miércoles, 11 de noviembre de 2015

Capítulos 49, 50 y 51 del Libro Segundo de don Quijote de la Mancha

Capítulo XLIX: De lo que le sucedió a Sancho Panza rondando su ínsula

Habíamos dejado a Sancho enfadadísimo con aquel labrador un tanto osado.

Sancho, enfadado como está, aprovecha el momento para replicarle al doctor su orden de no darle de comer. El galeno al final claudica y le dice que permitirá que cene. Una cosa que a todos llama la atención es la locuacidad y sensatez de Sancho a la hora de hablar y, sobretodo, de emitir juicio.

Paseando, Sancho se encuentra a dos hombres discutiendo. Uno acusa al otro de no querer darle un dinero. El otro hombre se justifica diciendo que no le quiere dar dinero porque siempre anda pidiendo y ya se ha cansado de darle.

Sancho determina que le pague cien reales al pedigüeño, el cual tiene la orden de salir diez años de la ínsula, so pena de castigo físico si no cumple. Además, toma la determinación de cerrar todas las casas de juego, culpables de que se pierdan las cabezas y los dineros en ellas.

Terminado este asunto, se le presenta otra oportunidad de hacer justicia a Sancho. Le traen a un joven que, al ver a los representantes de la ley, ha salido corriendo por lo que creen que algo esconde. El jovencito resulta ser un tanto descarado y aunque desquicia a Sancho, lo deja marchar.

El siguiente caso que le llega a Sancho en su ronda nocturna es el de una joven y hermosa muchacha que viste como varón. La chica es una joven de bien, educada y correcta, pero parece que esconde algo…

Según cuenta la chica, ha estado encerrada durante diez años sin contacto con casi nadie excepto con su padre, hermano y el administrador de la familia.

Tal es su deseo de conocer que le ha pedido a su hermano que la ayude a salir a la calle. Éste acepta y la joven lo hace vestida de hombre (para con ello no levantar sospechas) Pero en un momento dado se distrae y se separa de su hermano, quedando sola.

De pronto hace acto de presencia el hermano de la joven, quien llega detenido. Al final resulta que tanto drama para nada, que sólo son dos jóvenes deseosos de conocer mundo. Sancho decide devolverlos a su casa no sin antes darles consejo de no volver a caer en estas travesuras. Sancho queda con la idea de casar a su hija con el muchacho. De momento, se retira a descansar que ya va siendo hora.

Capítulo L : Donde se declara quién fueron los encantadores y verdugos que azotaron a la dueña y pellizcaron y arañaron a don Quijote, con el suceso que tuvo el paje que llevó la carta a Teresa Sancha, mujer de Sancho Panza

Una dueña de la casa de los duques ve cómo doña Rodríguez se mete en los aposentos de don Quijote y rápida acude a informar a los duques.

La duquesa, junto con Altisidora, se entera de todo lo que doña Rodríguez cuenta a don Quijote y tal es la rabia que les entra que no dudan en golpear a la pobre mujer tal y como se contó en un capítulo anterior.

La duquesa, mujer incansable en esto de molestar, decide enviar a un paje con dos cartas para Teresa Panza: una de su marido, Sancho, y la otra de ella misma.

Sale Teresa Panza a recibir al mensajero. Este les lee, a Teresa y a Sanchica, las dos cartas en las que la duquesa deja muy bien parado a Sancho. También les remite un presente: un collar para Teresa y un vestido (que era de Sancho) para Sanchica. Madre e hija quedan muy agradecidas y 

Teresa, de puro contento, sale a pasear por el pueblo para enseñar las cartas a todo aquel que quiera verlas. Tropieza con el cura y el bachiller Carrasco quienes no salen de su asombro y piden conocer al portador de tan buenas nuevas. Y es que no creen que sea real, más bien creen que es algo de don Quijote, alguno de esos encantamientos suyos…

Teresa manda a un joven, no se fía de la burla que pueda hacerle el bachiller en las misivas, a que redacte y envíe un par de cartas a Sancho.

Y así la dejamos, con la alegría en el cuerpo.

Capítulo LI: Del progreso del gobierno de Sancho Panza, con otros sucesos tales como buenos

Volvemos a ver cómo es otro día en la vida de Sancho como gobernador. Sancho comienza la jornada con hambre por orden, otra vez, de su médico. Se le prepara un difícil y complicado caso que requiere toda la atención del escudero.

Sancho resuelve el galimatías que se le presenta y lo hace con tanta lógica (está irreconocible, la verdad) que el mayordomo se siente culpable por no darle de comer (a pesar de que el hombre sigue las órdenes del médico)

Terminando la cena, le llega a Sancho una carta de don Quijote que la que le muestra su orgullo por su sabio comportamiento a la vez que le vuelve a dar nuevos consejos para gobernar. 

También le cuenta su percance y le pregunta si es cierto que su mayordomo tuvo algo que ver con el asunto de la Trifaldi.

La respuesta de Sancho fue inmediata y en ella le deja constancia de lo ocupado que está y del hambre que pasa. También le cuenta de que el duque le advirtió de la presencia de unos malhechores que habían entrado en la ínsula con intenciones de matarlo. De momento, el único que parece tener esas intenciones es su propio médico…

También le cuenta el incidente con la muchacha de la cual se ha enamorado el maestresala y cuyo hermano es el yerno ideal para Sancho. Eso lo tratará con el padre de los jóvenes, Diego de la Llana.

Le pide paciencia a Don Quijote con los duques, al fin y al cabo de esa relación depende su gobierno en la ínsula…


Sancho finaliza su carta y ordena enviarla para seguir controlando sus dominios. 

2 comentarios:

  1. ¡Hola!

    Pues ya he visto una entrada muy similar por otro blog... ¿Es algún tipo de reto o lectura conjunta?

    Te digo lo mismo que le puse al otro blog... Me obligaron a leer una adaptación del Quijote y me lo machacaron de mala manera así que no tengo intención de volver a esa lectura jajaja

    Saludos y me quedo por aquí ❤️‍❤️‍

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, sí se trata de un reto pero en esta ocasión es personal (aunque coincidimos varios blogs en ello) El año pasado sí se hizo un reto oficial y leímos la primera parte.
      Gracias por pasarte por aquí y bienvenida.
      Un beso

      Eliminar

-No publicaré comentarios que incluyan invitaciones a otros blogs. Si me interesa vuestro espacio, no os preocupéis que ya os seguiré.No hace falta que me lo digáis...

-No publicaré comentarios que contengan algún tipo de enlace ni aquellos que se basen en el "si me sigues, te sigo"

- Si queréis hablarme de vuestras obras, tenéis un email al que dirigirse. No publicaré ningún comentario de promoción.

-Siempre respeta las opiniones de los demás, si no tu comentario quedará eliminado antes de publicarse.