miércoles, 15 de junio de 2016

Stonehenge : una novela del año 2000 a.C


Título: Stonehenge: una novela del año 2000 a.C

Autor: Bernard Cornwell

Edición: Edhasa, 2001

Número de páginas: 516

ISBN: 84-350-6022-5

                                                                               

Sinopsis…

Hace unos cuatro mil años, una tribu del sudoeste de Gran Bretaña llevó a cabo una de las mayores hazañas arquitectónicas de todos los tiempos: Stonehenge, un santuario hecho a base de inmensos bloques de piedra traídos de tierras lejanas. La grandiosidad de la obra ha dejado perplejos a los investigadores a lo largo de los siglos. ¿Qué llevó a aquellos hombres a acometer semejante empresa? ¿Cuáles eran sus nombres, sus motivaciones, sus dioses?


Sobre el autor…

Bernard Cornwell nació en Londres y pasó su infancia en el sur de  Essex. Después de graduarse en la Universidad de Londres, trabajó para la cadena de televisión de la BBC durante siete años, principalmente como realizador del programa Nationwide. Posteriormente se hizo cargo del departamento de actualidad de la BBC en Irlanda del Norte, y en 1978 pasó a dirigir el programa Thames al Six, para la Thames Television.

Su serie dedicada al fusilero del ejército de Wellington, Richard Sharpe, le ha convertido en uno de los lectores más leídos y de mayor éxito en el género de la novela histórica.


Mi opinión…

Tenía ganas de leer una novela histórica ambientada en la Prehistoria, principalmente porque se trata de mi etapa favorita y sobre la cual me especialicé en carrera. Aunque tengo varias novelas de esta etapa en casa, me decidí por esta que hoy os traigo porque llevaba ya tiempo esperando su turno en las estanterías.

La trama arranca en el poblado de Ratharryn, a finales del Neolítico,  con el jefe Hengall y sus tres hijos: el belicoso Lengar, el pacífico Saban y el desterrado Camaban. Y es que cada uno de los muchachos tiene un carácter distinto: Lengar es serio,  problemático, arrogante e incluso traicionero; Saban es más prudente  y sensato, con la empatía suficiente como para no andar dañando porque sí como su hermano y Camaban, el tercer hermano, es un joven que ha sido repudiado por su padre por una cojera de nacimiento y que por ello, malvive de espaldas a la tribu que lo vio nacer.

Ratharryn mantiene una relación tirante con el resto de los clanes  tribus vecinas, de las que destaca la poderosa Cathallo. Esta tribu está dirigida por una hechicera ya anciana, Sannas, (su edad es desconocida hasta para ella misma) cuyo poder es tan extenso que con solo nombrarla ya infunde miedo.

Los problemas para las tribus llegarán en el momento en el que Lengar, usando sus malas artes, se haga cargo de la jefatura de la tribu y con ello llegue la temida guerra a la región. Para más inri, el nuevo jefe querrá construir un nuevo y magnífico templo para el dios Slaol (Sol) a base de chantajes. 

Y es que Lengar posee unos rombos de oro que ha ido robando y que pertenecen a otras tribus; la cuales, si quieren recuperar este preciado metal, tendrán que ir regalando piedras de gran tamaño para la construcción del templo.

Templo que finalmente verá la luz bajo la dirección de Camaban, reconvertido en jefe de la tribu y quien dice mantener contacto directo con el dios Slaol. La construcción tendrá un claro carácter simbólico y de adoración al dios principal y es por ello por lo que posee esa disposición especial. Obviamente, esto es una licencia del autor (como él mismo comenta al final de la novela) pues a día de hoy todavía no se conocen a ciencia cierta los motivos por los que se llevó a cabo esta maravillosa construcción megalítica. 

No ha sido una novela que me haya gustado. Aunque la idea del autor era la de mostrarnos cuáles fueron los motivos que llevaron a estas gentes a construir el impactante y enigmático complejo de Stonehenge, la historia en sí me ha resultado aburrida. En ningún momento me he sentido en la Prehistoria, aunque sí tiene cosas dignas de mencionar como la evolución que viven los tres hermanos, en sus respectivos caracteres o las creencias de cada tribu. En este sentido, destacan Slaol (Sol) y Lahanna (Luna) y la eterna lucha que mantienen entre ellos y que condiciona la existencia de los seres que los adoran.

La narrativa es fluida aunque con pasajes bastante lentos y aburridos. Otra cosa que no me ha gustado es la forma brusca con la que el autor termina de contarnos una cosa y comienza otra totalmente distinta para la que incluso han pasado años. No existe una separación clara a nivel cronológico de los hechos y eso hace que nos encontremos ante una lectura un tanto atropellada.

A modo de conclusión, se trata de una novela floja pero que se puede leer. No he sentido que me haya trasladado hasta la Prehistoria, pero al menos entretiene.


  •  Imágenes tomadas de Google 
  • Datos de la sinopsis y del autor, tomados de la misma novela

3 comentarios:

  1. No es una época que me guste demasiado y si encima es flojita.. La dejo pasar. Un beso ;)

    ResponderEliminar
  2. Vaya, menudo jarro de agua fría. Venía dispuesto a apuntar el título en la lista de pendientes, porque el autor es uno de los grandes del género y porque Stonehenge me impresionó mucho cuando lo visité, y veo que la novela no merece del todo la pena... No sé, no sé; por ahora la dejo en el aire.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  3. Me llamó mucho la novela al ver el título, pero me ha pasado como a Xavier, me he quedado un pelín fría. Tengo ganas de Prehistoria, pero me temo que no van a ir los tragos por aquí.

    Un besín

    ResponderEliminar

-No publicaré comentarios que incluyan invitaciones a otros blogs. Si me interesa vuestro espacio, no os preocupéis que ya os seguiré.No hace falta que me lo digáis...

-No publicaré comentarios que contengan algún tipo de enlace ni aquellos que se basen en el "si me sigues, te sigo"

- Si queréis hablarme de vuestras obras, tenéis un email al que dirigirse. No publicaré ningún comentario de promoción.

-Siempre respeta las opiniones de los demás, si no tu comentario quedará eliminado antes de publicarse.