lunes, 27 de enero de 2014

Capítulo III del libro I de Don Quijote de la Mancha

Capítulo III : Donde se cuenta la graciosa manera que tuvo don Quijote en armarse caballero

Una vez instalado en la posada, que recordamos toma por un castillo, le pide al ventero (al que confunde con el alguacil del lugar) que lo arme caballero. El ventero no sale de su asombro ante la petición de tan singular personaje, pero como hay forma humana de que desista en su empeño, decide nombrarle caballero.

El ventero, hombre picarón y astuto, se percata enseguida de que su huésped no es muy cabal asi que decide seguirle el juego y reírse de él un rato. Le pregunta si lleva dinero y ante su sorpresa, don Quijote le contesta que no pues no ha leído en ningún libro de caballerías que esto era necesario…

Para mofarse de nuestro protagonista, el ventero le sugiere que se pase toda la noche velando sus armas hasta que a la mañana siguiente le pueda investir como caballero. Y en esas se queda nuestro amigo manchego, velando sus armas hasta que en su camino se cruzan dos harrieros. Estos pobres no tenían otra intención que darle de beber a sus animales, pero don Quijote interpreta sus miradas como una provocación por lo que no duda arrearles unos tremendos golpes que por poco no los manda a mejor vida.

Viendo el ventero que la cosa se podía salir de tiesto y para evitar que linchasen al desafortunado aspirante a caballero (los demás harrieros y gentes de la venta se lían a pedradas con don Quijote) decide adelantar la ceremonia de investidura. Asi que ayudado por las dos doncellas arma caballero a Don Quijote en una ceremonia que bien se merecia sus buenas risas, pero que nadie estaba por la labor no fuese que tan honorable caballero volviese a atizar golpes a diestro y siniestro.


Una vez conseguido su nombramiento como caballero, don Quijote deja la venta y sus moradores respiran aliviados. Bien valdría aplicar en este momento ese refrán que dice “Tanta glorias llevas como paz dejas

7 comentarios:

  1. Que interesantes estas entradas, besotes

    ResponderEliminar
  2. Bueno, ahora que por fin ha conseguido su objetivo y ya es caballero... a ver en qué líos se mete, jeje

    ResponderEliminar
  3. Ese Don Quijote... A ver por dónde os lleva ahora. Besos.

    ResponderEliminar
  4. En mi libro dice que como no está cuerdo, no pudo ser nombrado caballero, así que toda la novela es un error. Este Quijote es un poco "friki" ¿no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Cómo? No entiendo eso de que no pudo ser nombrado caballero...desde luego que su nombramiento no es verídico, pero el ventero-alguacil lo nombra caballero para quitárselo de encima.

      Eliminar
  5. Yo tuve que leer algunos capítulos en 1º de Bachillerato (no daba tiempo a leerlo entero) y estaban bien, pero para mí algunos términos me cuesta entenderlos. Ojalá más adelante sea capaz de leerlo enteroo y entenderlo.

    ResponderEliminar
  6. Un capítulo la mar de entretenido y divertido
    Besos

    ResponderEliminar

-No publicaré comentarios que incluyan invitaciones a otros blogs. Si me interesa vuestro espacio, no os preocupéis que ya os seguiré.No hace falta que me lo digáis...

-No publicaré comentarios que contengan algún tipo de enlace ni aquellos que se basen en el "si me sigues, te sigo"

- Si queréis hablarme de vuestras obras, tenéis un email al que dirigirse. No publicaré ningún comentario de promoción.

-Siempre respeta las opiniones de los demás, si no tu comentario quedará eliminado antes de publicarse.