miércoles, 5 de junio de 2019

La madama



Título: La Madama

Autor: Concha Alós

Género: Drama

Edición: Ediciones G.P, 1973

Número de páginas: 249

ISBN: 84-01-43452-1



Sinopsis…

Novela que nos trae la complicada vida durante la posguerra española encarnada en la familia Espín.


Sobre el autor…

María Concepción Alós Domingo nació en Valencia en 1928, aunque pasó su infancia en Castellón de la Plana. En 1943 se casó con el periodista Eliseo Feijóo.

Se trasladó a vivir  a Palma de Mallorca. Allí Concha estudió Magisterio y luego trabajó como maestra en 1953 en dos pueblos mallorquines.

Quedó finalista del Premio Sésamo con El agosto. Escribe El cerro del telégrafo en 1957 y gana un premio del periódico Lealtad de Palma de Mallorca. También quedó finalista del Premio de Novela Ciudad de Palma con Cuando la luna cambia de color.

Dos años después, en 1959, separada de su marido, se trasladó a Barcelona.

Aparentemente en 1962 presentó la novela Los enanos, entonces titulada El sol y las bestias, al premio de Plaza y Janés, Selecciones de Lengua Española. Tomás Salvador, el director de Plaza y Janés le dijo que no podía publicarla por sus "tendencias socialistas". Concha presentó la novela al Planeta y ganó. En la ceremonia de entrega del premio Salvador montó un escándalo argumentando que tenía un contrato para publicar la obra. Al final se publicó en Plaza y Janés.

En 1964 ganó el Premio Planeta con Las hogueras. Estuvo unida sentimentalmente durante varios años con el escritor Baltasar Porcel.



Mi opinión…

Tercera novela que leo y reseño de Concha Alós y tercer ejemplo de buena escritora y excelente escritura.

De nuevo Concha Alós da voz a los más desfavorecidos de la sociedad, a su cara oculta. A aquellos a los que nos gusta oír ni mirar pero que son parte real de nuestro entorno.
En esta ocasión, la autora se traslada hasta una localidad pequeña de la Comunidad Valenciana (su tierra natal) En este lugar del Levante español, sobreviven como pueden los Espín. Esta familia , en su día acomodada, está compuesta por la madre, Adelina, una señora mayor que apenas ve y que ve con hastío su vida pasar. Junto a ella vive su hija Teresa, joven viuda y sin hijos. Teresa se casó con un hombre de buena posición, pero las malas ideas económicas del mismo hacen que la mujer se quede en la miseria, sola, antes de empezar la guerra.

Junto a Adelina y Teresa vive un hijo y hermano de las mismas. Aquiles es viudo y tiene dos hijos, Margarita (una adolescente) e Ignacio (un niño de unos diez años) Aquiles es el típico sinvergüenza vividor, a su difunta esposa le dio tan mala vida que el mismo día en que la pobre fallece, él estaba tan ricamente en un bar.

El tercer miembro de la familia es Clemente. Él es principal hilo narrador de la historia y quien nos traslada desde el presente al pasado. Éste no tuvo la suerte de su hermano Aquiles durante la guerra y en lugar de “cambiar de chaqueta” al final del conflicto, decidió huir hacia Alicante con la esperanza de escapar de los nacionales. Esperanza que se truncó rápidamente pues fue apresado por las tropas vencedoras y pasó un tiempo en el campo de concentración de Albatera donde es testigo de primera mano de las vejaciones que sufrieron los presos. Ahora cumple pena en prisión. Y no tiene ni idea de cuándo saldrá a la calle… Clemente está casado con Cecilia y tienen dos hijos. Son los únicos que no viven en la casa familiar, pero se ven obligados a compartir su hogar con un matrimonio de difícil convivencia.

La familia Espín sobrevive como puede. Prácticamente todos dependen de Aquiles y éste demuestra ser un crápula egoísta al que le importa todo más bien poco.  La supervivencia  no es fácil. Cierto es que es peor la posguerra que la propia guerra y para esta pobre gente que no tiene nada, el día a día es una cuesta difícil de subir. Y la cosa les va a cambiar a peor cuando un buen día Aquiles acude con una mujer a la casa. La muchacha es prostituta pero Aquiles se encapricha de ella y la mete en casa. 

Desde ese mismo momento, la familia de Aquiles la llamará la madama, en clara alusión a su práctica profesional. La relación entre la chica y su nueva familia es muy complicada, pero poco a poco María (así se llama la joven) se irá haciendo con el control de la casa.
L
a madama es una novela que se lee casi del tirón. Yo prácticamente me la leí en un viaje de cinco horas en tren y es que la narrativa con la que está gestada es más que fluida y amena. Concha Alós es una de esas escritoras a las que creo no se le ha hecho la justicia que se merece pues su forma descarnada, dura y directa de mostrar la verdad oculta es admirable.

Investigando por internet, me he topado con un excelente artículo sobre la obra literaria de Concha Alós que recomiendo leer: Concha Alós en el olvido. Gracias a este artículo he podido saber que la novela La madama es una especie de continuación de El caballo rojo. Si en esta novela la autora se centra en la guerra, en La madama nos habla de la posguerra. En esta novela que hoy reseño, Concha Alós se centra en la opresión, el hambre y la dignidad del ser humano ante determinadas y complicadas situaciones de su existencia. Es un trabajo puro y duro de supervivencia y es que estas pobres gentes están obligadas a hacer cosas que ni se les había pasado antes por la cabeza con tal de subsistir. Y es que si repudian a la María por ser prostituta, no se paran a ver que la pobre Cecilia tiene que acabar ejerciendo esa misma práctica para poder darle de comer a sus hijos y a Clemente.

Para ir terminando esta reseña os comentaré a modo de curiosidad que las versiones que existen publicadas de la misma son producto de la censura. Tal y como nos muestra el contenido del artículo que os he mencionado antes, La madama no ha sido publicada nunca de forma íntegra y fiel a lo que escribió la autora en su día. Demasiado real y descarnada para las autoridades de la época.

La madama es una de esas novelas desconocidas, escrita por una autora poco valorada a mi juicio que merece la pena ser leída. Una gran narración que es difícil dejar de leer una vez que se empieza y que nos recuerda el horror de vivir en unas condiciones al límite.




1 comentario:

  1. No me sonaba de nada. Y admito que ni conocía a la autora. Pero tomo buena nota, que me has dejado con muchas ganas. Este tipo de historias suele gustarme mucho.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar

-No publicaré comentarios que incluyan invitaciones a otros blogs. Si me interesa vuestro espacio, no os preocupéis que ya os seguiré.No hace falta que me lo digáis...

-No publicaré comentarios que contengan algún tipo de enlace ni aquellos que se basen en el "si me sigues, te sigo"

- Si queréis hablarme de vuestras obras, tenéis un email al que dirigirse. No publicaré ningún comentario de promoción.

-Siempre respeta las opiniones de los demás, si no tu comentario quedará eliminado antes de publicarse.