miércoles, 5 de julio de 2017

Adiós a mi concubina


 Título: Adiós a mi concubina

Autor: Lilian Lee

Género: Drama

Edición: Ediciones B, 1997

Número de páginas: 303

ISBN: 84-406-7071-0


Sinopsis…

El mundo de la ópera de Pekín propició el encuentro entre Xiao Douzi y Xiao Shitou, los dos protagonistas masculinos de Adiós a mi concubina. Eran los años 30 y ellos, todavía unos niños, iban a iniciarse en la escuela del teatro. Durante cuatro décadas, Douzi y Shitou interpretaron el papel de amantes sobre el escenario y fuera de éste, convirtiéndose en estrellas respetadas y en partícipes de un recorrido por la vida marcado por la pasión, las traiciones, los celos y la muerte. La fragilidad de esa línea que separó su vida artística de la personal supo resistir incluso la entrada en escena de la joven Juxian, quien abandonó el mundo del prostíbulo para pasar a ser el tercer vértice de ese oscuro amor.


Sobre la autora…

Lilian Lee (Hong Kong, 1959), es el pseudónimo de la autora de Adiós a mi concubina y otras novelas como Rojo, La tentación de un monje o Serpiente verde llevadas al cine. También es la autora de La última princesa de Manchuria.


Mi opinión…

El título de esta novela me sonaba por su versión cinematográfica, la cual no he visto, así que cuando me llegó este libro entre el grandísimo montón que me regaló una conocida, me lo quedé. Me picaba la curiosidad por saber de qué iba esa obra, de la cual había oído elogios sobre su versión en el cine.

La historia arranca con dos niños de unos diez años que se encuentran como aprendices en la escuela de la Ópera de Pekín. Esta institución  es muy importante en China encontrando su origen a mediados del s.XIX. Su máxima popularidad se alcanzó bajo la dinastía Qing. Para que nos hagamos una idea de su importancia, decir que en el año 2010 la Ópera de Pekín fue declarada como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Hasta la Revolución de 1911, solo podían participar varones en las representaciones de la ópera. Hasta la escuela de la misma acudían muchos padres, sobre todo madres, con el deseo de que su pequeño pudiese formar parte de la institución. Esto significaba un problema menos para ellos, era una boca a la que ya no tenía que alimentar y a la que podía esperarle un futuro mejor. Este es el caso de uno de los protagonistas, Xiao Douzi, quien es llevado hasta la escuela por su madre, una joven que no tiene más remedio que ejercer la prostitución para poder sobrevivir. Para el pequeño Douzi, su madre simplemente lo abandona. Para su madre, su hijo ya no es un problema para ella y cree que con esta decisión le está dando una vida mejor. Como ocurre con el resto de los chavales, madre e hijo ya no se volverán a ver nunca más.

Douzi, un niño muy femenino y delicado con una voz y maneras exquisitas, entabla una relación de amistad con uno de sus compañeros, Xiaou Shitou. Ambos serán los elegidos para representar a la Dan (heroína) y al Sheng (héroe) en varias obras; de las cuales sobresale Adiós a mi concubina.

Cuando los chicos ya son adultos y han completado su formación artística en la escuela, se independizan de ésta y montan su propio espectáculo con una compañía teatral itinerante. También se cambian los nombres, ahora serán Cheng Dieyi (Douzi) y Duan Xiaolou (Shitou).  Los dos protagonistas se convierten en auténticas estrellas y siguen representando la obra que mejor se les da: Adiós a mi concubina.

Pero la vida personal de los dos amigos no puede ser más distinta. Mientras que Cheng Dieyi sufre en silencio su amor por su amigo y se convierte en un gigoló con el objetivo de recoger cada vez más riquezas y poder; Duan Xiaolou conoce a la que será su esposa, una joven prostituta llamada Juxian

Este último personaje es el tercer vértice de este triángulo amoroso que hará de la vida de los protagonistas casi un infierno.

Toda la vida tranquila que pudieran llevar hasta entonces comienza a truncarse con la llegada de los japoneses y años más tarde, finalizada la Segunda Guerra Mundial, con la implantación de la Revolución Cultural de Mao Tse Tung.

Esta es precisamente la parte que más me ha gustado de la novela. Aunque sé algo de este terrible período en la historia reciente de China, no podía ni imaginarme cuál de terrible fue esa situación. La vida de los chinos cambió radicalmente con la depuración que se ejerció en todos los aspectos de la vida del país,  destacando en este caso a la cultura. Ésta pasa al servicio del régimen y los antiguos actores, como nuestros protagonistas, pierden toda su importancia. Además, pasan a ser considerados como sospechosos de ir en contra de las nuevas autoridades y serán sometidos a auténticas sesiones de tortura que los pondrán al límite en más de una ocasión. Al igual que al resto de la población, Cheng Dieyi, Duan Xiaolou y Juxian pasarán por un proceso de purificación con el objetivo de que olviden sus pérfidas tendencias.

El trato que reciben ha sido horroroso. Me ha causado mucha pena, una gran sensación de injusticia y mucha tristeza. Ese trato vejatorio al que son sometidos, esas humillaciones públicas y el fin de alguno de ellos nos hacen pensar en la terrible situación que se tuvo que vivir en China desde 1949 hasta 1976.

Podría seguir hablando de la novela, de la cual ya nos he comentado que me ha gustado mucho la última parte, la de la invasión japonesa y la de la China comunista. He de aclarar que aunque en la sinopsis se deja caer que los dos protagonistas masculinos parece que tienen una relación sentimental, esto no es así. La relación que mantienen es la de hermanos, de amigos íntimos, pero esto no evita que Cheng Dieyi esté profundamente enamorado de Duan Xiaolou, teniendo una relación odiosa con la esposa de éste, Juxian.

Adiós a mi concubina es la historia de dos grandes estrellas que tienen un triste final. Dos personas que tuvieron la mala suerte de vivir una etapa terrible en la historia de su país. Dos hombres que, como miles y miles de ellos, tuvieron la desgracia de verse despojados de sus derechos humanos.

Adiós a mi concubina es una novela que recomiendo leer para ver, aunque sea brevemente, el horror que se vivió en la China comunista. Una historia de amor, abandono y drama. Una novela que merece la pena ser leída.

  • Imágenes tomadas de Google 

2 comentarios:

  1. Por lo que cuentas, intuyo es una lectura dura, pero que merece la pena. Yo me lo llevo anotado creo que me gustará.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Fue una de las películas que compitió con Belle Epoque cuando ganó el Oscar.

    ResponderEliminar

-No publicaré comentarios que incluyan invitaciones a otros blogs. Si me interesa vuestro espacio, no os preocupéis que ya os seguiré.No hace falta que me lo digáis...

-No publicaré comentarios que contengan algún tipo de enlace ni aquellos que se basen en el "si me sigues, te sigo"

- Si queréis hablarme de vuestras obras, tenéis un email al que dirigirse. No publicaré ningún comentario de promoción.

-Siempre respeta las opiniones de los demás, si no tu comentario quedará eliminado antes de publicarse.