotes viven más tiempo sucios que limpios. Así que imaginaos la desesperación que le entra a la pobre madre de Lucía cuando espera visita en casa y sabe que su niña y el perro no van a aguantar limpios ni cinco minutos.

¿Qué puede hacer? Pues encerrar a Lucía y a Pegotes en su habitación mientras dure la visita con la esperanza de que este dúo no se paseen por la casa encenagados.


Pero la pobre mujer no cuenta con la curiosidad innata de su hija y ésta se deja seducir por una misteriosa escalera situada cerca de su ventana. Escalera que es utilizada por un pintor, al que se le caen los botes de pintura…encima de Lucía y Pegotes. Ya es cuestión de imaginarse cómo acaba esta historia…


Al margen de que me ha resultado una lectura simpática y entretenida, lo que más me ha gustado del libro son las ilustraciones. Me han recordado a las que tenía en un libro de lectura del colegio, por lo que los recuerdos que me ha hecho rememorar son muy bonitos.


Sin lugar a dudas, la colección Vintage de esta editorial tiene unos libros con muy buena pinta para los más pequeños. Una buena forma de iniciarlos en el maravilloso mundo de la lectura.



  • Imágenes tomadas de la página web de la editorial 

jueves, 12 de noviembre de 2015

Sorteo El mundo secreto de Basilius Hoffman

Susana, del blog Mi corazón y yo, nos trae un sorteo de un libro que a mi por lo menos me llama la atención:


Si os animáis, aquí os dejo las BASES para participar. Tenemos de plazo hasta el próximo 30 de noviembre. 

¡Suerte!

miércoles, 11 de noviembre de 2015

Capítulos 49, 50 y 51 del Libro Segundo de don Quijote de la Mancha

Capítulo XLIX: De lo que le sucedió a Sancho Panza rondando su ínsula

Habíamos dejado a Sancho enfadadísimo con aquel labrador un tanto osado.

Sancho, enfadado como está, aprovecha el momento para replicarle al doctor su orden de no darle de comer. El galeno al final claudica y le dice que permitirá que cene. Una cosa que a todos llama la atención es la locuacidad y sensatez de Sancho a la hora de hablar y, sobretodo, de emitir juicio.

Paseando, Sancho se encuentra a dos hombres discutiendo. Uno acusa al otro de no querer darle un dinero. El otro hombre se justifica diciendo que no le quiere dar dinero porque siempre anda pidiendo y ya se ha cansado de darle.

Sancho determina que le pague cien reales al pedigüeño, el cual tiene la orden de salir diez años de la ínsula, so pena de castigo físico si no cumple. Además, toma la determinación de cerrar todas las casas de juego, culpables de que se pierdan las cabezas y los dineros en ellas.

Terminado este asunto, se le presenta otra oportunidad de hacer justicia a Sancho. Le traen a un joven que, al ver a los representantes de la ley, ha salido corriendo por lo que creen que algo esconde. El jovencito resulta ser un tanto descarado y aunque desquicia a Sancho, lo deja marchar.

El siguiente caso que le llega a Sancho en su ronda nocturna es el de una joven y hermosa muchacha que viste como varón. La chica es una joven de bien, educada y correcta, pero parece que esconde algo…

Según cuenta la chica, ha estado encerrada durante diez años sin contacto con casi nadie excepto con su padre, hermano y el administrador de la familia.

Tal es su deseo de conocer que le ha pedido a su hermano que la ayude a salir a la calle. Éste acepta y la joven lo hace vestida de hombre (para con ello no levantar sospechas) Pero en un momento dado se distrae y se separa de su hermano, quedando sola.

De pronto hace acto de presencia el hermano de la joven, quien llega detenido. Al final resulta que tanto drama para nada, que sólo son dos jóvenes deseosos de conocer mundo. Sancho decide devolverlos a su casa no sin antes darles consejo de no volver a caer en estas travesuras. Sancho queda con la idea de casar a su hija con el muchacho. De momento, se retira a descansar que ya va siendo hora.

Capítulo L : Donde se declara quién fueron los encantadores y verdugos que azotaron a la dueña y pellizcaron y arañaron a don Quijote, con el suceso que tuvo el paje que llevó la carta a Teresa Sancha, mujer de Sancho Panza

Una dueña de la casa de los duques ve cómo doña Rodríguez se mete en los aposentos de don Quijote y rápida acude a informar a los duques.

La duquesa, junto con Altisidora, se entera de todo lo que doña Rodríguez cuenta a don Quijote y tal es la rabia que les entra que no dudan en golpear a la pobre mujer tal y como se contó en un capítulo anterior.

La duquesa, mujer incansable en esto de molestar, decide enviar a un paje con dos cartas para Teresa Panza: una de su marido, Sancho, y la otra de ella misma.

Sale Teresa Panza a recibir al mensajero. Este les lee, a Teresa y a Sanchica, las dos cartas en las que la duquesa deja muy bien parado a Sancho. También les remite un presente: un collar para Teresa y un vestido (que era de Sancho) para Sanchica. Madre e hija quedan muy agradecidas y 

Teresa, de puro contento, sale a pasear por el pueblo para enseñar las cartas a todo aquel que quiera verlas. Tropieza con el cura y el bachiller Carrasco quienes no salen de su asombro y piden conocer al portador de tan buenas nuevas. Y es que no creen que sea real, más bien creen que es algo de don Quijote, alguno de esos encantamientos suyos…

Teresa manda a un joven, no se fía de la burla que pueda hacerle el bachiller en las misivas, a que redacte y envíe un par de cartas a Sancho.

Y así la dejamos, con la alegría en el cuerpo.

