lunes, 30 de marzo de 2015

La salita


Título: La Salita
Autor: Juan Carlos Mantilla
Edición: Dauro, 2014
Número de páginas: 162
ISBN: 978-84-15940-60-9

Sinopsis…

La Salita es la crónica de tantas familias españolas, especialmente andaluzas y aristocráticas. Esta obra se desarrolla, tal y como indica el propio título, en una salita, un habitáculo pequeño que acompaña a aquellos personajes que se sienten atrapados en la asfixiante cotidianidad y buscan de algún modo escapar de las garras de una madre demasiado exigente.
Nos encontramos ante una novela desenfadada, crítica e irónica, cuyo planteamiento, desarrollo y desenlace no tiene nada que ver con los usos habituales. La salita es una obra rebelde y libre, ya que su prosa no está ceñida a las tradicionales reglas de la puntuación académica tradicional. El autor se ha atrevido a dar una vuelta de tuerca a su historia y a escribirla con la fluidez y libertad de una charla con el lector; sin reglas, sin trabas, sin los corsés de las mayúsculas, los puntos y las comas de la escritura tradicional, como ya lo hicieron en el s.XX algunos escritores de la talla de Cortázar o Camilo José Cela.

Sobre el autor…

Juan Carlos Mantilla de los Ríos Rojas nació en Antequera, estudió el bachillerato en el internado de los Padres Jesuitas de Málaga, Derecho en las Universidades de Navarra y Sevilla; Inglés en el londinense Princeton College of Holborn College of Law, y Francés en cursos de verano de las universidades de París y Bruselas. Posteriormente, trabajó para dos multinacionales de la industria farmacéutica en Richmond, Virginia, y Miami, Florida, EEUU
Narrador, poeta, pintor y fotógrafo autodidacta, ha recibido numerosos reconocimientos en estas áreas, particularmente en España y Estados Unidos. Ha escrito artículos de prensa para ABC y el Diario de Sevilla, y ha publicado en diarios como El País y El Mundo.
Narrador, poeta, pintor y fotógrafo autodidacta, ha recibido numerosos reconocimientos en estas áreas; particularmente, en España y Estados Unidos. Ha escrito artículos de prensa para ABC y El Diario de Sevilla y ha publicado su sección Caja de los Truenos en diarios como El País y El Mundo. Es autor de la obra En busca de la infancia perdida.

Mi opinión…

Hoy os traigo la reseña de una obra que se lee en una sola tarde. Una novela que bien pudiéramos convertir en obra de teatro  de corte divertido y simpático. Porque así podría resumir La salita: una breve novela amable, simpática y divertida.

Como ya os imagináis, la acción transcurre en una salita; esa pequeña habitación que casi todos tenemos en casa y donde pasamos parte del tiempo. En este caso, la salita se ubica en la casa de doña 
María José, una anciana de 90 años muy bien llevados, de origen aristocrático, religiosa hasta médula y muy de derechas. Madre de doce hijos, alguno de ellos todavía viven con ella. Y doña María José, a pesar de los años que tiene, sigue dirigiendo con mano firme los planes de la familia.

Al comienzo de la novela encontramos una breve descripción de los personajes que aparecen en la misma .

Sinforosa es una de las hijas solteras de doña María José. También es conocida como Pitita y es tan virtuosa y perfecta que tal y como dice el autor del libro, “sólo le falta caminar sobre las aguas, pero está en ello” A Pitita le chiflan las telenovelas.

Vanesa es una jovencita de catorce años que trabaja en la casa. Es un amor de niña, excepto por una cosa que a doña María José le trae de cabeza: Vanesa es evangelista.

Juan José es otro de los hijos de la señora. Conocido como Chiqui o Chiquito, es quien nos cuenta las vivencias de su madre. Divorciado y padre de dos hijos tiene tendencia a militar en la izquierda republicana, para horror y consternación de su santa madre.

Nicolasa, alias Fofita, y  Nena son otras de las hijas de  doña María. Viven con ella y la ayudan en todo.

Florinda, Felisa, Filomena son las tres hermanas solteronas de doña María. Superan los noventa años y aunque en esta novela no tienen mucho protagonismo, son tan divertidas que creo merecen una mención. Florinda cree que es hija del Príncipe Azul y por lo tanto, no puede realizar ningún tipo de trabajo. Ella ha nacido para que le sirvan, no para servir y con esta idea lleva toda su vida sin dar un palo al agua. Bueno, está escribiendo la biografía de San Agustín por expreso deseo de su misterioso progenitor desde hace años… son conocidas como los Pajaritos de Pío XII por una anécdota ocurrida con este Pontífice y un gorrión.

Merceditas es la nuera viuda de doña María. Mujer muy paciente siente un especial cariño por su suegra y la visita de vez en cuando.

Benitico es el cura de la familia. Otro hijo de doña María, el favorito de su madre por haber sentido la llamada de Dios, vive como quiere pues disfruta de pequeños obsequios de parte de sus feligreses como ropa, perfumes y complementos caros que hacen que vaya siempre de punta en blanco. Es extremadamente tranquilo.

Borja Mari es otro de los retoños de la protagonista. Funcionario con tendencia a pedirse bajas cada dos por tres, aficionado a las antigüedades, sobre todo a la heráldica. Personaje con muchos aires de grandeza…

Básicamente, estos son los personajes de la novela. La segunda parte de la obra se centra en narrar la interactuación de los mismos, con un lenguaje sencillo y directo en el que no hay signos de puntuación y sí mucha crítica por parte del autor. Prueba de ello es la ausencia del voto de pobreza en el hermano cura el cual, como ya se ha comentado, viste y vive como un rey.


Obra breve cargada de ironía, sarcasmo y crítica de fácil y agradable lectura. Ideal para desconectar y sacarnos una sonrisa. Si queréis saber un poco más sobre los personajes, os remito a la novela En busca de la infancia perdida, del mismo autor. Aunque son obras que se pueden leer de forma independiente, si tienen una conexión. 

  • Agradezco a Ediciones Dauro el envío de un ejemplar de esta novela para leer y reseñar 
  • Imágenes sacadas de Google 

3 comentarios:

  1. No tiene mala pinta. Si me la encontrara la leería

    ResponderEliminar
  2. Puede estar bien. Las componentes de critica, comedia e ironia, pueden apetecerme. Tomo nota, un beso..

    ResponderEliminar
  3. Parece ciertamente una lectura agradable, y la ironía me gusta, pero me suena un poco a película española de sábado por la tarde (no sé porqué)...

    Un abrazo

    ResponderEliminar

-No publicaré comentarios que incluyan invitaciones a otros blogs. Si me interesa vuestro espacio, no os preocupéis que ya os seguiré.No hace falta que me lo digáis...

-No publicaré comentarios que contengan algún tipo de enlace ni aquellos que se basen en el "si me sigues, te sigo"

- Si queréis hablarme de vuestras obras, tenéis un email al que dirigirse. No publicaré ningún comentario de promoción.

-Siempre respeta las opiniones de los demás, si no tu comentario quedará eliminado antes de publicarse.