miércoles, 2 de marzo de 2016

Amor, etcétera


Título: Amor, etcétera

Autor: Julian Barnes

Edición: Anagrama, 2001

Número de páginas: 236

ISBN: 978-339-6945-5


Sinopsis…

Diez años atrás, Barnes revolucionó la forma de narrar un triángulo amoroso con la publicación de la novela coral Hablando del asunto. Allí, sin otro recurso que el de la recitación de fidelidades e infidelidades, dos hombres y una mujer intentaban explicarnos y explicarse a ellos mismos ciertas emociones peligrosas y la delgada línea que separa la pasión de la amistad. Una década más tarde, Stuart ya no es el cornudo desconcertado, Oliver ha dejado de ser la joven promesa artística con ganas de dinamitar parejas y Gillian sigue pensando si habrá hecho lo correcto a la hora de hacer lo incorrecto. Así es: continúan hablando del mismo asunto pero ahora tal vez mucho más preocupados por la permanencia del etcétera que por la fugacidad del amor. Comedia de costumbres tan tierna como feroz, Amor, etcétera es una historia que reconcilia en un mismo libro la pérfida elegancia de Jane Austen con la potencia neurótica de Woody Allen. O viceversa.


Sobre el autor…

Julian Barnes (Leicester, 1946) se educó en Londres y en Oxford. Está considerado una de las mayores revelaciones de la narrativa inglesa de las últimas décadas. Es autor de varias novelas premiadas entre las que destaca Hablando del asunto.


Mi opinión…

Este libro llegó a mis manos de casualidad. Se encontraba entre aquellos numerosos libros que una conocida me regaló hace unos meses. Si lo dejé en mis estanterías fue porque me dio la sensación de que se trataba de una historia de amor y por lo tanto, me podría gustar. Pero no, no creáis que, por su título, es una historia romántica. En realidad se trata de una historia cotidiana, la historia de tres personas cuyas existencias componen un triángulo amoroso en el que también involucran a personas de su entorno.

Los protagonistas son tres: Gillian, Oliver y Stuart. Gillian y Oliver están casados y tienen dos niñas, pero Gillian antes estuvo casada con Stuart. Es más, fue infiel a Stuart con Oliver.
Ahora han pasado diez años y mientras Gillian y Oliver pasan la vida en un matrimonio que no es tan feliz como parecía, Stuart vuelve de los Estados Unidos para reaparecer en sus vidas.

La historia está narrada tal y como se la contarían a un terapeuta o a un amigo. Cada uno de los personajes, perfectamente identificados, utiliza su voz para contarnos cómo se siente.

Así sabremos que Gillian no es feliz, duda si hizo bien en romper su matrimonio con Stuart por alguien como Oliver.

Oliver vive sumido en una terrible depresión que hace que se vuelva un ser taciturno, amargado y encerrado en sí mismo. Pero no, la depresión no viene desde que comparte su vida con Gillian, Oliver tuvo una infancia traumática que le está pasando factura ahora.

Stuart, que se volvió a casar y a divorciarse, no ha superado la ruptura de su primer matrimonio y todavía está enamorado de Gillian. Prueba de ello es que a pesar de haber emigrado a otro país, sigue manteniendo contacto con la madre de Gillian, Madame Wyatt (quien también tiene voz en la novela)

Todo el argumento de la novela gira en torno a estos tres personajes, aunque ya os he comentado que aparecen otros más (al margen de la madre de Gillian) que también nos ofrecen su opinión. Así, Tracy, la segunda esposa de Stuart; Ellie, la ayudante de Gillian que mantiene una relación esporádica con Stuart o las niñas de Gillian y Oliver, Marie y Sophie, nos dan una visión de la situación que las rodea.

No sé si es que al leer este segundo libro sin haber leído el primero me he saltado información y no he entendido bien la historia, pero a mí este libro me ha dejado fría. Me he aburrido bastante con la historia de este triángulo amoroso aunque es verdad que la historia es bastante real. Creo que el autor sí ha conseguido reflejar la realidad de las relaciones amorosas, no siempre todo resulta de color de rosa y muchas veces metemos la pata con nuestras decisiones.

El personaje que menos me ha gustado es el de Oliver. Posiblemente debido a su depresión el autor lo haya plasmado de esa manera, pero a lo largo de la novela se va apreciando cómo empieza a desvariar de tal forma que al final no mantiene una explicación lógica y la narrativa que ofrece es disparatada y sin sentido.


No ha sido una lectura que me haya gustado (quizás por carecer de los antecedentes de la misma), pero no es una mala lectura. Si os gustan las novelas que se centran en las relaciones personales, que indagan en las relaciones de pareja, esta novela os gustará. Eso sí, creo que es mejor leer antes la novela anterior, Hablando del asunto, porque si no os perderéis como me ha ocurrido a mí. 

4 comentarios:

  1. Hace tiempo que quiero leer a este autor, pero quizá escoja otra novela para empezar.
    Besos:)

    ResponderEliminar
  2. Pues como no te ha encantado y tengo mucho que leer, la dejaré pasar.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Oh oh... pues el libro lo tengo, y supongo que no por casualidad (no recuerdo, en verdad). Lo que no sabía es que había un "primero"... mmmm... me quedo un poco "plof", lo dejaré reposando en la estantería que hay mucho otros por delante.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Vaya, pues a mí me daba curiosidad...

    Besotes

    ResponderEliminar

-No publicaré comentarios que incluyan invitaciones a otros blogs. Si me interesa vuestro espacio, no os preocupéis que ya os seguiré.No hace falta que me lo digáis...

-No publicaré comentarios que contengan algún tipo de enlace ni aquellos que se basen en el "si me sigues, te sigo"

- Si queréis hablarme de vuestras obras, tenéis un email al que dirigirse. No publicaré ningún comentario de promoción.

-Siempre respeta las opiniones de los demás, si no tu comentario quedará eliminado antes de publicarse.