Capítulo LI: Del progreso del gobierno de Sancho Panza, con otros sucesos tales como buenos

Volvemos a ver cómo es otro día en la vida de Sancho como gobernador. Sancho comienza la jornada con hambre por orden, otra vez, de su médico. Se le prepara un difícil y complicado caso que requiere toda la atención del escudero.

Sancho resuelve el galimatías que se le presenta y lo hace con tanta lógica (está irreconocible, la verdad) que el mayordomo se siente culpable por no darle de comer (a pesar de que el hombre sigue las órdenes del médico)

Terminando la cena, le llega a Sancho una carta de don Quijote que la que le muestra su orgullo por su sabio comportamiento a la vez que le vuelve a dar nuevos consejos para gobernar. 

También le cuenta su percance y le pregunta si es cierto que su mayordomo tuvo algo que ver con el asunto de la Trifaldi.

La respuesta de Sancho fue inmediata y en ella le deja constancia de lo ocupado que está y del hambre que pasa. También le cuenta de que el duque le advirtió de la presencia de unos malhechores que habían entrado en la ínsula con intenciones de matarlo. De momento, el único que parece tener esas intenciones es su propio médico…

También le cuenta el incidente con la muchacha de la cual se ha enamorado el maestresala y cuyo hermano es el yerno ideal para Sancho. Eso lo tratará con el padre de los jóvenes, Diego de la Llana.

Le pide paciencia a Don Quijote con los duques, al fin y al cabo de esa relación depende su gobierno en la ínsula…


Sancho finaliza su carta y ordena enviarla para seguir controlando sus dominios. 

martes, 10 de noviembre de 2015

Sorteo de La extraña historia de Maurice Lyon

Los blogs El búho entre libros y Leyendo en el bus sortean un ejemplar de la novela de Oriol Nolis  La extraña historia de Maurice Lyon.



Si os animáis a participar, podéis hacerlo a través de cualquiera de los dos blogs AQUÍ o AQUÍ.

Tenemos de plazo hasta el próximo 22 de noviembre. ¡Suerte!

lunes, 9 de noviembre de 2015

Habladles de batallas, de reyes y elefantes


Título: Habladles de batallas, de reyes y elefantes

Autor: Mathias Enard

Edición: Random House Mondadori, 2011

Número de páginas: 182

ISBN: 978-84-397-2394-3


Sinopsis…

Al desembarcar en Constantinopla el 13 de mayo de 1506, Migue Ángel sabe que está desafiando el poder y la cólera de Julio II, papa guerrero y mal pagador, por abandonar la construcción de su tumba en Roma. Pero, ¿cómo rehusar la invitación del sultán Beyazid,  que le propone, después de rechazar el diseño de Leonardo Da Vinci, concebir un puente sobre el Cuerno de Oro?

Sobre el autor…

Mathias Enard nació en 1972 en Niort, Francia. Tras cursar estudios de árabe y persa y pasar largos períodos en Oriente Medio, se establece en Barcelona en el año 2000, donde participa activamente en varias revistas culturales, entre ellas la extinta Lateral.

Miembro del consejo de redacción de la  revista Inculte en París, en 2005 fue elegido escritor residente en la prestigiosa Villa Médicis de Roma, y hasta 2009 ejerció de profesor de árabe en la Universidad Autónoma de Barcelona.

Es autor de otras novelas como La perfección de Tiro, Remontando el Orinoco, El manual del perfecto terrorista y Zona.

Mi opinión…

Este libro llegó a mis manos gracias a la limpieza de estanterías de una conocida. Aunque ni me sonaba el titulo ni el autor, decidí quedármelo porque parecía histórico. Pero la verdad es que me ha dejado fría.

La trama se centra en Miguel Ángel Buonarrotti quien el 13 de mayo de 1506 desembarca en el puerto de Constantinopla para hacerse cargo de un trabajo que le ha encomendado el El Gran Turco, el sultán Beyazid. El sultán quiere que se construya un puente en el llamado Cuerno de Oro y con el que pretendía unir la ciudad de Constantinopla con el barrio de Pera.

Semejante desafío es aceptado casi sin dudar por Miguel Ángel por dos motivos: su enfado con el Papa Julio II, el cual se niega a seguir pagando las obras que Miguel Ángel está llevando a cabo de lo que será su tumba, y el hecho de que el proyecto que Leonardo presentó en su día al sultán fuese rechazado por éste.

Pero claro, si llegan a oídos del Papa que Miguel Ángel no sólo ha huido de Italia sino que está trabajando para el Gran Turco, la que le espera al artista renacentista es de órdago… Por ello veremos cómo a título personal, a Miguel Ángel no le es fácil dedicarse a esta empresa.

Así que la novela se centra en el tiempo que Miguel Ángel estuvo en Constantinopla, en cómo trabajó en el proyecto del puente y qué impresión general le causó su estancia en la exótica Turquía. También veremos la mala relación que Miguel Ángel mantiene con otros artistas italianos del Renacimiento como Leonardo, Bramante o Rafael a quienes no duda en culpar de sus malos momentos.

En Constantinopla, Miguel Ángel mantiene una relación más estrecha con dos personas: Manuel, su criado, y Mesihi, un poeta que sentirá algo más que amistad hacia el artista italiano.

Contada  bajo la visión de un narrador omnisciente y de estilo ágil que hace que se lea rápido, la verdad es que es una novela que a mí por lo menos no me ha llegado. La forma de escribir del autor (al que insisto no conocía pero por lo visto es muy reconocido en la literatura francesa) me ha parecido muy superficial. Desde mi punto de vista, la historia está contada a grandes rasgos, por encima, sin entretenerse para nada en profundizar en ella.

Un libro que, bajo mi punto de vista, entretiene ... y poco más.