martes, 18 de febrero de 2014

Le compré un tambor a mi hijo y ahora no puedo dormir

Título: Le compré un tambor a mi hijo y ahora no puedo dormir
Autor: Federico Vázquez Rodríguez
Edición: Dauro, 2012 (Colección Peripecia)
Número de páginas: 258
ISBN: 978-84-96677-63-0


Sinopsis…
Morales, un peculiar hombre de intocables valores, le oculta a su familia que ha perdido su empleo y está en la ruina. Planea, entonces, unas vacaciones económicas en un asentamiento ilegal de hippies en la Alpujarra granadina.
Llegan todos en un momento crucial, ya que el líder del asentamiento ha fallecido recientemente, y su muerte ha atraído la atención de un misterioso detective holandés y de varios vecinos de la zona que rastrean el paradero de unas escrituras de propiedad.
El protagonista de convierte así en el cabecilla del grupo para intentar salvaguardar a la comunidad y que no sean expulsados de sus tierras. Empieza aquí una trama disparatada e ingeniosa en la que se ven envueltos variopintos personajes que disputan por un mismo objetivo, beneficiarse con la venta de unos terrenos de gran valor.
Una historia que removerá conciencias y provocará en el lector multitud de carcajadas espontáneas. Una aventura emocionante y desenfadad que no dejará al lector indiferente.

Sobre el autor…
Federico Vázquez Rodríguez (1973), natural de Berja (Almería), es ingeniero técnico agrícola especialista en gestión y optimización de cultivos de alto rendimiento. Desde su más temprana infancia sintió una profunda fascinación por el entorno de la Alpujarra, una mágica zona que comparten las provincias de Granada y Almería. Dicho interés promueve esta novela, ambientada en un entorno natural, que dota a los protagonistas de una profunda sensación de libertad. Además de colaborador habitual de diversos medios de comunicación, es autor de varias novelas, pero es con Le compré un tambor a mi hijo y ahora no puedo dormir, con la que se da a conocer al gran público.

Mi opinión…
Vi este libro en el catálogo de las publicaciones de Dauro y me llamó mucho la atención. Primero por su título y después por su sinopsis. Así que como me apetecía mucho pasar un buen rato leyendo y este libro prometía diversión, lo pedí para leer y reseñar. Y aquí os lo traigo.

La historia comienza con un hombre de una edad indeterminada, pero que podríamos ubicar en torno a los 40 ó 50 años. Sabemos que se llama José Luis López Morales, Morales para todo el mundo, y que lleva unos meses en el paro. No lo sabe nadie y mucho menos su familia, pero todo se complica cuando lleva el mes de vacaciones veraniegas y con ellas el prometido y ansiado viaje de la familia. Morales ha ido ahorrando como puede, privándose de pequeñeces, y ha conseguido ahorrar una mísera cantidad de dinero. ¿A dónde ir con ese presupuesto? Pues a un camping. Pero ojo, no es un camping convencional, no. Morales, sin saberlo, ha elegido para pasar sus vacaciones un asentamiento ilegal de hippies en medio de la Alpujarra.

Imaginaos la cara de Morales y su familia (su esposa, Carol, su hijo Diego y su hija Fani) cuando llegan a este “camping” y descubren a un montón de hippies viviendo con lo justo y con la limpieza e higiene en general brillando por su ausencia. Imaginaos la cara y lo que se le llega a pasar por la cabeza a este peculiar ser como es Morales, con unas normas cívicas y morales muy rígidas, cuando descubre que tiene que pasar un mes con estos seres sucios, desdentados y malolientes. Él, Morales, que no dudó en perseguir a un pobre hippie en el aparcamiento del supermercado con un hacha porque al infeliz no se le ocurre otra cosa que pedirle la moneda del carrito de la compra…

Paralelamente a la historia de nuestro protagonista, tenemos otras dos historias más. Por un lado, desde Holanda llega un detective bastante peculiar adicto a la mantequilla (es básicamente su único alimento) que busca al recientemente fallecido líder del campamento.  También tenemos a un grupito formado por un concejal del ayuntamiento, un funcionario y el arrendador de las tierras cercanas a la de los hippies que buscan, desesperados, las escrituras de las tierras del asentamiento, las cuales poseen un alto valor.

Todas estas historias se van a ir mezclando con el único nexo en común de las tierras de los hippies. También veremos aparecer a unos monjes shaolin y a un cabrero vouyerista.

Sí, he de reconocer que me he reído bastante. Sobre todo al comienzo de la obra con Fani, la hija de Morales. Qué muchacha más insoportable, pero con unas frases y salidas de tono de lo más graciosas. Qué pena que no se le haya dado más juego en la historia, me hubiese gustado ver su personaje más desarrollado.
Pero no todo son risas en esta novela. También tenemos una denuncia clara hacia la corrupción de los que ostentan el poder, quienes no dudan en manipular y usar a quienes tienen cerca con tal de salirse con la suya. Y de cómo este poder, ese deseo de llenarnos de cosas materiales, puede llegar a hacernos cambiar nuestros principios y olvidarnos de las cosas buenas.


Novela divertida, con personajes peculiares y con un trasfondo serio de denuncia hacia el abuso de poder y la corrupción. 

  • Muchísimas gracias a la editorial Dauro por el envío de un ejemplar de esta obra para leer y reseñar
  • Imágenes extraídas de Google

8 comentarios:

  1. Pues no tiene mala pinta. A lo mejor para un momento enq ue necesite algo así...

    ResponderEliminar
  2. Ya el título es de por sí curioso y la novela parece una buena comedia de enredo. Hace falta desconecta de vez en cuando con obras como esta. Besos.

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que el título es chocante y el argumento parece divertido. Ésta también me la llevo. Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Pues mira tengo ganas de reírme así que me lo apunto.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. El título es curioso y parece que debe estar bien. No había oído hablar de este libro.

    ResponderEliminar
  6. Un título totalmente desconocido para mí, Bibi. Y bueno, lo del tambor y la falta de sueño ya se ve venir, jajaja. No me atrae demasiado, lo reconozco pero tampoco lo descarto del todo...
    Besos,

    ResponderEliminar
  7. Pues mira, sólo sea porque el título me ha hecho sonreír ya le voy a dar una oportunidad (si además contiene crítica, también suma)

    Besos

    ResponderEliminar

-No publicaré comentarios que incluyan invitaciones a otros blogs. Si me interesa vuestro espacio, no os preocupéis que ya os seguiré.No hace falta que me lo digáis...

-No publicaré comentarios que contengan algún tipo de enlace ni aquellos que se basen en el "si me sigues, te sigo"

- Si queréis hablarme de vuestras obras, tenéis un email al que dirigirse. No publicaré ningún comentario de promoción.

-Siempre respeta las opiniones de los demás, si no tu comentario quedará eliminado antes de publicarse.