miércoles, 27 de junio de 2018

Elena



Título: Elena

Autor: Evelyn Waugh

Género: Histórico

Edición: Diario El País, 2005

Número de páginas: 174

ISBN: 84-9815-245-3



Sinopsis…

Elena, conocedora de La Ilíada, soñaba desde niña con encontrar las ruinas de Troya; sin embargo, de mayor, se convirtió al Cristianismo, emprendió un viaje de peregrinación a Palestina y dirigió las excavaciones en las que se descubrieron trozos de madera de la cruz de Jesucristo.

La Historia reconoce la influencia que ejerció sobre su hijo, Constantino el Grande, el emperador que autorizó el culto cristiano en todo el Imperio Romano, en un tiempo en el que el distanciamiento entre Oriente y Occidente iba siendo cada vez mayor. De él recibió el título de Emperatriz Augusta; la Iglesia Católica la hizo santa; y la leyenda convirtió en una época oscura en fascinante.


Sobre el autor…

Para Evelyn Waugh, nacido en el Reino Unido en 1903, “el novelista trata de las experiencias que le excitan la imaginación

En su caso, su conversión al catolicismo dio como fruto Retorno a Brideshead, cuya adaptación televisiva tuvo un enorme éxito; su participación en la II Guerra Mundial le sugirió la trama de una trilogía: Hombres en armas, Oficiales y caballeros y Rendición incondicional; otras obras nacieron de sus viajes por África y Oriente; y toda, de su ingenio satírico y crítico que, al final de su vida evolucionó a posiciones más conservadoras.

Cuando murió, en 1966, en la catedral de Westminster se celebró el funeral en latín, pues no estaba de acuerdo con la política renovadora de Juan XXIII.

  
Mi opinión…

Hoy os hablo de una novela histórica que tenía por casa y me llamaba la atención pues habla de un personaje del que sé poco y del que me gustaría saber más.

Como su propio nombre indica, la novela se centra en la figura de Elena, madre del emperador Constantino el Grande, artífice de la proclamación (mediante el Edicto de Milán, 313) del Cristianismo como religión oficial del Imperio.

El autor reconoce en la obra haberse tomado una serie de licencias como la de situar el origen de Elena en Britania (posiblemente, era originaria de Drepanum (más tarde Helenópolis) a orillas del Bósforo) situándola como una princesa (otro dato a debatir, pues se cree que pudo ser una concubina) Quizás esto tenga como base la leyenda que asegura que era hija del rey bretón Coel quien se alió con Constancio para evitar un enfrentamiento con Roma.

Lo que sí es cierto es el interés de Elena por la arqueología y sobre todo por la Ilíada y Troya. Prueba de ello es que formó parte de expediciones arqueológicas buscando esta mítica ciudad con las que consigue encontrar lo que se supone que era la Santa Cruz (en la que murió crucificado Jesús)

Elena fue la elegida para casarse con el emperador Constancio según el autor sin saber quién era éste realmente (cree que es un soldado con cargo alto pero desconoce que se trata del emperador) Fruto de este matrimonio nace Constantino (futuro Constantino I o Constantino el Grande) Años más tarde se divorciaría de ella para casarse con Teodora, hijastra de Maximiano.

Elena mostró un interés hacia el Cristianismo que influyó en su hijo. De ahí que este, durante su mandato, dictase el Cristianismo como la religión oficial.

Desde luego que la vida de esta mujer es más que interesante; sin embargo, esta novela no ha sido totalmente de mi agrado. He de confesar que me he enterado más sobre la vida de Elena buscando por la red que lo que el autor ha querido transmitir en su obra.

Y es que estamos ante una novela que a pesar de ser breve, no llega a las doscientas páginas, tiene una narrativa tan densa que resulta pesada de leer. Además, es liosa ya que el autor se pasa de una cosa a otra sin ofrecer ningún tipo de distinción. La narrativa es demasiado rápida y casi me atrevo a decir que superflua. No se centra en los asuntos realmente importantes y sí en otros que carecen de interés y genera tal evasión en lo que narra que cuesta meterse en la historia. Una pena, pues la historia de Elena (Santa Elena para la Iglesia Católica y la Ortodoxa) es muy interesante.
Prueba de ello es que es la patrona de la Arqueología y que se centró no solo en buscar los restos de la Santa Cruz, sino también los de los Reyes Magos (actualmente depositados en la Catedral de Colonia, Alemania) y los del Apóstol Matías.

También es patrona de la conversión y de los matrimonios difíciles.

Como veis, la vida de Elena (o de Santa Elena) es de lo más interesante. Lástima que esta novela en concreto sea tan complicada de leer y no deje buen sabor de boca.





3 comentarios:

  1. Pues no la conocía, pero es que yo no soy mucho de novela histórica :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, la vida de Santa Elena es muy interesante. Pena que acierte esta novela en su forma de abordarla. Habrá que investigar por si hay algún otro libro.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Pues esta no la veo para mí, por lo que cuentas que es complicada de leer y porque el tema no me atrae demasiado.
    Un beso ,)

    ResponderEliminar

-No publicaré comentarios que incluyan invitaciones a otros blogs. Si me interesa vuestro espacio, no os preocupéis que ya os seguiré.No hace falta que me lo digáis...

-No publicaré comentarios que contengan algún tipo de enlace ni aquellos que se basen en el "si me sigues, te sigo"

- Si queréis hablarme de vuestras obras, tenéis un email al que dirigirse. No publicaré ningún comentario de promoción.

-Siempre respeta las opiniones de los demás, si no tu comentario quedará eliminado antes de publicarse.