viernes, 10 de octubre de 2014

Ahí os quedáis



Título: Ahí os quedáis
Autor: Jonathan Tropper
Edición: 1ª ed. Punto de Lectura, 2014
Número de páginas: 425
ISBN: 978-84-663-2843-2

Sinopsis…

Judd Foxman acaba de perder el trabajo y a su esposa  Jen al sorprenderla en su cama, con su jefe, y en una postura bastante comprometedora. Cuando las cosas no podían ir peor, Judd recibe la noticia de que su padre ha fallecido, siendo su última voluntad que le rindan la Shivá, una tradición judía que une a la familia bajo el mismo techo durante siete días. Esta será la primera vez que el disfuncional clan de los Foxman se reúna al completo tras muchos años.


Sobre el autor…

Jonathan Tropper es el aclamado autor, éxito de ventas internacional, de How to talk a widower, El libro de Joey y Plan B. Tropper es un reconocido autor en Estados Unidos, comparado con Tom Perrota o Nick Hornby, representantes de un género de novela desenfadada narrada desde el punto de vista masculino. Imparte clases de escritura creativa en el Manhattanville College.


Mi opinión…

Confieso que al principio no me llamó mucho la atención este libro, pero una vez que me puse con él vi cuán equivocada estaba pues la cosa prometía…y mucho.
Sí, ya os adelanto que el libro me ha gustado muchísimo. Me atrevería a decir que es de lo mejorcito que he leído este año y eso que he leído cosas bastante buenas.

El protagonista indiscutible de esta historia es Judd Foxman quien en primera persona, nos narra las peculiaridades de todos los miembros de su familia. Familia a la que podríamos definir como disfuncional pues la verdad es que todos son bastante peculiares y carecen del sentimiento de unión y cariño entre ellos. Porque quererse se quieren, pero… qué difícil es a veces demostrar ese cariño… Y es que todos ellos son unos reprimidos emocionales, recurriendo a las pullas, al sarcasmo, a las ofensas y a la tensión constante como forma de comunicarse.

A Judd las cosas no le pueden ir peor. Ha pillado a su mujer, Jen con las manos en la masa con su propio jefe, un despreciable tipo que es locutor de radio y que se lleva el premio al ser más grosero de la tierra, y en su propia casa. Y para rizar más el rizo, el padre de Judd, Morton Foxman, fallece tras luchar contra un cáncer.

Al parecer, Morton deseaba que su familia le rindiese la Shivá, una tradición judía en la que se reúne toda la familia durante siete días para homenajear y recordar al difunto. Algo que sorprende a todos los hermanos Foxman pues el padre siempre había sido ateo…

Y aquí es cuando conocemos al resto de la familia, la cual llevaba años sin reunirse. Y, francamente, no sé cuál de ellos es más peculiar…

La señora Foxman es psicóloga especializada en niños y adolescentes. Lo que parece algo positivo para sus hijos se ha convertido en un tormento pues los ha utilizado siempre en sus ejemplos, lo que ha servido que todo el mundo conozca detalles muy íntimos de los chicos. Además, se resiste a envejecer por lo que luce unos modelitos que tienen locos a más de uno…

Paul, el hermano mayor, está casado con Alice quien a su vez fue novia de Judd. La relación entre los dos hermanos no es del todo buena y no precisamente por este motivo (eso ya os dejo que lo averigüéis vosotros)

Wendy es la única chica de toda la prole. Tiene tres hijos y está casada con Barry, un hombre de negocios que directamente ignora a los suyos. Wendy fue novia en su juventud de Horry, un muchacho que sigue viviendo con su madre pues un desgraciado golpe en la cabeza le hizo padecer desde entonces una parálisis cerebral. La madre de Horry es Linda, vecina e íntima amiga de la señora Foxman.

Y el benjamín de la familia es Philippe, un joven donjuán que va de flor en flor y que aparece con una novia bastante mayor que él, Tracy, quien había sido su terapeuta.


Durante siete días todos ellos estarán condenados a convivir, a entenderse, a sacar los demonios que llevan dentro. Sí, porque a pesar de vivir en un ambiente con aparente libertad para hablar las cosas, con una madre terapeuta, todos ellos tienen carencias y espinitas que los atormentan. En medio de situaciones en ocasiones hilarantes, con un ambiente depresivo de fondo y exponiendo sinceridades que resultan dolorosas, la familia Foxman utilizará la Shivá para acercarse más a ellos y para, cada cual, encontrar el camino que quieren tomar.

Excelente obra, cuya adaptación cinematográfica podemos disfrutar ahora mismo en nuestros cines, que podría resumir en una sola frase: “a los amigos los eliges, a la familia te la imponen

  •  Agradezco a la editorial Punto de Lectura el envío de un ejemplar para leer y reseñar 
  •  Imágenes tomadas de Google y relacionadas con el estreno cinematográfico de la novela 



6 comentarios:

  1. Me llama la atención de alguna manera pero también me da pereza.

    ResponderEliminar
  2. Pues a pesar de lo que te ha gustado no es un libro que me llame especialmente, lo dejaré con interrogantes
    Besos

    ResponderEliminar
  3. No me acaba de convencer mucho.
    Un besote

    ResponderEliminar
  4. Pues la verdad que por sinopsis y (horrorosa) portada no me habría animado, pero si es una de las mejores lecturas del año que has tenido ya es como para pensárselo y además las historias de relaciones familiares siempre me llaman. Tomo nota.

    Gracias y besos!

    ResponderEliminar
  5. Esta vez no me llama nada. LO dejo pasar.

    Bs.

    ResponderEliminar

-No publicaré comentarios que incluyan invitaciones a otros blogs. Si me interesa vuestro espacio, no os preocupéis que ya os seguiré.No hace falta que me lo digáis...

-No publicaré comentarios que contengan algún tipo de enlace ni aquellos que se basen en el "si me sigues, te sigo"

- Si queréis hablarme de vuestras obras, tenéis un email al que dirigirse. No publicaré ningún comentario de promoción.

-Siempre respeta las opiniones de los demás, si no tu comentario quedará eliminado antes de publicarse.