lunes, 15 de diciembre de 2014

Capítulo XLIX del Libro Primero de don Quijote de la Mancha

Capítulo XLIX: Donde se trata del discreto coloquio que Sancho Panza tuvo con su señor don Quijote

Sancho intenta sacar a don Quijote de su error al creerse víctima de un encantamiento en base a un buen razonamiento: ¿Cómo puede ser que afirme ser víctima de un encantamiento cuando las víctimas de estos ni comen, ni beben, ni duermen ni hacen otras cosas más mundanas y él, don Quijote, sí lo hace?

Nada, que don Quijote no da su brazo a torcer y sigue con la idea de que está encantado…

Sancho le propone hacer algo: salir de la jaula y montar a Rocinante a ver si con ello le sigue el encantamiento.

Don Quijote acepta y Sancho pide permiso al cura, previo juramente de hacerse cargo de evitar la fuga, para sacar a su amo de la jaula un rato.

El motivo por el que don Quijote no tiene la mínima intención de fugarse es porque sigue creyendo que está encantado y por lo tanto, su voluntad pertenece a quien lo ha encantado.

Sueltan a don Quijote quien decide hacer aquello que Sancho le ordene.

El canónigo, mientras tanto, se asombra de ver que don Quijote es una persona cuerda que tan solo pierde el norte cuando se trata de la caballería. Por eso, le pregunta al caballero si el motivo de esos arrebatos que le dan no estarán relacionados con los libros de caballería. El canónigo le aconseja que deje de lado esos libros que tanto daño le hacen y busque otro tipo de lectura. Si llega a caer en la tentación de leer algo de caballerías, el canónigo le recomienda una obra que además de hablar sobre ese tema, le enseñará historia, virtud, bondad, etc. En fin, que será una lectura provechosa, nada que ver con la locura de novelas que lee.

Don Quijote le contesta que el único que ha perdido el juico es él (el canónigo) al negar la existencia de algo obvio, de algo que existe y que todo el mundo lo sabe.


El canónigo está alucinado de la parrafada que le suelta don Quijote en la que mezcla verdad y mentira, por lo que no le queda más remedio que decirle que sí, algo de verdad hay en lo que cuenta sobre todo en lo referente a la existencia de ciertos caballeros. Pero eso no quiere decir que se tenga que creer uno todo lo que lee… Sigue insistiendo en que un hombre de su alcurnia e inteligencia no puede creerse todo lo que lee…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

-No publicaré comentarios que incluyan invitaciones a otros blogs. Si me interesa vuestro espacio, no os preocupéis que ya os seguiré.No hace falta que me lo digáis...

-No publicaré comentarios que contengan algún tipo de enlace ni aquellos que se basen en el "si me sigues, te sigo"

- Si queréis hablarme de vuestras obras, tenéis un email al que dirigirse. No publicaré ningún comentario de promoción.

-Siempre respeta las opiniones de los demás, si no tu comentario quedará eliminado antes de publicarse.