La tienda de la felicidad



Título: La tienda de la felicidad

Autor: Rodrigo Muñoz Avia

Género: Humor, Novela epistolar

Edición: Alfaguara, 2021

Número de páginas: 302

ISBN: 978-84-204-3592-3

 

Sinopsis…

Carmelo Durán necesita pocas cosas en la vida: un ordenador con internet, un supermercado online donde comprar comida en cantidad y unos cuantos interlocutores cibernéticos con los que discutir. Pero todo cambia cuando un error en un pedido le pone en contacto con Mari Carmen, la encargada de atención al cliente.

La tienda de la felicidad es una novela epistolar, escrita en forma de mensajes de correo, con un protagonista inolvidable, mezcla quijotesca del Ignatius de La conjura de los necios y la Helene de 84, Charing Cross Road. Una historia de personas reales, con sus peripecias diarias, que se ganará un hueco en el corazón de los lectores.

 

Sobre el autor…

Rodrigo Muñoz Avia nació en Madrid en 1967. Licenciado en Filosofía por la Universidad Complutense, se formó como escritor en la Escuela de Letras de Madrid. Es autor de las novelas Psiquiatras, psicólogos y otros enfermos, acogida con notable éxito por los lectores y reeditada en múltiples ocasiones. Vidas terrestres y Cactus. Recopiló una antología de entradas en su blog personal en el libro El gato de guardia.

En el ámbito de la literatura infantil y juvenil ha publicado siete novelas y una obra de teatro, por las que ha obtenido importantes galardones. También ha escrito guiones de cine y diversos artículos y estudios de arte contemporáneo. En este terreno presta especial atención a la obra de sus padres, los pintores Lucio Muñoz y Amalia Avia, a los que dedicó La casa de los pintores, su titulo más personal. Sus obras han sido traducidas a varios idiomas.

 

Mi opinión…

El libro que hoy reseño es una de esas novelas que escojo a ciegas pues ni conocía al autor ni a su obra. Pero el solo hecho de que fuese escrita de forma epistolar me hizo decidirme a leerla. Y en buena hora me dejé llevar por mi criterio pues es una novela divertida con la que se pasa un buen rato.

La tienda de la felicidad tiene como protagonista a Carmelo Durán, un hombre de unos cuarenta y tantos años, solitario, huraño, casi diría que antisocial. Odia la comunicación vía telefónica ya sea mediante la tradicional llamada o los tan usados whatsapp. Carmelo solo se comunica con el exterior a través del correo electrónico. Y mediante este medio hace incluso la compra. Una compra de grandes magnitudes a un conocido hipermercado y que es rara la vez que le llega tal cual la pide. Y es precisamente debido a la ausencia de algún artículo en su cesta de la compra lo que hace que Carmelo, enfadado a más no poder por lo que él considera una falta de respeto a su persona y de profesionalidad de la empresa, manda un correo a la gerente de las compras en las que manifiesta su más absoluta decepción y enfado. Y partir de algo tan simple como manifestar su malestar, comienza a gestarse una relación de amistad entre Carmelo y Mari Carmen, la encargada de resolver los problemas con los clientes.

Paralelamente a esta relación recién estrena por tan singular medio, Carmelo también se comunica con su hermano Elisendo (un reconocido escritor), su sobrino Jacobo (un adolescente que disfruta de las conversaciones con su excéntrico tío), su madre Aurora (preocupada por este hijo tan extraño y arisco que tiene) más el consabido correo comercial, spam, etc. que nos llega a nuestra bandeja de entrada y que puede ser una muestra del carácter del destinatario de los mismos. No quiero olvidar la relación epistolar que también mantiene con la presidenta de la comunidad en la que vive y que es de lo más singular.

La tienda de la felicidad (por cierto, nombre de una de las empresas de venta online que recibe Carmelo casi a diario en su buzón) nos habla de la soledad de algunas personas y de la autoreclusión a la que se someten de forma voluntaria pues quizás están hastiados del mundo que los rodean. De la singular manera con la que un imprevisto nos puede cambiar la vida, de vencer las barreras autoimpuestas y asomarse a un mundo, quizás hostil, pero lleno de gentes y cosas buenas. A lo largo de la novela seremos testigos de la evolución personal de Carmelo gracias en parte a esa relación tan singular que mantiene con Mari Carmen.

La tienda de la felicidad es una novela grata de leer, de fácil, amena y divertida lectura que se lee en nada y de un tirón. Una novela en la que el humor está presente en la forma de escribir de Carmelo (es maravilloso) y en las hilarantes conversaciones que puede llegar a mantener con la presidenta de su comunidad, su madre o , si deja llevar por un impulso, hasta con un desconocido que le habla de religión.

Pero también tiene sus dosis de realidad más amarga  en determinadas situaciones  que no voy a desvelar y que marcan mucho al protagonista.

Para ir concluyendo, La tienda de la felicidad es de esas novelas agradables que de vez en cuando se cruzan en mi camino con las que paso un buen rato y me divierto. Una lectura amena de la que se pueden extraer varias conclusiones que os invito a adivinar y disfrutar.


Comentarios

  1. Pues no me importaría que se cruzara también en mi camino, que tiene buena pinta.
    Besotes!!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

-No publicaré comentarios que incluyan invitaciones a otros blogs. Si me interesa vuestro espacio, no os preocupéis que ya os seguiré.No hace falta que me lo digáis...

-No publicaré comentarios que contengan algún tipo de enlace ni aquellos que se basen en el "si me sigues, te sigo"

- No publicaré ningún comentario de promoción.

-Siempre respeta las opiniones de los demás, si no tu comentario quedará eliminado antes de publicarse.


Entradas populares de este blog

Trilogía "Versos, canciones y trocitos de carne"

Saga La Mansión ( 1 y 2)

Tartarín de Tarascón