lunes, 6 de octubre de 2014

Capítulo XXXIX del Libro Primero de don Quijote de la Mancha

Capítulo XXXIX: Donde el cautivo cuenta su vida y sucesos

El cautivo comienza contando que es originario de las montañas de León y que proviene de una familia venida a menos que tuvo que sufrir el despilfarro económico del padre, un antiguo soldado que gastaba a menos llenas todo lo que tenía.

Así que un buen día, este señor reúne a sus hijos y les comenta que tiene que vender la hacienda para cubrir gastos. Y que ha pensado en dividir los beneficios de la venta en cuatro partes: una para cada hijo y la tercera para él mismo. Pero con una condición para cobrar el dinero: cada uno de los hijos debe elegir un camino entre la Iglesia, el comercio o servir al rey. Como nuestro protagonista es el mayor de los tres hermanos, elige primero y se encamina hacia servir al rey como soldado. Una vez repartidos los destinos, el padre les da a cada hijo una cantidad de dinero mientras que él se queda a vivir en la parte de la hacienda que le corresponde (la cual había comprado un tío de los muchachos) a la vez que sus hijos le dan una parte en dinero de sus beneficios de la venta.

Cada hermano toma un camino distinto y se separan tanto del padre como de ellos mismos. Pasarán veintidós años hasta que el cautivo (nuestro protagonista) cuente los hechos en los que nos centramos ahora.

Nuestro amigo llega hasta Alicante, desde donde embarca hacia Génova. Pasa por varias ciudades italianas, siempre en calidad de soldado, hasta que llega a Flandes siguiendo la estela de don Juan de Austria. Vuelve de nuevo a Italia para luchar contra los turcos, por lo que la narración se centra en la lucha que en el último tercio del s. XVI mantuvieron cristianos e infieles en el Mediterráneo.

Durante todo este tiempo, el cautivo va ascendiendo dentro de la carrera militar alcanzando un grado importante dentro de este cuerpo.

Pero en medio de una escaramuza con los turcos cae en manos enemigas.


Y lo que son las cosas… resulta que uno de los soldados que logran huir del enemigo (y al que conoce en su cautiverio) era el hermano de don Fernando, don Pedro de Aguilar, conocido también por su facultad para crear poemas. Y con el inicio, por parte de don Fernando, del poema más conocido de su hermano, dará comienzo el próximo capítulo. 

1 comentario:

  1. Voy poniéndome al día pero aún no os he alcanzado. A ver si la semana que viene

    ResponderEliminar

-No publicaré comentarios que incluyan invitaciones a otros blogs. Si me interesa vuestro espacio, no os preocupéis que ya os seguiré.No hace falta que me lo digáis...

-No publicaré comentarios que contengan algún tipo de enlace ni aquellos que se basen en el "si me sigues, te sigo"

- Si queréis hablarme de vuestras obras, tenéis un email al que dirigirse. No publicaré ningún comentario de promoción.

-Siempre respeta las opiniones de los demás, si no tu comentario quedará eliminado antes de publicarse.