jueves, 4 de septiembre de 2014

Capitulo XXXIV del Libro Primero de don Quijote de la Mancha

Capítulo XXXIV: Donde se prosigue la novela del curioso impertinente

La nota que Camila le envía a Anselmo es clara como el agua: o regresa pronto a casa o ella se larga, pues no le gustan ni las miraditas ni las insinuaciones de Lotario.

Anselmo decide volver a casa. Camila busca el modo de justificar a Lotario ante Anselmo (al fin y al cabo son amigos y ella no quiere romper esa amistad)

Pero… ¡ay! ¡que Camila cede ante las insinuaciones de Lotario y cae en sus brazos!

Tan solo Leonela, la criada de Camila está al corriente de esta aventura.

Regresa Anselmo y pide un balance a Lotario el cual se guarda de contar la verdad y deja a Camila por las nubes. Anselmo le pide a Camila saber porqué escribió esa carta en esos términos y ésta le comenta las miradas y demás que le dedicaba Lotario. Algo que hizo que la chica dudase de la integridad de su amigo…
Pero no, posiblemente hayan sido imaginaciones suyas y Lotario no quería sobrepasarse con ella…

Claro, Camila no sabe la trampa que le ha tenido este par y cae presa de los celos cuando Anselmo le comenta que Lotario anda enamorado de una doncella de nombre Clori.

Reunidos un ´día los tres, Anselmo le pide a Lotario que lea un poema que le ha compuesto a Clori, a la cual tacha de ingrata (ya sabemos que la musa de Lotario es Camila)

Total, que Camila se da cuenta de que es a ella a quien van dirigidos los versos y mientras ella cae más rendida ante Lotario, sube ante los ojos de su marido.

Camila se sincera con Leonela quien aprovecha esta tesitura para meter en casa a su amante.

Pero hete aquí que una madrugada Lotario ve salir de casa de Camila y Anselmo al amante de Leonela, creyendo que se trataba del amante de Camila. Y es que, piensa Lotario, si ésta se ha entregado a él con tanta ligereza… ¿cómo no iba a hacer lo mismo con otro hombre?

Así que Lotario, que está empezando a tener el mismo poco seso que Anselmo todo hay que decirlo, decide ir con el cuento a su amigo de que lleve cuidado con Camila que al parecer no es trigo limpio. Pero para salir de dudas, que mejor que verla con sus propios ojos así que las dos mentes privilegiadas de Anselmo y Lotario deciden tenderle una trampa a Camila.

Camila se sincera, angustiada, con Lotario: Leonela está sobrepasando el límite de la decencia y mete a su amante en casa. Camila no le puede decir nada pues Leonela está al loro de todo lo que ha pasado entre ellos y sabe que se puede ir de la lengua…

Lotario se da cuenta de que ha metido la pata hasta el fondo y se lo dice a Camila, la cual se enfada con él.

Pero como hay que ponerle remedio a este lio, deciden poner punto y final a este embrollo mediante una representación de  la cual sólo tendrían constancia ellos dos. Deciden representar la muerte de Lotario y el suicidio de Camila para con ello limpiar la honra de la mujer.

Comienza la representación: Anselmo supuestamente se ha ido unos días fuera de casa, pero en realidad está escondido en una habitación de su hogar. En esa misma habitación es donde va a tener lugar la farsa, la cual tiene su inicio cuando Camila hace llamar a Leonela y le comunica sus planes de acabar con el infame de Lotario. Así que ordena a su criada que salga a buscar al muchacho y mientras ella está sola (en apariencia, pues Anselmo está en esa misma habitación y Camila lo sabe) Camila se lamenta de su cruel destino, tener que acabar con aquel que ha intentado deshonrarla, a ella como mujer y a su esposo como amigo.

Llegan Lotario y Leonela y Camila se abalanza sobre el chico y simula atacarlo y atacarse después ella. Le sale bien la jugada pues finge de maravilla que se ha herido, que ha zanjado su honor, que su honra está a salvo…

Anselmo se lo cree todo a pies juntillas. Cree en la honra de su esposa cuando  en realidad ha sido engañado por ésta y por su amigo.

Pero hay que recordar que el culpable de este engaño es el mismo Anselmo quien dudó de quien no debía (o si) y le salió el tiro por la culata.

1 comentario:

-No publicaré comentarios que incluyan invitaciones a otros blogs. Si me interesa vuestro espacio, no os preocupéis que ya os seguiré.No hace falta que me lo digáis...

-No publicaré comentarios que contengan algún tipo de enlace ni aquellos que se basen en el "si me sigues, te sigo"

- Si queréis hablarme de vuestras obras, tenéis un email al que dirigirse. No publicaré ningún comentario de promoción.

-Siempre respeta las opiniones de los demás, si no tu comentario quedará eliminado antes de publicarse.