jueves, 28 de agosto de 2014

Capítulo XXXIII del Libro Primero de don Quijote de la Mancha

Capítulo XXXIII: Donde se cuenta la novela del curioso impertinente

En Florencia vivían dos amigos, Anselmo y Lotario quienes mantenían una amistad duradera y profunda. Anselmo se enamora de una muchacha, Camila, a quien pide en matrimonio mediante su amigo Lotario, aceptando la muchacha con mucho gusto.

Hasta que pasó la boda, la relación entre los dos amigos siguió siendo la misma, pero cuando concluyeron los desposorios, Lotario decide alejarse de Anselmo y de su recién estrenado estado civil. El muchacho debió pensar en aquello de “tres son multitud” y decide hacer mutis por el foro.

Esta decisión no sienta bien a Anselmo quien no solo le pide que vuelva a ser habitual en su hogar, sino que también le dice que si hubiese sabido que alejarse de su amigo era consecuencia del matrimonio, otro gallo cantaría en cuanto a casarse…

Lotario, quien parece tener más sentido común que Anselmo, le dice que bueno, que volverá a visitarlo pero con prudencia y sin agobios. Lotario cree que es beneficioso que cada cónyuge tenga un amigo que le sirva tanto de paño de lágrimas como de voz juiciosa ante determinadas acciones que pueden poner en peligro el matrimonio. Aún así sigue abogando por la prudencia y cree que es mejor no entrar y salir de la casa de Anselmo tan a menudo por el qué dirán.

Un día, paseando, Anselmo le confiesa a Lotario que tiene algo que contarle. Quiere saber si su esposa es en realidad mujer virtuosa y la única manera de saberlo  es ponerla en algún aprieto con un pretendiente. Y para ello ha pensado en Lotario para llevar a cabo esa misión…

Lotario le hace ver que es un desatino esa idea, si está seguro de la virtuosidad de Camila, ¿qué necesidad hay de probarla? ¿Qué necesidad tiene de hacerlo pasar a él, a su amigo, por tan mal trago? No, Lotario no ve una justificación aceptable a todo eso. No, las cosas difíciles se hacen por Dios o por el mundo no por ese tipo de trivialidades.

Lotario ocupa gran parte de este capítulo intentando hacerle ver a Anselmo la tontería  que quiere hacer, tontería y estupidez que va a afectar a tres personas: a él mismo, a Camila y a Lotario. La mujer que es honesta y pura, opina Lotario, lo es sin necesidad de mostrarlo a través de engaños.
Termina su monólogo diciéndole a Anselmo que no cuente con él para tamaña barbaridad.

Pero Lotario termina por ceder pues sabe que si no lo hace él lo hará otro y quizás entonces el mal sea mayor.

Lotario tiene en mente un plan : engañar a Anselmo haciéndole creer que sí, que corteja a Camila y ésta lo rechaza, cuando en realidad no ocurre nada, apenas un intercambio de palabras, entre ellos.
Pero Anselmo se percata del engaño y se enfada con su amigo. Así que para facilitarle la tarea, Anselmo decide irse de su casa unos días y le ordena a Camila que atienda a Lotario como si de él mismo se tratara. Esto disgusta a Camila la cual hace que siempre junto a ella se encuentre otra persona. Bajo ningún concepto quiere quedarse a solas con Lotario.

Aunque Lotario intenta hacer bien su papel de galán pero sin implicarse demasiado, termina por sentir algo cada vez más profundo por la muchacha. Camila es una mujer bella, muy bella y claro, uno no es de piedra…


Vamos, que el tonto de Anselmo le sirve en bandeja a su amigo que corteje sinceramente a su esposa; la cual, asombrada, le manda una nota a Anselmo cuyo contenido ya sabremos en el siguiente capítulo. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

-No publicaré comentarios que incluyan invitaciones a otros blogs. Si me interesa vuestro espacio, no os preocupéis que ya os seguiré.No hace falta que me lo digáis...

-No publicaré comentarios que contengan algún tipo de enlace ni aquellos que se basen en el "si me sigues, te sigo"

- Si queréis hablarme de vuestras obras, tenéis un email al que dirigirse. No publicaré ningún comentario de promoción.

-Siempre respeta las opiniones de los demás, si no tu comentario quedará eliminado antes de publicarse.